UNIVERSIDAD › TRAS EL ACUERDO PARA SUBIR LOS SUELDOS UN 28%

Los profes deciden qué hacer

Algunos gremios rechazan y otros aceptan la oferta oficial. La Conadu Histórica resuelve hoy si continúa la huelga docente.

Desde diferentes extracciones sindicales, los dirigentes docentes coincidieron: “Logramos un salto cualitativo muy importante”. Es que, más allá del aumento salarial promedio del 28 por ciento otorgado por el Gobierno a los profesores universitarios, lo que le abrió una puerta de salida al conflicto fue el compromiso oficial, con plazos concretos e inmediatos, de blanquear las sumas adicionales que hasta ahora colmaban los sueldos docentes. Sin embargo, las medidas de fuerza seguían hasta ayer en varias universidades. Mientras los gremios Conadu y Fedun levantaron el paro –en realidad, no estaban ya en huelga al consumarse, el sábado, la propuesta gubernamental–, la Conadu Histórica sostiene la medida hasta hoy, cuando un plenario definirá si vuelven o no las clases. Los resultados de las asambleas de base realizadas ayer fueron diversos. En las universidades de Rosario, Cuyo, Salta, Tucumán, se votó rechazar la oferta salarial; en Córdoba y Litoral también, pero los docentes decidieron regresar a las aulas.
A principios de agosto, el Ministerio de Educación anunciaba un aumento promedio del 22,7 por ciento en los sueldos docentes. ¿Apenas 5,3 puntos porcentuales fueron la diferencia con el nuevo planteo, después de un mes de paros, marchas y tomas de facultades? La respuesta es no. Porque aquel porcentaje de aumento se refería a la masa salarial, y el nuevo 28 por ciento se refiere al salario de bolsillo. También porque el acuerdo que hace tres días firmaron los dirigentes de las Conadu, los rectores del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) y la Secretaría de Políticas Universitarias incluye un cronograma para incorporar al básico las cifras “en negro” concedidas en 2004 y 2005. Y, además, porque las autoridades de Educación y del CIN se comprometieron a empezar a rentar gradualmente a los ad honorem, a pagarles a los preuniversitarios la deuda del Fonid, a promover un régimen jubilatorio que contemple el 85 por ciento móvil, a mejorar las dedicaciones docentes, así como a discutir varias cuestiones largamente reclamadas, como las condiciones ambientales de trabajo, la estabilidad laboral y la indemnización, entre otras.
Concretamente, el aumento que alcanzará a 130 mil cargos docentes se compone de varios ítem. Primero: un adicional bonificable no remunerativo a cobrar, retroactivamente, desde agosto. La suma varía según los cargos (va de 13 a 133 pesos). Junto con el medio aguinaldo de diciembre, este adicional pasará a ser remunerativo. Segundo: otro adicional, no remunerativo y no bonificable, también vigente desde el mes pasado (variable entre 30 y 140 pesos). A partir de septiembre la mitad de esta suma se hace bonificable. El resto se bonificará al 1º de marzo próximo. También por mitades, en mayo y en julio de 2006 se hará remunerativa. Tercero: desde agosto último, se transforma en remunerativo el 50 por ciento del estímulo otorgado en julio de 2004; y en noviembre se hace remunerativa la mitad del mismo adicional.
Anualizada, la inversión del Estado rondaría los 500 millones de pesos. Para lo que queda del año, sería de unos 110 millones. El ministerio se comprometió a enviar los fondos a las universidades durante esta semana, por lo que la próxima los profesores deberían poder cobrar los montos retroactivos. Así, todos los cargos docentes recibirán una mejora de al menos el 20 por ciento. El cargo testigo (ayudante de 1ª, semiexclusiva, sin antigüedad) pasará de percibir 460 pesos a 554, cuando el reclamo sindical era que ese docente cobre el equivalente a media canasta familiar (800 pesos).
“Para nosotros, esto es un triunfazo de los docentes, gracias al enorme grado de movilización –dijo Pedro Sanllorenti (Conadu), desde Mar del Plata–. Quedó claro que si los gremios nos juntamos en pos de un objetivo común, se logra una fuerza capaz de transformar la realidad.” La dirigencia de Conadu aprobó la oferta del Gobierno y la tomó “a cuenta” de sus reclamos. Los gremios de San Luis y Entre Ríos suspendieron las medidas de fuerza y la actividad se normalizó, igual que en La Plata, Mar del Plata y Santiago del Estero. En la Universidad de Córdoba, el– sindicato consideró ayer “insuficiente” el aumento, pero levantó un paro que cumplió seis semanas. En cambio, la asociación docente de Rosario resolvió sostener la huelga toda esta semana.
“Seguimos estando por debajo de nuestro reclamos. Pero es un hecho no menor haber quebrado la política estatal de darnos aumentos en negro y empezar a remunerar a los docentes ad honorem”, comentó Sergio Zaninelli (Conadu Histórica), desde la Universidad del Sur, en Bahía Blanca, donde ayer la asamblea decidió, en votación dividida, suspender los paros al menos durante un mes para priorizar las negociaciones. Hoy a la mañana, un plenario de Conadu Histórica analizará cómo seguir, sobre la base de las diferentes determinaciones tomadas en cada regional: en Litoral se aprobó retomar las clases mañana, pero en Cuyo, Salta y Tucumán los docentes rechazaron el incremento por “insuficiente”. Anoche, los docentes de Agduba debatían en una asamblea qué hacer.

Compartir: 

Twitter
 

 
UNIVERSIDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared