Dos efectivos golpearon con violencia a un joven detenido en un barrio de Quilmes
Las botas de la inseguridad
Un adolescente de 17 años que estaba esposado recibió una brutal paliza por parte de dos efectivos de la comisaría 7ma de Quilmes. Lo habían detenido bajo la sospecha de que había cometido un robo en la zona. Familiares y vecinos señalan que volvía de su trabajo. Los dos policías fueron separados de la fuerza por Asuntos Internos de la Bonaerense.

Un borcego aplasta contra el suelo la cara de un joven de 17 años que, ya esposado y reducido, recibe -sin posibilidad de ofrecer ningún tipo de reacción- todo tipo de golpes e insultos por parte de dos policías de la Bonaerense. Otros dos efectivos, observan la situación sin intervenir.

Las imágenes del violento episodio quedaron grabadas y muestran como los efectivos de la comisaría 7ma de Quilmes le dieron una brutal golpiza al joven en el barrio de IAPI de esa localidad, sospechado de haber cometido un robo en la zona. El episodio ocurrió la semana pasada, cuando los efectivos se llevaron al adolescente detenido por "resistencia a la autoridad" e "intento de robo" a mano armada de un vehículo Chevrolet Corsa.

Por el nivel de brutalidad policial que quedó registrada en dos videos, asuntos internos de la Policía Bonaerense ya desafectó a los dos efectivos por considerar que toda la actuación posterior a la detención del acusado, más allá de que la Justicia penal determine si se trataba efectivamente de un delincuente, fue innecesaria e ilegal. Los otros dos policías que participaron del operativo sin intervenir también están siendo investigados por su inacción ante los tormentos hacia el joven, que según los familiares y vecinos volvía de trabajar y nada tenía que ver con el robo del auto. El denunciante tampoco lo reconoció como autor del delito. 

 

"Esta policía-criminal, desbocada por los discursos de odio que fomenta el Gobierno, solo crea inseguridad y violencia en la sociedad. Aquí, golpeando a un joven de 17 años que acababa de llegar del trabajo, en el barrio IAPI de Quilmes. No me extrañaría que mañana los condecoren", resaltó en su cuenta de Twitter el referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) Juan Grabois al compartir las imágenes. 

El abuso de poder de los cuatro policías de la bonaerense se da en momentos en que la ministra de Seguridad Patricia Bullrich refuerza su apoyo a las fuerzas de seguridad, que quedó explicitado con el respaldo al policía Luis Chocobar después de que le disparara por la espalda a un hombre que huía luego de cometer un robo. Poco después, la doctrina de seguridad que caracteriza su gestión se intensificó con su defensa férrea a los gendarmes que participaron de la represión a la comunidad Pu Lof de Resistencia Cushamen durante la cual desapareció Santiago Maldonado. 

Hace dos semanas, Bullrich afirmó que cuando asumió, en diciembre de 2015, "había una ideología de estigmatización automática hacia las fuerzas” y se vanaglorió por haber “redignificando” la labor de los uniformados. 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ