Autorizan la transferencia de los terrenos de la Villa 31 junto a otros nueve predios
De la urbanización a la venta
El gobierno nacional autorizó a la ABBE a realizar la transferencia de los terrenos de la Villa 31 a la ciudad, que serán usados para financiar las obras del Paseo del Bajo. Entre los 10 predios también está el Mercado de Hacienda.
En la Villa 31 viven 40 mil personas que están en alerta, preocupados por el futuro del barrio.En la Villa 31 viven 40 mil personas que están en alerta, preocupados por el futuro del barrio.En la Villa 31 viven 40 mil personas que están en alerta, preocupados por el futuro del barrio.En la Villa 31 viven 40 mil personas que están en alerta, preocupados por el futuro del barrio.En la Villa 31 viven 40 mil personas que están en alerta, preocupados por el futuro del barrio.
En la Villa 31 viven 40 mil personas que están en alerta, preocupados por el futuro del barrio. 
Imagen: Bernardino Avila

Los habitantes de la Villa 31, donde viven unas 40.000 personas, volvieron a encender el alerta en el barrio preocupados por el destino que el oficialismo porteño pretenderá darles a las tierras. La alarma se encendió luego de que se conociera el decreto 87/2019 por el cual el gobierno nacional autoriza a la Agencia de Administración de Bienes del Estado (ABBE) a transferir a la Ciudad 10 inmuebles del Estado nacional, entre los que se encuentran las tierras del asentamiento y el terreno donde funciona el Mercado de Hacienda de Liniers, que serán vendidos para financiar las obras del Paseo del Bajo. El abogado especialista en temas urbanos y titular del Observatorio del Derecho a la Ciudad, Jonatan Baldiviezo, sostuvo que uno “si bien por ahora es un traspaso, que no tiene la autorización de venta, ya que la tiene que aprobar la Legislatura, está la voluntad previa del gobierno, que en el proyecto original tratado a fines del año pasado, que no salió porque le faltaban votos, habilitaba la venta de la Villa 31”.

El decreto, publicado ayer en el Boletín Oficial, junto con la decisión administrativa 45/2019, vino a concretar lo que aprobó la Legislatura porteña en diciembre pasado, cuando le dio el visto bueno a un convenio entre Nación y Ciudad, en el que la ciudad se hizo cargo de una deuda de 175 millones de dólares –parte de la deuda de 400 millones de dólares que tomó el Estado nacional con la Corporación Andina de Fomento (CAF)– para costear el Paseo del Bajo, el corredor vial de 7,1 kilómetros que conectará las autopistas Illia y Buenos Aires-La Plata. A cambio de endeudarse, Nación se comprometía a transferir el dominio de varios “inmuebles por un monto equivalente”.

En ese convenio marco, en el que la ciudad toma deuda pública y la Nación le transfiere entre otras tierras las del Barrio Carlos Mugica y el predio del Mercado de Hacienda, por mencionar sólo los terrenos más grandes, se inscribe la autorización del Poder Ejecutivo para que la ABBE escriture diez inmuebles a nombre de la ciudad. 

Baldiviezo explicó que por ahora el traspaso lo que hace es hacer operativo el convenio, “autoriza la transferencia de las propiedades pero no la venta, que tiene que pasar por la Legislatura”, y remarcó que “de fomra directa sólo podrían darle la escritura a los habitantes de la villa 31, ya que por una ley de la ciudad, cuando se trata de un programa de vivienda social, el IVC (Instituto de Vivienda de la Ciudad) puede dar directamente la escritura, como pasó en los Piletones”. Y remarcó que “para la reurbanización de la 31 hace falta más tierra de la que hay disponible, por eso, el riesgo más grande es que busquen vender tierras útiles para la urbanización”. “Hay que ver qué autoriza la Legislatura y en qué términos”, advirtió, y recordó que el año pasado, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta presentó el proyecto N° 3504, que en su redacción originaria planteaba la subasta de todas las tierras en las que se asienta la Villa 31. “Después lo morigeraron, y lo circunscribieron a los terrenos que no se vayan autilizar para el proceso de urbanización.” 

En el mismo sentido, el legislador Javier Andrade (Unidad Ciudadana) dijo en diálogo con este diario que “es contradictorio que se vote una ley de urbanización y al mismo tiempo se habilite la enajenación de los terrenos que se ponen como garantía de la deuda”. “La situación es preocupante”, remarcó, y señaló que algo similar ocurre con el Mercado de Hacienda.

“El 20 de febrero hay una nueva audiencia pública para analizar la integración urbana del predio, porque está en trámite la segunda lectura, y en el medio largan este decreto cediendo el terreno con la posibilidad de enajenarlo”. Además el legislador advirtió que la mayor preocupación es porque “hay 23 familias que viven en la Recova de Mataderos, que son tercera generación de trabajadores del Mercado y que no tienen garantizada su vivienda en el proyecto” que presentó el macrismo para hacer un parque temático, un polo gastronómico y edificios en el terreno de 34 hectáreas. 

Para Andrade, vender tierras estatales “es el sello distintivo del gobierno de Macri y Larreta. Aunque lo de Larreta es peor porque hizo en un mandato lo que a Macri le llevó dos. En los 90 se vendían las empresas del estado, ahora están liquidando las tierras públicas, algo inadmisible en cualquier parte del mundo”.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ