La polémica frase de un dirigente de la UTA de Rosario
"El cuerpo de la mujer no está preparado para manejar un colectivo”

No hay dudas de que las mujeres conquistan cada vez más espacios en ámbitos laborales antes exclusivos para los hombres. Uno de ellos es el del transporte público, más específicamente el de colectivos, donde ellas cobran cada vez más protagonismo. Recientemente, cuatro mujeres rosarinas presentaron un amparo, convalidado por la Justicia, contra una empresa de colectivos que las marginó a la hora de pasarlas a planta permanente, pero el propio secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de Rosario, Manuel Cornejo, no coincidió con el fallo y lanzó una polémica frase. “El cuerpo de la mujer no está preparado para manejar un colectivo”, manifestó y desató el rechazo de todos los sectores que reclaman igualdad.

En el marco del proceso judicial, Cornejo indicó que “la UTA no tiene ningún problema de que trabajen mujeres”, pero automáticamente se empantanó al asegurar que “es un trabajo muy pero muy duro” para el género femenino. "El físico de la mujer es más débil que el del hombre, es un trabajo duro el del colectivo, me pueden decir que hay muchas mujeres manejando taxis y autos, pero no es lo mismo que un colectivo que tiene chasis y carrocería de camión", completó el dirigente gremial, quien intentó defenderse alegando que otras empresas habían intentado tomar personal femenino pero no dio resultado "por el tema del ausentismo, que es mayor en las mujeres, por cuestiones de la maternidad y porque el organismo no está preparado para eso".

El repudio a Cornejo llegó de todo el arco político. La concejala radical María Eugenia Schmuck señaló que su afirmación “es un claro retroceso en relación a los derechos conquistados". Desde otra vereda, la precandidata de Libres del Sur y coordinadora de la organización feminista Mumala, Sofìa Botto, reclamó el cumplimiento de una ordenanza municipal “que promueve que la mitad de los colectivos los manejen las mujeres”. “Siempre se puede ser más machirulo”, lo cruzó.

“Queremos el cumplimiento de la ordenanza que promueve que la mitad de los colectivos los manejen las Mujeres. Todas con años de antigüedad y experiencia, pero sin posibilidades de ingreso a planta permanente”, agregó Schmuck desde las redes sociales.

Las demandantes presentaron un amparo colectivo contra la empresa Movi, en la que las denunciantes trabajaron como choferes realizando reemplazos, aunque ninguna de ellas quedó efectiva. La Justicia les dio la razón, al considerar el "incuestionable" contenido social del derecho al trabajo de las mujeres y la existencia de una normativa municipal que promueve la incorporación paritaria de hombres y mujeres en el servicio de transporte público.

"El reclamo no se articula por la mera situación de cuatro intereses particulares, sino que se centra en la 'clase' —al decir de las actoras, lo que será sujeto de debate y prueba—, mujeres aspirantes a ser contratadas como conductoras de colectivos, cuyo ingreso a la planta permanente de las empresas habría sido obstaculizado por la discriminación hacia la mujer", argumentaba la resolución de acuerdo con medios locales.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ