Historias de [email protected] 

Cuarentena: solidaridad en tiempos de pandemia

Les pedimos a [email protected] [email protected] de la comunidad de Página/12 que nos ayuden a contar pequeñas historias que mantengan encendida la esperanza en tiempos de pandemia. Acá, algunas de ellas. 

El barrio, lo cercano

En un barrio clase media de los alrededores platenses, una vecina con actitud solidaria salió a dar una recorrida por lugares que centralizan circulación de vecinxs que podrían estar con necesidades. Por supuesto lxs encontró. Solo es cuestión de mirar y ver. Ahí nomás se armó un WhatsApp solidario y gracias a está iniciativa, hoy somos aproximadamente 10 de manera directa y otrxs tantxs que de manera indirecta tenemos la oportunidad de ayudar en el inmenso y justo esfuerzo que está haciendo este Gobierno. Una vez más, un gobierno popular tiene la inmensa tarea de unir pedacito a pedacito todo lo roto, rotísimo que dejan a su paso los gobiernos Coronaliberales Letales. Peste que aún no podemos vencer. 
Africa (Socia desde abril de 2018).


La mirada del otrx

Mi historia es muy chiquita y creo que se repite en miles de casas. Tengo 65 años y vivo sola, aunque tengo familia. En estos días pude sentirme cuidada y acompañada. Cuando una vive sola, se siente que se pierde la mirada de los otros, esa mirada tan necesaria para tener un equilibrio. En mi caso, soy una persona que se jubiló no hace tanto, que tengo una vida social bastante activa y una buena salud y, por eso, es normal que mis hijos, por ejemplo, no estén pendientes de mí. Pero ahora sí están atentos, no sólo ellos, sino gente con la que habitualmente no me comunico y, por mi parte, lo replico a otras personas, llamando al/la que está solo o sola, al o la que noto bajoneada o bajoneado, a quien pueda necesitar algo. Es pequeñísimo, pero importantísimo para sentir que nos miran y que nosotros somos capaces de pensar en otrx. Para terminar, me sorprendió muy gratamente uno de mis nietos, un adolescente típico que vive metido en su mundo. Este adolescente me llama absolutamente todos los días para ver cómo estoy y cómo me siento. Aclaro que antes de esto jamás me llamaba. Son esas cosas chiquitas y gigantes. Les agradezco a ustedes, su trabajo, su calidad en la información, su compromiso y que siempre nos acompañan. Nos acompañamos. Tenemos Patria.
Soyyo55 (Socia desde julio de 2018).



Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ