Por un acuerdo de Estados Unidos con los insurgentes

Liberación masiva de talibanes en Afganistán

La liberación de los terroristas y pistoleros ha causado angustia a muchas de las familias de más de 100.000 civiles que han muerto en actos de terrorismo
Un grup de prisioneros talibanes forma fila antes de salir libres en una cárcel de Kabul.Un grup de prisioneros talibanes forma fila antes de salir libres en una cárcel de Kabul.Un grup de prisioneros talibanes forma fila antes de salir libres en una cárcel de Kabul.Un grup de prisioneros talibanes forma fila antes de salir libres en una cárcel de Kabul.Un grup de prisioneros talibanes forma fila antes de salir libres en una cárcel de Kabul.
Un grup de prisioneros talibanes forma fila antes de salir libres en una cárcel de Kabul. 
Imagen: EFE

Por Kim Sengupta*

El gobierno afgano liberará a 400 prisioneros insurgentes "incondicionales" taliban y aliados, un paso muy significativo, tanto militar como simbólico, con consecuencias de gran alcance para la paz y la guerra. Los combatientes son los últimos y los de mayor rango de los 5.000 que han sido liberados como parte del acuerdo hecho por los estadounidenses con los talibanes sobre un alto el fuego y la retirada de las fuerzas estadounidenses.

El grupo de detenidos, que incluye a combatientes de la Red Haqqani, un grupo insurgente antiestadounidense, así como a los talibanes, han sido responsables de los múltiples asesinatos de civiles y fuerzas de seguridad, tanto afganas como extranjeras. Entre los que serán liberados se encuentran los militantes responsables del atentado con camión bomba en 2017 en Kabul, cerca de la embajada de Alemania, que mató a más de 150 personas en la peor masacre de los últimos 20 años del conflicto.

Según informes del gobierno, 156 de los 400 presos habían sido condenados a muerte, 105 fueron condenados por homicidio, 34 por secuestro y 51 por tráfico de estupefacientes y algunos por violación. La liberación de los terroristas y pistoleros ha causado angustia a muchas de las familias de más de 100.000 civiles que han muerto en actos de terrorismo; alrededor de 10,000 solo el año pasado. La organización de libertades civiles Human Rights Watch señaló que un gran número de presos han sido encarcelados bajo “leyes de terrorismo excesivamente amplias que prevén la detención preventiva indefinida”.

La decisión de seguir adelante con la liberación fue recomendada por una Loya Jirga, una asamblea nacional de mayores, el fin de semana pasado, y seguida por Ashraf Ghani, el presidente de Aghanistan, quien firmó la orden ejecutiva para hacerlo. En realidad, el gobierno afgano tuvo pocas opciones al respecto después de que Washington alcanzó el acuerdo con el taliban en febrero en las conversaciones en Doha. Inicialmente se resistió enérgicamente al programa de liberación, pidiendo que se retrasara al menos hasta que se hubieran realizado avances en las conversaciones y hubiera pruebas tangibles de que los islamistas querían un acuerdo significativo. Pero Washington efectivamente anuló la voluntad del gobierno afgano. 

El anuncio de la liberación de los prisioneros fue seguido por el secretario de defensa Mark Esper, quien anunció que la fuerza de las fuerzas estadounidenses se reduciría del nivel actual de 8,600 a 5,000 en noviembre. Donald Trump está decidido a demostrar que traerá a las tropas a casa a medida que se acercan las elecciones estadounidenses. La Loya Jirga, al dar sus decisiones, también pidió a la comunidad internacional, especialmente a los Estados Unidos, que “se comprometa con el pueblo de Afganistán”. Pero los afganos difícilmente pueden depender de Trump, un presidente que no actúa según los informes de inteligencia de Estados Unidos de que Rusia había ofrecido recompensas a los talibanes para matar a las fuerzas estadounidenses.

Una presidencia de Joe Biden después de las elecciones sería bienvenida por muchos aliados de Estados Unidos después del caos de los años de Trump. Pero existe un cansancio general por la guerra más larga en la historia de Estados Unidos y es poco probable que un cambio en la Casa Blanca lleve a un renovado entusiasmo por la participación de Estados Unidos. Cuando se le preguntó recientemente en CBS News si asumiría la responsabilidad si los talibanes regresaran al poder, Biden respondió: “Cero responsabilidad. La responsabilidad que tengo es proteger los intereses personales de Estados Unidos y no poner a nuestras mujeres y hombres en peligro, eso es lo que haría como presidente ".

Ghani dijo a la Loya Jirga: “Los talibanes han dicho que si los 400 prisioneros son liberados, comenzarán las conversaciones directas entre nuestro equipo negociador y los talibanes. Mientras tanto, han amenazado que si no son liberados, no solo continuarán con la guerra y la violencia, sino que la intensificarán”. Más tarde tuiteó: “Es una decisión amarga liberar a 400 prisioneros talibanes, pero lo hago para honrar mi compromiso con la Loya Jirga. Ahora corresponde a los talibanes aceptar la diversidad y el pluralismo afganos y sentarse a la mesa. No queda ningún obstáculo. También soy consciente de los desafíos y las incertidumbres".

En un comunicado, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que los talibanes habían acordado dirigir las negociaciones después de que los prisioneros fueran liberados , que reducirían los ataques durante las conversaciones y queEstados Unidos se asegurará de que esto suceda.

Desde una perspectiva amplia, la liberación de prisioneros a menudo se ha realizado como preludio del alto el fuego en las guerras civiles. El resultado final, sin embargo, varía. El taliban aún no ha hecho comentarios públicos sobre la liberación de prisioneros. Un portavoz de su equipo negociador, Suhail Shaheen, dijo que no debería haber ningún obstáculo para que las negociaciones comiencen pronto.

Algunas familias que han sufrido la violencia de los talibanes dicen que han llegado a aceptar que el compromiso era necesario en aras de un alto el fuego y conversaciones de paz. Gul Mohammed Orakzai perdió a su hijo de 19 años, Hamid, en un atentado con bomba en Kabul hace dos años en el que murieron más de 100 personas. “Queríamos que esos asesinos se enfrentaran a la justicia, por todas las personas inocentes que murieron”, dijo. “Pero si esto ayuda a detener más asesinatos, entonces tenemos que aceptarlo. Esperamos que esto impida que otros padres y madres pierdan a sus hijos, pasando por el dolor que sentimos. Pero quién sabe qué pasará. Debemos confiar en Dios”.

*De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12

Traducción: Celita Doyhambéhère    

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ