Tras más de un año de negociación, la relación entre la provincia de Buenos Aires y los tenedores de bonos provinciales en moneda y bajo legislación extranjera pasa por un muy mal momento. Este lunes vencía las 18a oferta fallida de canje y ambas partes manifestaron públicamente su descontento.

"Esta es una solución que requiere de dos partes, la provincia sola no puede resolverlo sin la voluntad de los acreedores que hoy parece no estar, desde que se retiraron con el argumento que a la provincia de Buenos Aires se le está cediendo más que al resto de las provincias", aseguraron en un comunicado oficial desde el Ministerio de Hacienda provincial, luego de que los tenedores de bonos comunicaran que la propuesta ya concedía demasiado y es "hora de interrumpir negociaciones si no hay acuerdo".

El gobierno de Axel Kicillof hizo especial énfasis en el motivo por el cual se pausaron las negociaciones: "Buenos Aires necesita condiciones sostenibles para su deuda a fin de atender a las enormes necesidades sociales de sus habitantes, independientemente de las soluciones que encuentren otras provincias. Cada una tiene distintas necesidades y distinta estructura de deuda. La comparación que están haciendo denota, en todo caso, desconocimiento de esas realidades".

La primera propuesta del gobierno bonaerense fue el 20 de abril de 2020. Luego de varias rondas de negociaciones, el 24 de mayo último un grupo de bonistas que incluye a los mayores tenedores de bonos conocido por la provincia entregó nuevos términos indicativos. Luego de revisar la propuesta de los bonistas, el equipo económico envió el 28 de mayo una nueva propuesta, en la cual "hizo un esfuerzo importante para acercarse a las demandas de los bonistas en términos de flujos de servicio de deuda, dentro de los límites de la sostenibilidad fiscal", explicaron desde la cartera que conduce Pablo López.

Al contrario de lo que es usual en estas negociaciones, ante las mejoras ofrecidas por la provincia, el 4 de junio los bonistas se limitaron a reiterar lo comunicado el 24 de mayo, sin cambio alguno: "Más allá de esta falta de aportes constructivos, cuando la provincia planteó la necesidad de abordar las diferencias que aún persisten, que tienen impacto sobre el resultado, y que requieren de una discusión, los acreedores se negaron a extender las conversaciones restringidas, planteando que no había margen alguno para seguir conversando", informaron.

Los tenedores de bonos desmintieron esta última situación, alegando que los flujos de pagos que ofrecía Buenos Aires eran los mismos que en las anteriores propuestas, hecho que el MInisterio de Hacienda también desmintió. A pesar de todo, la provincia asegura que "sigue abierta al diálogo y a encontrar una solución consensuada". 

La deuda pública de la PBA, expresada en dólares, asciende a 10 mil millones de dólares; de los cuales 7.100 (el 69,5 por ciento) pertenecen a bonistas Ley Internacional y son las que se encuentran en este extenso periodo de negociación. Los Bonos Ley Local representan el 18 por ciento del total y los préstamos con agencias multilaterales de crédito, el Gobierno Nacional y los préstamos OCDE representan el 6,6 por ciento, 4,6 por ciento y 1,3 por ciento, respectivamente.