Por la oposición del peronismo en el Senado, se cayó la reforma electoral impulsada por el Gobierno
A Macri se le tildó el voto electrónico
El bloque de senadores del PJ-FpV anunció que no apoyará el proyecto que ya tenía media sanción de Diputados, por “la alta vulnerabilidad” de la boleta electrónica que el macrismo pretendía implementar en las elecciones legislativas del año que viene.
“Es un sistema moderno, rápido, más seguro", había dicho el Presidente al defender su proyecto.“Es un sistema moderno, rápido, más seguro", había dicho el Presidente al defender su proyecto.“Es un sistema moderno, rápido, más seguro", había dicho el Presidente al defender su proyecto.“Es un sistema moderno, rápido, más seguro", había dicho el Presidente al defender su proyecto.“Es un sistema moderno, rápido, más seguro", había dicho el Presidente al defender su proyecto.
“Es un sistema moderno, rápido, más seguro", había dicho el Presidente al defender su proyecto. 
Imagen: Télam

Los senadores del bloque del Partido Justicialista-Frente para la Victoria decidieron no respaldar la reforma electoral impulsada por el Gobierno, que había sido incluida en el temario de la convocatoria a Sesiones Extraordinarias. La decisión fue acordada con los gobernadores peronistas tras una reunión en el Congreso.

El rechazo de la mayoría de la Cámara alta (la que representa el PJ-FpV) hace imposible que el proyecto sea tratado este año, por lo cual la boleta única electrónica no podrá ser utilizada en las elecciones legislativas de 2017 como pretendía el macrismo.

“Se recogieron las objeciones que los expertos informáticos presentaron en las reuniones de Comisión en cuanto a la alta vulnerabilidad de algunos de los métodos electrónicos propuestos, lo cual determina la imposibilidad del apoyo al proyecto tal cual fue aprobado por la Cámara de Diputados”, sentenciaron los senadores en un comunicado para justificar su rechazo.

Los legisladores y los gobernadores peronistas acordaron que la prioridad es abordar “la crítica situación económica y social que atraviesan las provincias”, mientras expresaron su respaldo a “incorporar de manera gradual tecnología que facilite la competencia electoral” pero con  “plena confiabilidad de transparencia”.

Durante la discusión del proyecto en las comisiones de Diputados, todos los representantes de la comunidad de técnicos y expertos en seguridad informática cuestionaron el sistema propuesto y advirtieron sobre la vulnerabilidad del chip que se pretendía incluir en la boleta electrónica. Los especialistas advirtieron que se ponía en riesgo el secreto del voto y se le abría la puerta al fraude porque eliminaba la posibilidad de control de parte de los ciudadanos.

La caída del proyecto del Ejecutivo implica, en simultáneo, la no aplicación de la paridad de género incluida dentro de la reforma. Si bien en paralelo a la discusión en Diputados el Senado había dado media sanción a un proyecto que establecía el 50/50 en las listas para cargos electivos, la Cámara baja no incluyó el tratamiento de esa iniciativa y no podrá aprobarlo antes del cierre de las sesiones ordinarias.