CONTRATAPA

La despenalización, otra vez en la agenda uruguaya

Los legisladores electos del Frente Amplio acordaron impulsar de nuevo el debate sobre la despenalización del aborto. Este año, el proyecto fracasó. Pero en 2005 ellos tendrán mayoría.

La despenalización del aborto es una de las máximas prioridades del próximo año legislativo en Uruguay. Así se desprende de la primera reunión que mantuvieron días atrás los legisladores del Frente Amplio elegidos en las elecciones del 30 de octubre último. Tras el freno que puso este año el Senado de ese país a la sanción de la iniciativa, el escenario cambiará radicalmente en 2005. Es que el Frente Amplio será mayoría en ese cuerpo y en la Cámara de Diputados, en sintonía con la asunción de Tabaré Vázquez como presidente. Para poner en marcha la medida, tampoco se descarta la realización de una consulta popular, en un país donde cuatro de cada diez embarazos son interrumpidos, según datos de la Unesco.
La iniciativa de los legisladores uruguayos se plantea en momentos en que en la Argentina un grupo de legisladoras anunció el compromiso de impulsar el año próximo el debate en el Congreso, luego de la polémica en el Gobierno en torno del tema.
En Uruguay, el proyecto de ley de salud reproductiva (que incluye la despenalización del aborto) llegó en abril de este año a debatirse en el Senado, después de su aprobación en la Cámara de Diputados en diciembre de 2002. Pero la medida, que convertiría al país vecino en el primero en despenalizar el aborto de Sudamérica, naufragó el 5 de mayo al no contar con la mayoría necesaria. Ahora la situación parece revertirse: en la reunión que el lunes último realizaron los 68 legisladores del Frente Amplio elegidos en las últimas elecciones se acordó establecer la discusión sobre la despenalización como una de las prioridades de 2005.
“Hoy, el aborto es una de las primeras causas de muerte femenina en el país, sin contar las mutilaciones por procesos infecciosos. No podemos esperar a otro período electoral para tratar este proyecto. Debe ser de los primeros en consideración. Por eso, quedó establecido como una estrategia para desarrollar el próximo año”, explicó a Página/12 el senador reelecto Alberto Cid. El proyecto tendrá que arrancar nuevamente de cero y, según el legislador uruguayo del Frente Amplio, debería ingresar nuevamente por Diputados. En caso de no prosperar en la Cámara baja, “lo voy a impulsar desde el Senado”, aseguró.
El panorama se presenta favorable para la aprobación del proyecto: de los 31 senadores que tiene la cámara, 17 serán del Frente Amplio a partir del año próximo, mientras que del total de los 99 diputados, 56 serán del mismo partido del presidente electo. Cid aclaró, sin embargo, que el proyecto de salud reproductiva no cuenta con la aprobación por unanimidad de todos los legisladores frentistas, “aunque los que votaron en contra de la iniciativa son muy escasos”. Incluso, en 1988, durante un plenario del partido, los frentistas emitieron una resolución en la que se pronunciaron en favor de la despenalización.
Por su parte, Vázquez –que asumirá la presidencia el 1º de marzo– se proclamó en contra de la despenalización, pero se manifestó a favor de la realización de una consulta popular. “Es un tema realmente importante, nosotros como médicos conocemos bien esta situación, y personalmente pensamos que es un tema que tiene que dirimir la sociedad en su conjunto”, resumió. Cid acordó con la realización de un referendo, al entender que “estos temas, que cortan tan horizontalmente a la sociedad, deberían ser consultados a la población”. Por lo pronto, en abril de este año fue difundida una encuesta llevada a cabo por Equipos Mori que indica que el 63 por ciento de los uruguayos está de acuerdo con la despenalización del aborto.
La Unesco elaboró en 2003 un informe en Uruguay que estima que por año se realizan unas 35.000 interrupciones de embarazo en forma voluntaria. El estudio también señala que existen 55.000 nacimientos por año, lo que significa que son interrumpidos alrededor de cuatro de cada 10 embarazos. Además, “han aumentado mucho las consultas de mujeres en los hospitales para informarse de las normativas sanitarias de pre y pos aborto para las mujeres que se encuentren frente a un embarazo no deseado. Llega a haber unas diez consultas diarias”, aseguró Alejandra López, de la organización Mujer y Salud en Uruguay. El objetivo de este programa es que los médicos informen sobre los métodos más seguros para el aborto, aunque no realizan ninguna práctica, ya que está prohibido. “En general, recomiendan el medicamento Misoprostol para abortar. Incluso, hay compras comunitarias de esta medicación para que todas las mujeres tengan un mejor acceso”, resaltó López.
Los legisladores frentistas se volverán a reunir el 21 de diciembre para continuar su trabajo de coordinación hasta que asuman funciones el próximo 15 de febrero. El objetivo es discutir la mecánica de la labor legislativa, por lo que podrían surgir nuevas definiciones en relación con el proyecto de salud reproductiva, que también incluye el fortalecimiento del proceso educativo para las futuras madres a fin de disminuir el número de embarazos no deseados.

Informe: Maricel Seeger.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
CONTRATAPA
 indice
  • EN BUSCA DEL POETA PERDIDO
    Pessoa, el evasivo multiple
  • LLEGA LA FUNDADORA DEL MOVIMIENTO QUE REALIZA ABORTOS EN ALTAMAR
    En la cresta de la ola
    Por Andrea Ferrari
  • CONTRATAPA
    Lo de Ucrania
    Por Juan Gelman

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.