DEPORTES › RIESGO PARA LOS 145 MILLONES DE DóLARES QUE APORTAN LOS BANCOS

La crisis quiere secar los tanques de la F-1

 Por Manel Serras *

Desde Shanghai

La quiebra de la financiera Lehman Brothers fue el detonante. El banco estadounidense poseía el 16,8 por ciento de los derechos de explotación del Mundial de Fórmula 1 y era el segundo accionista. La crisis había llegado también a un negocio aparentemente tan saludable como la F-1, en el que el gran jefe Bernie Ecclestone posee sólo alrededor de un 14 por ciento, porque vendió al grupo inversor CVC el otro 70 por ciento. Este grupo ofertó ya por el 16,8 por ciento de Lehman para cerrar cualquier atisbo de crisis en un negocio que mueve anualmente 3400 millones de dólares.

El problema económico generado por las hipotecas estadounidenses no sólo lo sufren los bancos, que hacen un aporte de 145 millones de dólares a los distintos equipos, sino también los grandes fabricantes de automóviles, que son los que más dinero invierten en el Mundial, con un total de 1236 millones. Sufren también los demás patrocinantes: bebidas (354 millones de dólares), empresas tecnológicas (211 millones) y tabaco (200 millones de Marlboro a Ferrari).

Todo ello agudiza una vieja demanda de las escuderías: reducir los costos. Así lo acordaron Luca di Montezemolo, presidente de Ferrari y de la FOTA (nueva organización que reúne a todos los equipos de F-1) y Max Mosley, presidente de la FIA. “Vamos a convocar una nueva reunión con todos los miembros de la FOTA inmediatamente después del Grand Prix de China (este domingo), con puntos concretos: mejor distribución del dinero de la F-1, reducción de costos y aumento del espectáculo”, decía un comunicado de la FIA.

Hace tiempo que Mosley pregona que sólo reduciendo los elevados presupuestos actuales podría asegurarse la supervivencia de las escuderías. La evolución de los costos ha sido brutal desde 2000 hasta ahora. McLaren pasó de invertir 224,7 millones de dólares a los 406 actuales. Honda, de 191 millones a 422. Ferrari, de 239 a 367. Pero los casos más flagrantes son los de BMW-Sauber, que pasó de 71 millones en 2000 (cuando era Sauber a secas) a los 412 actuales, y de Renault, que invertía 92 millones y ahora invierte 302. La idea fundamental de Mosley es conseguir que todos los equipos compartan motores, cajas de cambios y centralitas electrónicas, y que inviertan en nuevas tecnologías de aprovechamiento de la energía.

“Entendemos que hay que bajar los costos y trabajar más en tecnologías menos agresivas con el medio ambiente y que puedan aplicarse luego a los coches de serie”, confiesa Ross Brawn, director técnico de Honda. Mario Theissen, director deportivo de BMW, agrega: “¿Qué necesitan los coches de calle? Gastar menos combustible y contaminar menos. Nuestro reto es el cambio que se producirá en la producción (motor) y la transmisión de la energía. Motor y caja de cambio formarán una unidad muy compleja, con un motor reducido a combustible y otro eléctrico y con diferente tipo de transmisión”. Pero casi nadie está de acuerdo en utilizar un motor único, porque suele ser el emblema de cada marca.

Sin embargo, todos tienen claro que la caída de la inversión los afecta profundamente. Constructores como Renault y los japoneses afrontan despidos masivos y quieren pagar menos. Y la próxima temporada desaparecerá el tabaco, cuando Marlboro deje finalmente Ferrari y ceda paso al Banco de Santander. El sector financiero es sólo el octavo grupo que más aporta a la F-1, aunque va adquiriendo cada vez más relevancia. En enero de 2007, el banco holandés ING entró en Renault como sponsor principal, convirtiéndose en la entidad bancaria que más dinero invierte en F-1 con un total de 54 millones de dólares. Siguió los pasos de otras entidades como el Crédit Suisse, que paga 17 millones a BMW-Sauber desde 2001, o el RBS (Banco de Escocia) que colabora con Williams y aporta 30 millones a su presupuesto.

El Banco Santander es sponsor secundario de McLaren (16 millones), con una inversión global mucho más importante. Otras entidades financieras implicadas en la F-1: Mubadala Abu Dhabi (10 millones a Ferrari), Mutua Madrileña (6 millones a Renault), Icici Bank (6 millones a Force India) y Kanyan Capital (6 millones a Force India). Pero, ahora, la mayoría de bancos están en crisis. Y parece lógico pensar que eso salpicará de alguna forma al Mundial y agudizará la necesidad de reducir los costos.

* De El País de Madrid. Especial para PáginaI12.

Compartir: 

Twitter
 

Renault lleva el logo de ING a cambio de 54 millones de dólares.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.