DEPORTES › JOSE ACASUSO TUVO CONTRA LAS CUERDAS AL SUIZO, NUMERO 2 DEL MUNDO

A Federer no le dio Chucho

Tuvo un set point en el tercero, cuando estaban 1-1, pero no lo aprovechó y su rival reaccionó. “Miedo, o no, lo importante es intentar jugar bien”, señaló el misionero. Victorias de Del Potro y González, caídas de Mónaco, Junqueira, Vassallo Argüello y Mayer.

 Por Sebastián Fest

Desde París

Juan Martín del Potro ya está en tercera ronda y Máximo “Machi” González sigue sorprendiendo, pero durante tres horas el fresco y gris primer jueves de Roland Garros 2009 coqueteó con otra historia para el tenis argentino: se insinuó como el día de la liberación de José “Chucho” Acasuso.

Pudo serlo, pero no fue. Acasuso pudo ganar, como hace unos años lo hicieron David Nalbandian y Guillermo Cañas. No, todo quedó en un “pudo”, porque se tuvo que conformar con disfrutar de tener contra las cuerdas a Roger Federer, el suizo al que muchos consideran el mejor tenista de todos los tiempos.

“Estaba disfrutando de jugar bien, sentía que podía ganar el partido. Tuve posibilidades de ganar los tres sets”, dijo el número 45 del mundo tras la derrota en segunda ronda.

El argentino tuvo en sus manos la victoria ante el número dos en el estadio central. Acasuso llegó a ganar 6-7 (8), 7-5 y 5-1 antes de entregarle el triunfo a Federer 7-6 (8), 5-7, 7-6 (2), 6-2 tras tres horas y 25 minutos de intensa lucha.

Acasuso, de 26 años, tuvo cuatro set points en el primer set, en el que llegó a situarse 6-3 en el tie break antes de entregarlo por 10-8. Luego, en el tercer parcial, el argentino sirvió 5-2 y 40-30, pero no pudo cerrar el set, que el suizo se llevaría en el tie break.

“El set point mío en el tercer set fue un punto largo, no tengo nada que criticarme. Pero quizás el game del 5-2 no lo jugué como lo venía jugando”, admitió. La táctica de Acasuso era la de “jugarle mucho al revés, pesado, muchas bolas ahí sin apurarse a cambiar”.

El suizo de 27 años, que sigue adelante en su “misión” de conquistar el único Grand Slam que aún no se rindió ante él, prefirió no responder acerca de si sintió “miedo” en algún momento.

“Miedo, o no, da igual. Lo importante es intentar jugar bien, construir el punto. Estuve buscando el estilo de juego que quería hacer. Iba bien al principio y luego dejó de funcionar, él se dio cuenta y fue jugando cada vez mejor, se puso difícil. Podría haber perdido o ganado cualquiera de los tres primeros sets. Intenté devolver mejor y ser más agresivo, y al final funcionó”, resumió.

Y vaya que funcionó. Acasuso, que se torció levemente el tobillo cuando iba en ventaja de 5-2 en el tercer set, se desinfló física y anímicamente al mismo tiempo que la figura del ex número uno se agigantaba.

“Ahora da bronca. Si bien era Federer, tuve muchas chances. Da bronca en el momento, pero no creo que me afecte (para el futuro). La bronca va a pasar y me quedaré con los momentos que jugué bien”, aseguró Acasuso, un hombre acostumbrado a los golpes: no en vano le tocó jugar y perder los puntos decisivos en las finales de la Copa Davis 2006 y 2008.

En un día de cinco derrotas y dos victorias argentinas, Juan Mónaco hizo el análisis más ajustado. “Si teníamos un poco más de suerte, llegábamos más lejos todos. Los de hoy (por ayer) son partidos que se pueden perder”, dijo tras su derrota ante el francés Jo-Wilfried Tsonga, que se impuso 7–5, 2-6, 6-1 y 7-6 (8) en un emocionante y festivo encuentro en el Suzanne Lenglen, el segundo escenario en importancia en el complejo de Roland Garros.

Tsonga, noveno favorito, se arrojó de espaldas sobre el polvo de ladrillo naranja tras ganar el último punto ante miles de eufóricos franceses. “Por momentos jugábamos a ver quién era más guapo”, dijo sonriendo Mónaco, que jugó con la muñeca izquierda infiltrada y ampollas en los pies. “Pero él es un animal, así que sólo en el partido, eh.”

Diego Junqueira, de la localidad de Tandil al igual que Mónaco, se despidió tras caer 4-6, 6-3, 6-0 y 6-2 ante el ruso Nikolay Davydenko, en tanto que Martín Vassallo Argüello batalló y cayó también ante un ruso, Igor Andreev, 1-6, 7-5, 5-7, 6-3, 6-4. Las batallas argentinas se multiplicaban sobre el polvo naranja de París. Casi todas sin éxito. El veterano alemán Tommy Haas acabó con el sueño de Leonardo Mayer con un “eterno” 6-3, 7-6 (7-2), 3-6, 4-6. 6-3.

Pero todo tiene un límite, y hoy lo pusieron Del Potro y González, para situar a dos tandilenses como los únicos argentinos que sobreviven en el cuadro masculino. González batió 7-6 (10-8), 6-3, 6-3 al italiano Andrea Seppi, en tanto que Del Potro liquidó al serbio Viktor Troicki con un claro 6-3, 7-5, 6-0.

Triunfo, al fin, y Lionel Messi, el deportista argentino más famoso en el mundo, en el recuerdo de Del Potro tras el 2-0 del Barcelona sobre el Manchester United en la final de la Liga de Campeones: “Messi se merece todos los títulos y es el mejor del mundo”.

Compartir: 

Twitter
 

El saludo con mucho de lamento de Acasuso a Federer tras el partido de más de tres horas.
Imagen: AFP
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared