DEPORTES › EL FúTBOL Y LA TELEVISIóN, EN EL PEOR MOMENTO DE SU RELACIóN

Un matrimonio en plena crisis

La hermandad multimillonaria que nació en los ’90 parece estar a punto de romperse. La AFA estaría dispuesta a rescindir los contratos con las empresas que comercializan los derechos hasta 2014, que amenazan a la entidad con demandas cuantiosas si se rompe el vínculo.

 Por Gustavo Veiga

El fútbol y la televisión, esa hermandad multimillonaria que floreció a comienzos de los ’90, pasa por su peor momento. Un momento que los sitúa en el umbral de la ruptura, expresada en una noticia que el ambiente deportivo recibió como un viento huracanado: la AFA estaría dispuesta a rescindir los contratos que la ligan con las empresas que comercializan los derechos de TV: Torneos y Competencias (TyC) y Televisión Satelital Codificada (TSC). La decisión, por ahora pensada y no concretada, involucra a un tercer protagonista, que es el gobierno nacional. Sería Canal 7 el receptor de la programación futbolera si abandona las señales de cable (la llave de un gran negocio en todos estos años). Pero la AFA se vería amenazada por juicios donde se le reclamarían sumas cuantiosas si el martes próximo se rescinde el acuerdo vigente hasta 2014. Esto se dejó trascender desde el sector empresario, donde el Grupo Clarín tiene el 50 por ciento de TSC.

Página/12 ya había adelantado el lunes las demandas de Julio Grondona, el único negociador por los clubes en este conflicto que se profundiza con el paso de las horas. Unos 12 pesos por cada abonado del cable –que según la AFA son unos 6.700.000 y para las sociedades, 5.400.000– y un aumento cercano a los 500 millones para la temporada 2009-2010. TyC y TSC les subieron el monto a los clubes para el mismo período de 230 a 268 millones, desglosados así: 212 millones para la Primera División, 28 para la B Nacional, 14 para la B Metropolitana y el Argentino A y otros 14 por el programa Fútbol de Primera.

El pedido del veterano dirigente no fue ajeno a un encuentro que mantuvo con el ex presidente Néstor Kirchner, quien le habría comentado el martes por la noche la idea de interrumpir los contratos (son cuatro, uno por cada categoría, más el ciclo futbolístico que se emite por Canal 13). Ante esta posibilidad, el presidente de TyC, Marcelo Bombau, salió a responder: “Nosotros vamos a defender nuestros derechos y si se concreta una rescisión unilateral, demandaremos a todos los involucrados. Es más, hay una cláusula en el contrato por la cual la AFA no podía ofrecérselo a un tercero hasta el 2013”.

Si la ruptura efectivamente se concreta, el fútbol podría continuar interrumpido por un tiempo prolongado y, aún más, si las empresas recurren a la Justicia como sostienen, una medida cautelar a su favor podría reforzar esa posibilidad.

Todo indica que el martes será un día clave porque el Comité Ejecutivo de la AFA se reunirá por la tarde-noche para votar la rescisión que le propondría Grondona, quien desde hace varios días no mantiene contactos con el sector empresario. Pero, además, las compañías que comercializan el fútbol convocarán a un encuentro a los presidentes de los clubes ese mismo día, por la mañana. El objetivo es interiorizarlos del contrato televisivo, mostrárselo a quienes concurran y, además, anunciarles la voluntad empresaria de recurrir a la Justicia si fuera necesario.

Una fuente del gobierno consultada por este diario señaló que “hay intención de plantear anticipadamente algunos conceptos que figuran en el proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual”. En su artículo 65, la norma dice que “tiene por objeto crear las medidas necesarias para garantizar el derecho al acceso universal –a través de los medios de comunicación social audiovisuales o sonoros– a los contenidos informativos de interés relevante y de acontecimientos deportivos de encuentros futbolísticos u otro género o especialidad”.

Esta idea encaja con la posibilidad de que Canal 7 emita más partidos del torneo de Primera División –lo hace hasta ahora con uno de los anticipados de los viernes– y otros puedan ser comercializados a más señales de televisión abierta. En las sociedades que controlan los derechos del fútbol señalan que esta alternativa es inviable comercialmente. “¿De dónde van a sacar los 500 millones de pesos?”, se preguntó el abogado Bombau. La respuesta se sabrá en los próximos días si se rompe la estrecha relación que vinieron manteniendo durante casi veinte años el fútbol y la TV, que, más que socios, parecían hermanos gemelos.

Compartir: 

Twitter
 

Los derechos de televisación de los partidos, el eje de la dicusión que vive el fútbol argentino.
Imagen: Jorge Larrosa
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.