DEPORTES › LOTHAR MATTHäUS, TODO UN PERSONAJE

El fútbol es lo de menos

 Por Ariel Greco

“Será una sensación rara ser dirigido por un entrenador alemán.” La frase pertenece a Claudio Yacob, el capitán de Racing, y es una muestra perfecta del significado que tiene la llegada como técnico de Lothar Matthäus, tanto en los futbolistas como en los hinchas del conjunto de Avellaneda. Lo concreto es que el arribo del ex jugador del Bayern Munich y el Inter, entre otros, está previsto para el miércoles a la noche, para poder debutar el fin de semana, cuando Racing reciba el sábado a Atlético Tucumán. Habrá que ver si llega con su actual mujer, Kristina Liliana Tchudinova (foto), una bellísima modelo ucraniana, estudiante de ciencias de la comunicación, de 21 años, que querría continuar su carrera en Buenos Aires, más allá de que la dirigencia de Racing desmintió que el alemán exigiera en su contrato una cláusula para que su cuarta esposa tenga trabajo garantizado.

El shock que pretende la dirigencia de Racing con la llegada de Matthäus sí está garantizado al repasar la trayectoria del alemán como futbolista. Aunque también por su vida privada, una de las delicias de la prensa sensacionalista germana, que asegura que el entrenador pretendería que Liliana, la mujer 26 años más joven a la que conoció en la Oktoberfest 2007 y con la que se casó el 1º de enero en Las Vegas, siga su carrera en Buenos Aires. El alemán ya tiene experiencia en ese sentido: su anterior esposa, la serbia Marijana Kostic, no se adaptó a la vida en Curitiba, por lo que él dejó su puesto de entrenador en el Paranaense a menos de dos meses de haber asumido, mediante un telegrama enviado desde Alemania.

Campeón del mundo y figura del equipo que dirigía Franz Be-ckenbauer en Italia 1990, tiene el honor de haber representado a Alemania en cinco mundiales (1982-86-90-94-98), con un título, dos subcampeonatos y 25 encuentros mundialistas. Además, disputó 150 encuentros internacionales. Como jugador se inició en Boru-ssia Mönchengladbach, fue transferido a Bayern Munich –en el que fue múltiple campeón en dos etapas– y tuvo un paso exitoso por el Inter, donde logró el Scudetto en 1989. En 1990 fue elegido como el mejor jugador de Europa y en 1991 como el jugador FIFA del año. Ese mismo año se separó de Sylvia, su primera esposa.

Una de sus particularidades es que durante su trayectoria se de-sempeñó como volante defensivo –fue el marcador personal de Maradona en la final de México ’86 y Diego lo definió en su libro como “el mejor rival que nunca tuve”–, como conductor del equipo –en Italia ’90– y como líbero, ya en los últimos años como futbolista, cuando lo acompañaba la presentadora de televisión Lolita Morena, su segunda mujer y madre de su tercer hijo. De la suiza se separó para unirse con Maren, la hija del controvertido médico del Bayern Munich, Hans-Wilhelm Muller-Wohlfahrt, club en el que pretendía cerrar su trayectoria. Maren, que trabajaba en Londres, tenía otros planes: para continuar su carrera como modelo, quería mudarse a Nueva York. Por eso, Lothar se ofreció para jugar en el MetroStars, equipo en el que terminó su exitosa trayectoria. Por suerte para su cuenta bancaria, con Maren no llegó a casarse...

Su carrera como entrenador es menos efectiva. Llamativamente sin ninguna experiencia en su país pese a su impresionante currículum como jugador, Lothar se inició sin mayor éxito por el Rapid Viena. Luego pasó por el Partizán Belgrado, donde salió campeón de Serbia y conoció a Marijana, su tercera esposa, pero se fue de manera traumática tras presentar su renuncia y sumarse al otro día a la selección de Hungría. Si bien fracasó en su intento de clasificarla al Mundial 2006, el 6 de junio de 2004 tuvo su noche más gloriosa, cuando Hungría venció 2-0 a Alemania en Kaiserslautern. También contó con el honor de presenciar el debut de Lionel Me-ssi con la camiseta argentina el 17 de agosto de 2005 en la derrota 1-2 ante el equipo de José Pekerman, la noche en que el crack del Barcelona estuvo apenas 40 segundos en la cancha antes de ser expulsado por un codazo.

En enero de 2006 llegó a Brasil para conducir al Paranaense, donde sólo llegó a dirigir siete encuentros, con cinco victorias y dos empates, en el poco competitivo torneo estadual de Paraná, antes de que Marijana le exigiera regresar a Alemania. Su siguiente experiencia fue bajo el ala del italiano Giovanni Trappatoni en el Red Bull Salzburgo, equipo al que sacaron campeón en 2007. La última etapa la vivió en Israel, en el Maccabi Netanya.

En su página web, Matthäus ofrece un resumen de su filosofía futbolística, que habrá que ver si puede implementarla en su nuevo equipo. “Yo siempre propongo un estilo de juego ofensivo. Me gusta más un triunfo 4-1 que uno 1-0. Los hinchas que invierten su dinero quieren ver la mayor cantidad de goles posibles”, asegura el flamante entrenador de Racing, que no quiere que lo encasillen en ningún estilo ni compararse con grandes técnicos que lo han entrenado. “Como jugador tuve la suerte de ser dirigido por técnicos como Beckenbauer, Lattek, Hitzfeld, Trapattoni o Rehhagel. Y de todos se sacan cosas. Pero yo no quiero copiar a ninguno. Prefiero andar mi propio camino”, señala el DT.

Todavía lejos de Racing, Ma-tthäus se toma su tarea con llamativa tranquilidad, algo que difícilmente encuentre en un club tan complicado, que para colmo está comprometido con el descenso. “Pienso que es como cualquier otro oficio. Cuando te levantás a la mañana y tenés ganas de ir a trabajar, a la corta o a la larga el éxito se logrará. Mi lema es nunca estar conforme conmigo mismo. Siempre quiero mejorar. Así fue como jugador y así quiero que sea como entrenador”, remarca el alemán, que también enumera las tres virtudes que considera que debe tener un futbolista profesional: “La autodisciplina, las ganas de triunfar y el compromiso de querer mejorar su juego”.

Los hinchas de Racing y de otros equipos ya inundaron de mensajes su sitio web (www.lotharmatthaeus.com), con consignas muy diversas, tanto en castellano como en alemán. Están desde los que le desean suerte, los que le dan consejos de que cuide su reloj en los semáforos, los que hacen explícita referencia a Liliana y hasta los que le piden que ni venga: “Los jugadores de Racing no entienden castellano, menos te van a entender a vos”.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.