EL MUNDO › JUANITA CASTRO REVELó EN UN LIBRO DE MEMORIAS QUE FUE AGENTE ENCUBIERTA EN CUBA

La hermana de Fidel espió para la CIA

Operó contra el gobierno de su hermano durante los tres años posteriores a la fallida invasión de Bahía de Cochinos en 1961. Para transmitir información, Juanita se hacía llamar “Donna”, alias sacado de la ópera Madame Butterfly.

 Por Rupert Cornwell *

Desde Washington

En un libro publicado ayer, la hermana de Fidel Castro, Juanita, revela por primera vez que trabajó como agente encubierta de la CIA en operaciones contra el gobierno de su hermano durante los tres años posteriores a la fallida invasión de Bahía de Cochinos en 1961. Para operar como agente y transmitir información, Juanita se hacía llamar “Donna”, alias sacado de la ópera Madame Butterfly, de Puccini.

El libro de memorias, de 432 páginas, se titula Mis hermanos Fidel y Raúl: la historia secreta y fue co-escrito junto a la periodista norteamericana de origen hispano María Antonieta Collins. Según la editorial Santillana USA, Juanita Castro dictó sus memorias hace unos diez años, pero hasta ahora se había negado a publicarlas.

A través de las páginas del libro, Juanita, hoy de 76 años –siete años menor que su hermano Fidel–, cuenta cómo, en un principio, fue partidaria de la Revolución de 1959, pero que luego se desencantó rápidamente. Dos años después del triunfo de los rebeldes, y a instancias de la esposa del por entonces embajador de Brasil en La Habana y luego canciller, Vasco Leitao da Cunha, la hermana de Fidel aceptó encontrarse con un agente de la CIA en México DF, adonde tenía planeado viajar para encontrarse con su hermana Emma.

Para ese entonces, y mientras que a su hermano mayor, Ramón, el gobierno revolucionario le expropiaba la finca familiar para explotarla de acuerdo con los nuevos objetivos socialistas, la casa de Juanita ya se había convertido en un santuario de anticomunistas. “No te involucres con los gusanos”, le habría aconsejado su hermano Fidel, comandante de la Revolución.

Durante su encuentro con el contacto de la CIA, identificado como Tony Sforza, alias “Enrique”, Juanita subrayó su descontento con el hecho de que muchos militantes y combatientes no comunistas que también habían luchado para derrocar al dictador Fulgencio Batista estaban siendo excluidos de los principales cargos.

Al finalizar la cita en el Hotel Camino Real de la capital mexicana, Castro ya había aceptado colaborar con la agencia de espías norteamericana, pero bajo una estricta condición: que nunca la involucraran en una operación destinada a “liquidar físicamente” a alguno de sus hermanos. “Es mi condición más importante, diría que la única”, le habría dicho Castro a Sforza, según sus memorias. La hermana de Fidel y Raúl, a su vez, aclara que jamás aceptó que le paguen por su colaboración.

Hecho el trato, su primera misión no tardó en llegar: Castro debía encargarse de distribuir al interior de la isla varios cargamentos de latas de conserva donde iban ocultos mensajes y dinero para agentes de la CIA dentro de Cuba.

Entre 1961 y 1964, Juanita, básicamente, ayudó a pasar mensajes, dinero y documentos hacia el interior de la isla. De acuerdo con su testimonio, ella fue la que le informó a la CIA que los misiles soviéticos estaban siendo instalados en Cuba. En 1962, durante su segundo año de trabajo encubierto, estalló la crisis de los misiles. Nunca el mundo estuvo tan cerca de una guerra nuclear. Para contactarse con la central de inteligencia estadounidense, la hermana de los hermanos Castro pasaba mensajes a través de una radio de onda corta. Las claves para anunciar su transmisión, elegidas por ella, eran la melodía “Fascinación”, de Marchetti, y la “Obertura” de Madame Butterfly, de Puccini.

Según el diario de Miami El Nuevo Herald, que publicó ayer extractos del libro, la CIA decidió sacar a Juanita de Cuba después de que Virginia Leitao da Cunha, la esposa del embajador brasileño, se lo pidiera especialmente. Según habría informado la esposa del diplomático de Brasilia, Raúl Castro había visitado a su hermana y le había dejado en claro que ya existía un expediente sobre ella bajo el rótulo “Actividades contrarrevolucionarias”.

Juanita llegó a Estados Unidos en 1964, donde atendió su propia farmacia hasta 2007, cuando se jubiló.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Juanita Castro llegó a Estados Unidos en 1964, donde atendió su propia farmacia.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.