EL MUNDO › EN EL MISMO DíA FUE ACRIBILLADO UN CORONEL EN HONDURAS

Mataron al sobrino del dictador Micheletti

A poco más de un mes de que la dictadura de Honduras logre su objetivo y llegue a las elecciones del próximo 29 de noviembre, dos crímenes sacudieron al país centroamericano. Por un lado, Enzo Micheletti, sobrino del dictador Roberto Micheletti, apareció ayer asesinado a balazos; por el otro, el coronel del ejército Concepción Jiménez fue acribillado a tiros en la entrada de su casa. Para la policía, los crímenes, a primera vista, no están relacionados con la crisis política desatada tras el golpe de Estado. Sin embargo, fuentes policiales afirmaron que no se descarta ninguna posibilidad. “En ambos casos estamos trabajando sobre varias hipótesis sobre los móviles de los crímenes. Por ahora se trata de delitos comunes, no podemos vincularlos con la situación política, pero no excluimos ninguna línea de investigación. Se están haciendo todas las averiguaciones necesarias”, precisó ayer el comisario y vocero policial Orlín Cerrato.

Enzo Micheletti, sobrino de 24 años del hombre que usurpó el poder el pasado 28 de junio, estaba desaparecido desde el viernes. Ayer, su cuerpo fue hallado en el interior de un auto junto al de otra persona no identificada en la región boscosa de Choloma, departamento de Cortés, 200 kilómetros al norte de Tegucigalpa. Atado de pies y manos, al sobrino del dictador lo ejecutaron de un balazo en la cara y uno en el pecho. “Fue un crimen a sangre fría”, aseguró Rafael Fletes, funcionario del Ministerio Público.

El coronel Jiménez, director de Industrias Militares –empresa propiedad de las Fuerzas Armadas de Honduras–, fue interceptado y acribillado a balazos el domingo por la noche, cuando llegaba a su casa en el barrio Los Robles de Tegucigalpa. Según el testimonio de su esposa, Jacqueline Dilworth Jiménez, cuando llegaron a la puerta de su domicilio se dieron cuenta de que una pick-up los seguía. En ese momento, un taxi frenó delante de su auto, se bajó un hombre y les apuntó. Jiménez llegó a bajarse con su arma. Desde la pick-up de atrás recibió un balazo por la espalda. Ayer, a su velatorio asistieron tanto el jefe del Estado Mayor Conjunto y protagonista del golpe, el general Romeo Vázquez Velásquez, como Felicito Avila, candidato presidencial por la Democracia Cristiana.

Con ambos crímenes de fondo, la cuenta regresiva sigue avanzando hacia las elecciones del 29 de noviembre. La semana pasada, después de días de negociaciones sobre la posible restitución del presidente constitucional Manuel Zelaya, las negociaciones fracasaron. Ayer, uno de los principales diarios pro-golpistas de Tegucigalpa, El Heraldo, tituló en su portada: “La crisis política empieza a olvidarse”.

Pese a este clima, la misión negociadora de la OEA posee un optimismo a prueba de balas. John Biehl, jefe de la misión del organismo en Honduras y mediador en el diálogo, señaló ayer que un acuerdo es inminente. “El acercamiento para un acuerdo final está muy cercano. La voluntad de restituir el orden institucional en Honduras es clara. Hay una coyuntura difícil, pero creo que se va a llegar a un arreglo probablemente esta semana. Las cosas se han ido acercando muchísimo”, declaró Biehl desde Washington a la Radio Cooperativa de Santiago de Chile.

El propio dictador Micheletti, a su turno, afirmó, como luego de cada fracaso en las negociaciones, que a su manera sigue abierto al diálogo. “Estoy acá dispuesto a negociar, a transar lo mejor para Honduras, pero no en cuanto a lo fundamental. Sencillamente creemos que la democracia se sostiene con las próximas elecciones del 29 de noviembre, donde le suplico al pueblo hondureño que vaya masivamente a votar”, aclaró Micheletti.

Compartir: 

Twitter
 

El dictador Micheletti no da señales de aflojar.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.