DEPORTES › PEñAROL Y LIBERTAD DEFINIRáN EL SúPER OCHO DE MAR DEL PLATA

Hasta la última bola no se festeja

El conjunto local se impuso 83-81 a Obras gracias a una tapada en el segundo final de Martín Leiva sobre Martín Osimani y buscará el título ante los sunchalenses, que superaron con amplitud a Regatas.

 Por Ariel Greco

Desde Mar del Plata

Con un tremendo tapón de Martín Leiva en el último segundo sobre Martín Osimani, Peñarol venció 83-81 a Obras y se clasificó para la final del Súper Ocho, instancia en la que esta noche se medirá con Libertad, que a primera hora superó 85-68 a Regatas. De esta manera, los dos finalistas buscarán el título para quedarse con el honor de la mayor cantidad de títulos en este certamen, ya que los dos cuentan con dos conquistas.

El arranque del partido mostró, en el duelo de los últimos dos entrenadores de la selección, Julio Lamas y Sergio Hernández, una jugada táctica del ex técnico argentino, que apostó por un equipo muy alto, con dos aleros de más de dos metros como Andrés Nocioni y Marcos Mata y dos internos como Leo Gutiérrez y Martín Leiva. Con esa formación tuvo ventaja física en casi todas las posiciones, salvo en la base, por lo que cuidó muy bien su tablero y pudo lastimar en el aro de enfrente con penetraciones de Gutiérrez y Nocioni.

Ante esa situación, Obras aprovechó lo que le dejaba su rival, que era la posibilidad de ubicar a su base Osimani con claras ventajas de talla sobre su marcador Campazzo. Y por esa vía se mantuvo cerca en el marcador y además cargó de faltas al armador rival. Pero en cuanto Leo Gutiérrez afinó su puntería desde lejos (4-5 triples en el primer tiempo), Peñarol sacó una ventaja que osciló entre los seis y ocho puntos. Claro que Obras siempre estaba expectante y, ante cada descuido, recortaba la distancia. Por eso, a pesar del notable parcial de Leo, con 19 puntos, el equipo visitante siempre se mantuvo cerca para cerrar sólo seis (48-42).

Para el tercer parcial, la efectividad de tres puntos de Peñarol parecía que podía quebrar el partido, porque con esa estrategia llegó a lograr 14 puntos. Pero Washam, también desde lejos, volvió a aprovechar los cortes de tensión que tenía la defensa milrayitas. Por eso, de a poco, Obras empezó a reducir de nuevo la diferencia, hasta meterse decisivamente en el partido en el arranque del último segmento. Y con otra anotación de tres de su extranjero, más falta adicional de Nocioni, pasó al frente en el marcador. De ahí al final, todo fue palo a palo. Peñarol perdió por faltas a Nocioni, pero mantuvo su espíritu y se quedó con la clasificación gracias a la tapada de Leiva.

En el primer turno, Libertad le dio una lección de juego a Regatas, que hasta este cruce le había ganado los tres partidos de la temporada. Sin embargo, el conjunto sunchalense dio la sorpresa al imponerse por un cómodo 85-68 e, incluso, lo hizo con factores inesperados. Los suplentes Juan Fernández Chávez y Alejandro Alloatti se escaparon de la lógica, y gracias a su goleo le dieron una cómoda ventaja, que supo manejar hasta el final. A ellos se les sumó el aporte de los extranjeros Josh Pittman y Robert Battle. Por el lado de los correntinos, las flojas producciones de sus dos referentes, Javier Martínez y Paolo Quinteros, conspiraron contra sus chances.

Compartir: 

Twitter
 

Los jugadores de Peñarol se esforzaron hasta el último minuto.
Imagen: Fotobaires
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.