SANTA FE › DIPUTADOS APROBó POR 32 VOTOS A FAVOR Y UNA ABSTENCIóN LA LEY DE LEYES

Con una ayudita de los amigos K

Como el oficialismo no pudo garantizar el quórum por el faltazo de cuatro de diputados, el gobernador electo Antonio Bonfatti le debe la sanción del presupuesto 2012 al jefe del Frente para la Victoria, Agustín Rossi y a Maguid.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

La Cámara de Diputados votó ayer a libro cerrado el presupuesto 2012 que se convirtió en ley. Pero ya no se repitió la unanimidad del Senado, sino otro papelón político del Frente Progresista que no pudo garantizar el quórum por el faltazo de cuatro de sus legisladores y luego intentó una represalia contra el diputado del PJ más crítico, Mario Lacava, a quien le negó el derecho de abstenerse -lo que nunca antes había sucedido en la Legislatura﷓, aunque después reconsideró la medida. El resultado fue, entonces, 32 votos a favor y una abstención, la de Lacava. El bloque oficial arrancó el debate con 22 diputados y cuatro bancas vacías, las de Hugo Marcucci (UCR), Pablo Javkin (ARI), Mónica Peralta (GEN) y Antonio Riestra (Pares). El quórum lo aportó el PJ, pero sobre todos seis kirchneristas (Luis Rubeo, Ricardo Peirone, Claudia Saldaña, Oscar Urruty, Martín Labbé y Enrique Marín) y tres seguidores del líder histórico de UPCN, Alberto Maguid (Silvia De Césaris, Federico Reutemann y Adrián Simil), que no se movieron del recinto. Las facturas políticas llegarán en el futuro: el gobernador electo Antonio Bonfatti le debe la sanción del presupuesto 2012 al jefe del Frente para la Victoria, Agustín Rossi y a Maguid. Los demás diputados del PJ optaron por una retirada silenciosa, excepto Lacava que ofició como vocero de sus colegas más críticos.

Ya de entrada Lacava pataleó por la velocidad del trámite. "¿Quiero saber si este expediente tiene dictamen de comisión?", preguntó. El presidente de la comisión de Presupuesto, Carlos Fascendini le contestó que sí, que el despacho se había firmado un rato antes, aunque sin cumplir con el plazo de notificación de 48 horas antes, por razones obvias. Lacava pidió entonces un cuarto intermedio para leer el dictamen y el acta de la reunión. Se lo concedieron. Y unos minutos después, Fascendini siguió con su defensa. "Es cierto que tratamos el presupuesto a pocas horas de haber ingresado la Cámara", admitió. La media sanción del Senado ingresó a Diputados, el jueves, a las ocho de la noche. Ayer, a las 8 de la mañana ya había despacho de comisión. A las 10, comenzó el debate. Y antes del mediodía, era ley. Un trámite express que Fascendini justificó porque el presupuesto había sido consultado con diputados y senadores, antes de llegar a la Legislatura. "El proyecto marca un estilo de racionalidad y prudencia", dijo y aplaudió su sanción para que "el próximo gobierno de Bonfatti pueda atender las necesidades del conjunto de los santafesinos". El 11 de diciembre, Fascendini asumirá como ministro de la Producción.

Siguió su colega del PJ y vice de la comisión de Presupuesto, Ricardo Peirone, quien coincidió con el ministro de Economía, Angel Sciara, porque no incluyó en el proyecto las pautas salariales del sector público para el año que viene, pero se preguntó con qué recursos se pagarán los aumentos de sueldos. "Si no se recurre al endeudamiento, suponemos que van a ser pagados con mayores recursos", especuló.

Peirone volvió sobre el planteo que le hizo a Sciara cuando recibió a un grupo de diputados del PJ en la Casa Gris, hace dos meses. "¿Cómo se compatibiliza el superávit de 50 millones de pesos para 2012 con un déficit que a fin de año puede superar los 1.200 millones de pesos?", se preguntó. Sciara ya le contestó que se propone financiar el rojo de 2011 con deuda flotante, que es la deuda a proveedores y contratistas del Estado.

Más adelante, Peirone alertó sobre la creciente dependencia de Santa Fe de los envíos nacionales. "Hay que mirar con mucha atención la caída de los recursos provinciales. No puede ser que un gobierno se plantee sostenerse con sólo el 34 por ciento de recursos propios, cuando arrancó (en 2007) con diez puntos más", dijo. Lo que significa que de cada 100 pesos que invierte la provincia, 66 pesos lo aporta el Tesoro nacional. "No podemos escamotear este dato, lo conocemos todos. Y habrá que analizar si lo que se hizo hasta ahora es lo que sirve para el futuro o habrá que revisarlo", desafió. Y cerró el discurso en tono de despedida: en una semana dejará su banca después de ocho años. "No se puede negar el presupuesto a un gobierno que llegó por la voluntad del único soberano: el voto del pueblo", concluyó Peirone.

Hasta ahí el debate era mesurado, pero comenzó a caldearse cuando Lacava pidió abstenerse en la votación y arrancó con los reproches. El primero, para Sciara porque nunca contestó los pedidos de informes ni mandó funcionarios a explicar el proyecto. "El ministro nos invitó a la Casa de Gobierno para decirnos lo mismo que ya había salido en los diarios", dijo. El segundo, para Fascendini porque no cuidó las formas parlamentarias. "No es de buena práctica, aprobar un presupuesto entre gallos y medianoche porque sienta un antecedente que no voy a convalidar", afirmó. Y el tercero, un pronóstico de lo que viene para atender el déficit y los aumentos del sector público, en 2012. "¿Qué es lo que se viene?", se preguntó Lacava. Y se contestó: "¡El impuestazo! Sí, señor. ¡Se viene un aumento de impuestos en Santa Fe! Y si eso va a ocurrir, éste es el momento de discutirlo", planteó. ¿Y si no, cuándo lo vamos a discutir? En febrero o marzo, cuando los gremios pidan aumentos de sueldos y le digan que no, si no aumentamos los impuestos? Hoy dicen que el presupuesto es equilibrado, pero cuando lleguen las demandas van a decir: no hay plata, entonces hay que aumentar los impuestos. Entonces, la culpa del aumento de impuesto la van a tener los empleados públicos. ¡Santafesinos, se viene el aumento de impuesto!", cerró Lacava.

Los diputados del oficialismo pasaron del murmullo al enojo. "Deberían escuchar con más atención", los retó Lacava y volvió a reprocharles que el presupuesto se había tratado "entre gallos y medianoche".

﷓Son las once de la mañana-, le contestó el radical Santiago Mascheroni. Lacava dejó pasar la chicana y pidió su abstención. El resultado de la votación sorprendió al presidente de la Cámara: "No reúne dos tercios".

﷓Esto es grotesco. Nunca se le negó la abstención a ningún legislador. Es una mordaza y sepan que no me van a hacer callar. Y yo jamás le negaría a ningún colega el derecho de abstenerse -volvió a tirar Lacava. El cruce ya pintaba para escándalo, hasta que el jefe del bloque del Frente Progresista, Raúl Lamberto, pidió reconsiderar la medida. Su colega del PDP, Gabriel Real, apoyó a Lacava y advirtió que negarle a un diputado el derecho de abstenerse era "un hecho inédito". El bloque oficial comenzó entonces a recular y autorizó la abstención de Lacava. Y así, quedó a la vista quién había ganado el debate.

Compartir: 

Twitter
 

Tras la media sanción del Senado, Diputados lo transformó en ley en pocas horas.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.