CORREO

Correo

Día de la No Violencia

Las mujeres clamamos y exigimos nuestro derecho a vivir una vida libre de violencias, discriminaciones y abusos: la violencia contra las mujeres, en todas sus formas y en cualquier etapa de nuestras vidas es un delito que debe ser denunciado. Frente a esta realidad, junto a la Red de Salud de Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, en consonancia con nuestra visión y misión históricas y con nuestra trayectoria de defensa de los derechos humanos universales, lanzamos nuestro Llamado a la Acción 2011: "¡Por el derecho a vivir libres de violencia machista: en la calle, en la casa y en el Planeta!". En el arduo camino recorrido para denunciar esta situación y considerando al Estado como garante de los derechos de todos y todas, instamos a trabajar en los distintos frentes, coordinando con los organismos internacionales y las distintas esferas gubernamentales: necesitamos el desarrollo de políticas públicas articuladas entre el Poder Judicial, el Poder Legislativo, el sector Educación, el sector Salud y la Policía. Numerosos actos de violencia no son aún identificados por la sociedad ni por las mismas mujeres como agresiones que surgen a partir de la desigualdad genérica. Urge que el Estado avance en cambios culturales que desafíen la actual construcción social de los géneros, signada por el desequilibrio en el manejo del poder. En la actualidad, y a partir de la instauración de modelos de desarrollo neoliberal excluyentes y desiguales, la violencia contra mujeres y niñas se ha profundizado a la par del aumento de la pobreza y pobreza extrema; la precarización y desregulación del empleo; las dificultades de acceso a servicios básicos como salud, educación y vivienda. En estos contextos actuales se observa, además, un claro fortalecimiento del discurso, acción e influencia de grupos fundamentalistas que buscan ejercer distintas formas de control sobre la vida de las personas. Un claro ejemplo es el fundamentalismo religioso, que se arroga la tutela moral de la sociedad toda, con total irrespeto a las decisiones personales de mujeres y hombres, en especial en temas relativos a su sexualidad y reproducción. En las sociedades actuales, por último, asistimos cada día al incremento de la violencia en todas sus formas y expresiones, en especial, la violencia sexista, el racismo, la intolerancia, la xenofobia, la lesbo﷓homo y transfobia, la explotación de personas para fines de trabajo esclavo y de comercio sexual, la violencia a través de internet, etc. La sociedad en su conjunto no puede eludir su responsabilidad de propiciar e impulsar los cambios culturales necesarios para romper estos círculos perversos de discriminación y violencia basados en una construcción social desigual entre los géneros. Este es el desafío.

Multisectorial de Mujeres de Santa Fe

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.