DEPORTES › EL HERMANO MENOR DE NOVAK PERDIó EN DUBAI

El otro Djokovic se hace de abajo

 Por Daniel García Marco

Todas las promesas del tenis ansían ser como Novak Djokovic, el número uno del mundo. Incluido, por supuesto, su hermano Marko, que también conoce las desventajas de tener tan cerca a su ídolo. Marko Djokovic, de 20 años, disputó ayer en Dubai su tercer partido en un torneo ATP. Y sufrió ante el kazajo Andrei Golubev (6-3 y 6-2) la tercera derrota. Su hermano Nole, presente ayer en las gradas, ya era el tercer jugador del mundo a esa edad. Marko es el 869. El número uno marca el camino, pero el talento y la fortuna son valores que ni se heredan ni se prestan.

Su progreso se vio cortado el año pasado, en el que pasó diez meses afuera por una operación en la muñeca como la del argentino Juan Martín del Potro en 2010. “Estaba mejorando mucho –recordó ayer Marko al momento previo a la lesión–. Fue un momento duro porque aún soy joven y estaba pensando en ir o no a la universidad. Ahora sé que puedo jugar al tenis.”

Con la decisión ya tomada, empezó casi de cero. Y el torneo de Dubai le extendió una invitación que se la debe, sobre todo, a su apellido. Ayer corrió, demostró un estilo de juego lógicamente similar al de su hermano, pero “había mucha presión”, dijo sobre lo que supone jugar con el 143 del mundo. “Fue una gran experiencia.”

“Los tres últimos años hemos hecho la pretemporada juntos. Cuando tengo tiempo libre, entrenamos juntos”, dice Novak, que actúa de mentor al igual que con Djordje, el tercero de la saga Djokovic, que aún está en categoría junior a sus 16 años. “Tener un hermano así es un privilegio”, afirma Marko sobre Novak, que con cuatro años más ejerce de figura paternal.

Marko admite que el hecho de que Novak Djokovic sea su hermano tiene muchas ventajas. “Económicamente tengo todo lo que necesito y todos los entrenadores y las facilidades de entrenamiento”, asegura. Es momento de los “peros”. “Hay mucha presión. Todo el mundo espera que sea como mi hermano, lo que es difícil”, dice el menor. “Al final supongo que tiene que soportar la presión del apellido Djokovic”, afirma Novak. “Es su gran obstáculo. Los dos últimos años lo he olvidado, he tratado de dejar a un lado que es mi hermano”, se sacude Marko. Por su parte, Novak, campeón de cuatro de los últimos cinco Grand Slam, concede: “En cuanto a chicas, sí que tengo que pedirle yo consejos”. Y agrega: “Tan pronto como controle su cabeza y se centre en su carrera será bueno. Obviamente tiene potencial, lo lleva en la sangre”. “Mis dos hermanos están tratando de encontrar su camino en el tenis”, continúa Novak, que coincide con Marko: “Por un lado es bueno tener un hermano que está en lo más alto. Les puedo dar buenos consejos en el momento preciso, pero por otro lado, tienen mucha presión, tienen que madurar más rápido”. “Son diferentes de mí”, dice Novak. Pero Marko y Djordje quieren parecerse a él.

Compartir: 

Twitter
 

“He tratado de dejar de lado que es mi hermano”, dice Marko.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.