DEPORTES › LA REVELACIóN DEL VETERANO JUGADOR DE LA NBA JASON COLLINS

“Soy pivot, soy negro y soy gay”

Collins, con once temporadas en la liga, un promedio de 3,6 puntos y 3,8 rebotes en 713 partidos jugando para New Jersey, Memphis, Minnesota, Atlanta, Boston y Washington, reveló un secreto guardado durante años. “Espero lo mejor, me preparo para lo peor”, dijo.

 Por Daniel García Marco

El pivot de la NBA Jason Collins se convirtió en el primer jugador en actividad de las ligas profesionales en admitir públicamente su homosexualidad. Lo hizo con un emotivo artículo en la revista Sports Illustrated, escrito en primera persona y en el que cuenta cómo ha vivido como jugador y como persona un secreto guardado durante años.

“Soy un pivot de la NBA de 34 años. Soy negro. Y soy gay”, dice en la revista, cuya tapa ocupa. “Me preguntan cómo responderán los otros jugadores a mi anuncio. La respuesta simple es que no tengo ni idea. Soy un pragmático. Espero lo mejor, me preparo para lo peor”, afirmó.

Collins jugó en seis equipos de la NBA desde que debutó, en la temporada 2001-2002, y disputó dos finales. Su hermano gemelo Jarron también juega en la NBA. “Ahora soy un agente libre, literal y figuradamente”, dijo el jugador, que quiere continuar en la NBA tras su paso por Washington.

“Alcancé ese envidiable momento en mi vida en el que puedo hacer lo que quiera. Y lo que quiero es seguir jugando al básquetbol. Aún me gusta y tengo algo que ofrecer. Mis entrenadores y compañeros lo reconocen. Al mismo tiempo, quiero ser sincero y auténtico.”

“Cuando era joven salí con chicas. Pensaba que tenía que vivir la vida de una determinada manera. Pensaba que necesitaba casarme con una mujer y tener hijos. Me decía que el cielo era rojo, pero siempre supe que era azul”, reveló en el artículo.

“Te quita mucha energía guardar un secreto así... Estaba convencido de que mi mundo se desplomaría si alguien lo sabía y ahora que reconozco mi sexualidad me siento completo por primera vez”, admitió el jugador, que se abrió por primera vez a su tío, también gay. “Estoy aprendiendo a aceptar el rompecabezas que soy... No quiero que mi raza me defina más y tampoco mi orientación sexual. No quiero ser etiquetado”, agregó.

“Estoy en contra del estereotipo gay y por eso es que muchos jugadores estarán sorprendidos: ‘¿Este tipo es gay?’”, dijo Collins, que reveló la sorpresa de su hermano Jarron cuando se lo contó. “La lealtad a mi equipo es la razón verdadera por la que no di el paso antes. Cuando firmé como agente libre con Boston el pasado julio, decidí comprometerme a que mi vida personal no fuera una distracción. Cuando pasé a los Wizards, la importancia política disminuyó. Estaba listo para hablar, pero debía esperar al final de la temporada.”

Desde hace semanas se venía especulando sobre la admisión pública de un deportista en actividad de alto nivel de las ligas profesionales, lo que no se había producido nunca en los Estados Unidos. Por ello, tanto la NFL (fútbol americano) como la NHL (hockey sobre hielo) habían puesto en marcha iniciativas de aceptación.

“La gran preocupación es que los deportistas gays se comporten de manera poco profesional en el vestuario. Créanme. En doce temporadas me duché muchas veces con mis compañeros. Mi comportamiento no fue un tema antes y no lo será ahora. Mi conducta no cambiará. Todavía soy un modelo de discreción”, añadió Collins.

“Lideraré con el ejemplo y mostraré que los jugadores gay no son diferentes de los heterosexuales”, afirmó el jugador, que no teme ser insultado por los fanáticos. “Hablar abiertamente puede que no desarme del todo los prejuicios, pero es un comienzo. Todo es cuestión de educación. Ser gay no es una opción. Es el camino duro y a veces el solitario”, afirmó.

“Soy más feliz desde que se lo conté a mis amigos y familia. Ser sincero y honesto me hace feliz... La próxima temporada habrá más ojos puestos en mí. Eso sólo me motiva para trabajar más duro”, concluyó. Collins encontró enseguida el apoyo de la NBA, de estrellas como Kobe Bryant y del ex presidente de los Estados Unidos Bill Clinton. Su hija, Chelsea, es amiga de Collins desde la universidad.

“El anuncio de Jason es un momento importante para el deporte profesional y en la historia de la comunidad de gays y lesbianas... Espero que todos, especialmente los colegas de Jason en la NBA, los medios y los aficionados le den el apoyo y el respeto que se ha ganado”, dijo Bill Clinton.

“No ahogues la persona que eres por la ignorancia de los demás”, escribió en su cuenta de Twitter Kobe Bryant, una de las grandes estrellas de la NBA. La famosa ex tenista Martina Navratilova, que en 1981 declaró ser homosexual, felicitó a Collins por su valentía.

“Jason ha sido un jugador y compañero muy respetado durante toda su carrera y estamos orgullosos de que haya asumido el liderazgo en este asunto tan importante”, lo elogió el comisionado de la NBA David Stern.

Collins, un jugador de 2,10 metros de altura, tiene un promedio de 3,6 puntos y 3,8 rebotes en 713 partidos de la NBA para New Jersey, Memphis, Minnesota, Atlanta, Boston y Washington, sobre todo en roles de reserva durante las últimas seis temporadas. Promedió 1,1 punto y 1,6 rebotes la campaña pasada, en un total combinado de 38 juegos para Wa-shington y Boston. Ayudó a los New Jersey Nets llegar a las finales de la NBA en 2002 y 2003.

La Casa Blanca también opinó: “Vemos esto como otro ejemplo del progreso y la evolución que ha tenido lugar”, comentó el portavoz Jay Carney, que admitió que no había hablado con el presidente Barack Obama sobre el asunto.

Compartir: 

Twitter
 

Jason Collins, el pivot de la NBA que reveló su homosexualidad.
Imagen: EFE
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.