DEPORTES › TENIS > EL MARPLATENSE NO CEJA EN SU ESFUERZO POR SER RECONOCIDO POR LO HECHO EN 1977

Vilas, el número uno de los obstinados

La ATP volvió a infligirle un nuevo revés al anunciar que no recalculará los rankings de aquel año, cuando fue claramente el mejor de la temporada, pero Jimmy Connors resultó ungido. Quiere ir a la cena de la ATP como un auténtico uno.

 Por Sebastián Fest

Tan luchador e inagotable como en su época de jugador, Guillermo Vilas continúa empeñado en modificar su “status histórico” en el tenis mundial, aunque sufrió un nuevo revés con el “no” de la ATP a revisar el ranking mundial para reconocerlo como el vigésimo sexto número uno de la era profesional.

“Aunque el sistema de ranking fue evolucionando a lo largo de los años, la ATP no tiene previsto recalcular sus rankings retrospectivamente bajo ninguna forma”, dijo un portavoz del ente rector del tenis masculino.

Ganador de 62 torneos, entre ellos cuatro Grand Slam, Vilas fue número dos del mundo en la temporada 1977, un año en el que conquistó 16 certámenes, entre ellos Roland Garros y el Abierto de Estados Unidos. El marplatense reveló en junio de 2007 sus gestiones para que se lo reconociera como el número uno de 1977. Seis años después sigue empecinado en el asunto y cuenta con un periodista especializado que lo ayuda en el intento y está examinando varias temporadas semana a semana, torneo a torneo y partido a partido.

“Lo que le pedí a la ATP es que hiciera todo el ranking para atrás con el mismo sistema (actual), pero dijeron que iba a traer demasiados problemas”, aseguró el mejor tenista argentino de todos los tiempos.

En los últimos días, dos figuras de gran peso en el tenis mundial se sumaron al reclamo de Vilas. “La ATP debería darle como mínimo un certificado de número uno”, dijo el rumano Ion Tiriac, que después de retirarse como jugador fue entrenador y manager de Vilas.

“La cosa más injusta que hay en el tenis es el ranking del ’77, que estaba tan mal hecho... El tipo ganó todo durante todo el año, todo. ¡Dos Grand Slam! Y le dieron el número uno a Connors. No hay cosa más injusta en este mundo.”

Mats Wilander coincide. “Estoy de acuerdo”, dijo el sueco, ex número uno del mundo. “Debió haber sido número uno del mundo en algún momento de su carrera. El mensaje que le puedo enviar a Guillermo es que estoy con él en esto.”

El estadounidense Jimmy Connors fue, según las estadísticas, el número uno de la temporada 1977, pese a que en aquel año perdió las finales de Wimbledon y el US Open y no ganó ningún Grand Slam. Connors fue, además, octavo en el Grand Prix –la suma anual de puntos del circuito–, ganado ampliamente por Vilas, que también encabezó la lista de ganancias en dólares.

En los ’70, el tenis estaba fragmentado en tres circuitos paralelos –el World Championship Tennis (WCT), el World Team Tennis (WTT) y el Grand Prix– y no todos pesaban igual a la hora de calcular el ranking de la ATP. La principal diferencia con el ranking actual es que el que funcionó entre 1973 y 1990 se elaboraba en base a un promedio de resultados. A partir de 1990, con variantes, cambios y matices, comenzó a utilizarse uno que suma puntos. Si ese ranking hubiera regido en 1977, Vilas habría sido claramente el número uno.

“En 1977, Connors eligió sus torneos en forma muy cuidadosa y jugó sólo 15. Sumó 897 puntos y logró un promedio de 59,8. Guillermo jugó 28 torneos y ganó muchos, aunque varios de ellos eran eventos menores, con escasos premios y puntos. Fue así que sumó 1610 puntos, que divididos por 28 le dieron un promedio de 57,5”, recordó el inglés John Barret, uno de los mayores expertos en historia del tenis, que reconoce la legitimidad del reclamo de Vilas.

La ATP reconoce esas inconsistencias en el ranking, que fue, argumenta, “calculado de varias maneras diferentes a lo largo de sus cuarenta años de historia, de acuerdo con las reglas que regían en ese momento”.

La Federación Internacional de Tenis ya dijo la semana pasada que no piensa otorgar el título de campeón mundial de 1977 a Vilas, porque la distinción sólo comenzó a entregarse a partir de 1978. Así, la cita de la noche del viernes 23 de agosto, en el legendario Waldorf Astoria de Nueva York, podría ser amarga para Vilas. La ATP reunirá allí a la historia viva del tenis para celebrar los cuarenta años de existencia del ranking mundial. Están invitados los 16 hombres que lograron cerrar una temporada como líderes del ranking, los otros nueve que alguna vez llegaron al número uno y todos aquellos jugadores que desde 1973 cerraron la temporada entre los diez mejores del mundo.

Vilas está invitado en la categoría “ex top ten”, aunque él siente que debería ingresar en condición de “ex número uno”. Tras años con presencia permanente en los grandes escenarios del tenis mundial, el marplatense viene en los últimos tiempos eludiendo los torneos. Quizá no se lo vea en Nueva York.

Pese a su apoyo, Wilander tiene una alternativa para Vilas, que el 17 de agosto cumplirá 61 años. “¿A quién carajo le importa si es uno o dos? ¿Somos número uno porque lo dice una computadora? ¿Era Marcelo Ríos un verdadero número uno? ¿Caroline Wozniacki? ¿Dinara Safina? Lo que es un gran honor es ganar un Grand Slam, y Guillermo ganó cuatro. El número uno de Ríos no es un gran honor. Guillermo debería dejar de preocuparse por ese asunto.”

Compartir: 

Twitter
 

Guillermo Vilas cumplirá este mes 61 años y quiere celebrarlos como número uno de 1977.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared