DEPORTES › CASTRILLI, MACRI, IBARRA, GRONDONA, CAPRIOTTI, ANIBAL FERNANDEZ...

Fuego cruzado tras la vergüenza

El día después de los vergonzosos disturbios y destrozos en la Bombonera, Macri e Ibarra trataron de capitalizarlos, el de Boca y Capriotti culparon a la policía y al Comité de Seguridad, y Castrilli la defendió e hizo una denuncia judicial.

El día después del bochorno. Ayer, la dirigencia de Boca, en la voz de Mauricio Macri, fustigó duramente a los organismos de seguridad y a las fuerzas policiales, a las que hizo directamente responsables de los graves disturbios y destrozos que tuvieron lugar el domingo en la Bombonera durante el Boca 2 - Chacarita 0 finalmente suspendido a los 24 minutos del segundo tiempo. Claro que los acusados no se quedaron atrás con las acusaciones y, en medio del fuego cruzado entre las partes –involucradas y/o interesadas–, el eventual trasfondo político salió a la luz –o lo hicieron salir– a partir de la especial coyuntura que significa el ballottage por la Jefatura de Gobierno de la ciudad el 14 de septiembre. Incluso Julio Grondona manifestó su “extrañeza” por lo sucedido.
El primero en “dispararle” a la policía fue justamente el titular de Boca, quien manifestó sus “sospechas” por la inercia de los 450 efectivos contratados para controlar la seguridad del encuentro cuando la “horda chacaritense” avanzaba destrozando todo a su paso. “Estoy esperando que los responsables del operativo policial me den las explicaciones del caso”, puntualizó ayer un ofuscado Macri. “Si la policía hubiese actuado en el entretiempo todo se podría haber evitado. Encima, cuando (la policía) se decidió lo hizo lentamente y con sólo diez efectivos de los 450 que se habían contratado. Esto es muy sospechoso”, apuntó el titular boquense, señalando que el episodio parecía teñido por un llamativo tinte político.
Y esta especulación pareció confirmarse con el comentario radial de Aníbal Ibarra, quien temprano le apuntó a Macri al ironizar: “Si no es capaz de controlar la seguridad en su club, cómo pretende hacerlo en un ámbito infinitamente mayor, como la ciudad...” Más tarde, el jefe de gobierno porteño atenuaría la referencia poniendo el énfasis en la inconsistencia de la acusación de intención política en los desmanes.
En tanto, otra de las partes implicadas, el reconocido agresor original, Chacarita, acusó en la voz de su vicepresidente, Armando Capriotti, al Consejo de Seguridad “porque le tendría que haber dado dos bandejas” a la hinchada de su equipo “y no solamente una. La gente estaba apretada y eso pudo haber originado los incidentes”, quiso justificar. “Seguro que acá se va a aplicar el artículo 80 (multa para los clubes), pero el partido debe continuar. Los que acá involucraron a Macri y Barrionuevo (presidente de Chacarita) en el tema no saben nada de política”, concluyó el dirigente.
Por su parte, el hostigado secretario de Seguridad Deportiva, Javier Castrilli, reclamó al juez de instrucción, Luis Rodríguez, la investigación de los hechos de violencia ocurridos el domingo en el estadio de Boca Juniors, al tiempo que acusó a las autoridades de la entidad de la Ribera “porque un control del club les permitió a los hinchas locales el acceso de la tribuna a la platea”.
Por lo pronto ayer, el Comité de Seguridad Deportiva realizó una inspección al estadio boquense. En el acto se comprobó que la totalidad de los baños existentes a la altura de la tercera bandeja fueron destruidos, lo mismo que los puestos de venta donde habitualmente se comercializan sandwiches y gaseosas.

Compartir: 

Twitter
 

Hinchas de Chacarita se dedican a destrozar instalaciones de la tercera bandeja.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.