DEPORTES › EL CAMPEON NO TIENE RESPUESTA FUTBOLISTICA

¿Qué te está pasando, Boca?

Cinco jugados, dos ganados, uno empatado, dos perdidos. El bajón colectivo e individual se agrava con las lesiones de los más dotados.

 Por Facundo Martínez

La derrota frente a San Lorenzo recrudeció la crisis futbolística de Boca. El equipo atraviesa un bajón importante, tanto colectiva como individualmente y, para colmo, con tres de sus mejores jugadores lesionados y sin variantes de peso, como quedó demostrado el último domingo, no se vislumbran soluciones inmediatas. Todas las armas apuntan contra el entrenador, Alfio Basile, quien se mostró preocupado por el nivel de su equipo y prometió una charla con sus dirigidos para ver cómo se revierte la situación; lo mismo hizo en 2005, también tras la derrota por 3-2 frente a los de Boedo en el Nuevo Gasómetro, y el equipo resucitó para terminar llevándose el Apertura.

Se esperaba ayer la charla de Basile con los jugadores, pero ésta no llegó. El técnico decidió postergarla, pensar más el mensaje, porque sabe por experiencia propia el poder que pueden tener sobre el plantel unas simples palabras. “Fuimos un desastre”, les había dicho a los jugadores el año pasado, y con el tiempo se pudo constatar de qué forma y con qué fuerza estas palabras tocaron la fibra mayor de un equipo que estaba para mucho más de lo que daba. Por qué para Basile no es aún el momento para una inyección de ánimo parece ser una cuestión estratégica, y la estrategia, se sabe, está subordinada al material de que se dispone.

Basile tardó apenas 45 minutos de juego para darse cuenta de que el colombiano Vargas no puede tapar el hueco que la ausencia del talentoso Gago, lesionado, produjo en el circuito de juego del equipo. Sin Gago, y con Bilos en franco descenso, Insúa no tiene socios para su juego, porque es obvio que el voluntarioso Ledesma no es Battaglia, el otro lesionado que el equipo siente y extraña. La falta de explosión y desequilibrio, aporte exclusivo de Palacio, también ausente por lesión, podría acaso suplirse con el Mellizo Guillermo o con Delgado, aunque en este contexto de desarme del mediocampo, el ex Banfield pareciera ser insustituible. Está claro que Basile no encuentra por ahora mejores variantes y espera la mejoría de los ausentes.

El próximo domingo, frente a Argentinos, podría volver Gago, quien se recupera de una pequeña fisura en una costilla y todavía evidencia algunos dolores en la zona afectada. Gago es el único de los tres grandes ausentes que estaría en condiciones de jugar y es, además, el único que podría apuntalar el alicaído fútbol del conjunto. Distinto es el caso de Palacio (ver aparte), esguince en el ligamento interno de la rodilla derecha, quien deberá esperar como mínimo una semana más, y de Battaglia, que arrastra una pubalgia importante y todavía no debutó en el torneo. En ninguno de los tres casos, por decisión del propio Basile, el cuerpo médico de Boca acelerará los procesos de recuperación.

Con espíritu paciente, Basile dirigió ayer la primera práctica del equipo tras la derrota en la Bombonera y mandó a los titulares a realizar trabajos físicos livianos. Sólo hicieron fútbol los habituales suplentes, quienes vencieron a un equipo de la Quinta División por 5-1. El técnico, mientras despunta el enigma, observó el trabajo de Neri Cardozo y de Delgado, dos que tendrían chances de jugar desde el arranque ante los de La Paternal, por Bilos y Barros Schelotto, respectivamente.

Compartir: 

Twitter
 

Clima deliberativo en Boca a partir de la crisis.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.