DEPORTES › DESDE LOS GOBIERNOS NACIONAL Y PROVINCIAL FRENARON LA MOVIDA JUDICIAL QUE FAVORECIA A LA DOCE

Si va la barra, el resto se queda en casa

A partir del polémico fallo del juez Calvente de hacer lugar a un recurso de amparo que permitía que Rafael Di Zeo y otros 13 barrabravas de Boca pudieran ir a ver el partido con Racing, Arslanian decidió que no haya operativo de seguridad, lo que obliga a la AFA a suspender el encuentro.

 Por Raúl Kollmann

El partido Racing-Boca quedó anoche prácticamente suspendido a raíz de una amplísima decisión de los gobiernos nacional y bonaerense. El anuncio fue hecho por León Arslanian, pero las fuentes dicen que se consultó hasta al presidente Néstor Kirchner. El gobernador Felipe Solá, incluso el titular de la AFA, Julio Grondona, y los dirigentes de Racing estuvieron de acuerdo en frenar una asombrosa movida judicial en la que se combinaron los defensores de los integrantes de La Doce con el juez Raúl Calvente, socio y plateísta de Boca, que delante de funcionarios públicos dijo que “esos muchachos no son peligrosos, yo simpatizo con ellos”. Según Arslanian, Calvente emitió la resolución fuera del horario judicial como para evitar cualquier recurso y en el texto obliga a la Bonaerense a darles custodia a Di Zeo y sus hombres, poner ocho efectivos a disposición para acompañarlos durante el partido, al tiempo que le indica a Racing que debe venderle plateas a los 14 barrabravas. “Todo esto es vergonzoso, impertinente y no vamos a dar ninguna seguridad en esas condiciones”, dijo el ministro.

Como se sabe, Racing esgrimió el derecho de admisión para impedir la entrada mañana a miembros de su propia barra y a los integrantes de la 12 condenados por actos de violencia. “Racing está en su deseo y en su derecho de excluir a quienes tienen antecedentes de violencia –dijo anoche Arslanian–. Y lo hace por la necesidad de preservar la seguridad. Contra ello, entre gallos y medianoche, se presentó un amparo que fue resuelto por el juez de Lomas de Zamora en forma ilegal, fuera del horario judicial. En esas condiciones, nosotros no vamos a prestar seguridad al evento porque tenemos que adecentar el fútbol. Yo me comuniqué con Grondona y convinimos que el partido se cancela.”

En un trámite insólito, el juez Correccional número 3 de Lomas de Zamora, socio y plateísta de Boca Juniors, autorizó al Rafa y a otros 13 barrabravas a entrar al partido en la cancha de Racing. La secuencia fue la siguiente:

- Según Calvente, le “dejaron” la causa judicial el jueves al atardecer en su juzgado. Es decir que no había sido sorteada como correspondía y que fue elegido deliberadamente para que tomara el caso.

u Sin embargo, él dice que no se dio cuenta de que no existió el sorteo reglamentario y empezó a trabajar en el expediente.

- A las siete de la mañana de ayer citó en el juzgado al titular del Comité Provincial de Seguridad Deportiva, Mario Gallina. En ese encuentro le anunció que haría lugar al recurso de amparo presentado por los abogados de Di Zeo, Juan Martín Cerolini y Marcelo Rocchetti. Le dijo a Gallina que los de La Doce “son buenos muchachos”. Por lo tanto, le reclamó al ex árbitro que pusiera una custodia policial a los barrabravas en el camino hacia el cilindro racinguista.

- Al mismo tiempo, el juez se comunicó con Blanquiceleste S.A. y también le adelantó que fallaría a favor de Di Zeo y que, por lo tanto, Racing debía darle una ubicación a los barrabravas. De entrada nomás se habló de plateas, aunque se barajó un codo del estadio.

- El magistrado sostiene que, de la misma manera, consultó al jefe distrital de Avellaneda de la Bonaerense, Salvador Baratta, quien supuestamente le dijo que podía garantizar la seguridad.

- A media mañana, se difundió por radio que Calvente iba a favorecer a La Doce con su fallo y se puso en duda la validez de la resolución ya que, según opinaban varios jueces bonaerenses, el magistrado debía excusarse de actuar en la causa por ser plateísta y socio de Boca.

- En forma asombrosa, a las doce del mediodía el juez se declaró incompetente. Según él, fue en ese momento que se dio cuenta que no se había cumplido con el sorteo reglamentario. Otros creen que el magistrado percibió el escándalo que se venía por su fallo y por haber actuado en una causa que se le “entregó”, sin sorteo, a un juez percibido como proclive a la Doce.

- El juez mandó entonces el expediente a sorteo y, en forma asombrosa, la causa apareció en sus manos tres horas más tarde. En el medio, sucedió que el sorteo adjudicó la causa al juzgado número 8, pero éste –como suele suceder los viernes a la tarde– se excusó y se lo devolvió a Calvente. El magistrado argumentó que “ya era muy tarde y tuve que decidir yo porque ya no había más tiempo”.

- El fallo estaba cantado. En diálogo con el programa radial “El Exprimidor”, Calvente admitió que es socio y plateísta de Boca, pero que en este caso Boca no está involucrado, sino Racing y La Doce, por lo tanto él podía tomar la decisión.

- Sostuvo también que los barrabravas de La Doce no tienen antecedentes. “Sí, es cierto que tienen condena de un Tribunal Oral, pero ese fallo está apelado a la Casación, por lo tanto no se puede considerar como antecedente”. La gente de Racing y también la del Ministerio de Seguridad bonaerense, en cambio, manifestaron que el club albiceleste ejerció el derecho de admisión contra integrantes de las dos vertientes de su propia barrabrava, 36 personas de La Guardia Imperial y otros 36 de la llamada El Morro, además de 14 hombres de La Doce y que, como señaló Arslanian anoche “el derecho de admisión en este caso está fundamentado, porque Di Zeo, por ejemplo, fue condenado a más de cuatro años de prisión por hechos de violencia. Es una sentencia condenatoria. No podemos permitir que nos envuelvan en artilugios”. El ministro de Seguridad bonaerense calificó la resolución de Calvente de amañada, complaciente y que lo pone en situación de afrontar un jury de enjuiciamiento.

Se llegó así al punto más alto de una fuerte pulseada que se desarrolló a lo largo de todo el día. Los barrabravas consiguieron, a través de esa llamativa movida judicial, que les permitan entrar a la cancha de Racing casi como invitados de lujo, con custodia y ubicados en la platea. Era demasiado para el poder político que viene de una semana en que, como adelantó Página/12 ayer, tuvo a otros barrabravas como protagonistas de hechos rechazados por una amplia mayoría. El Tuto Muhamad, de la barra de Chacarita, apareció a las trompadas en el Hospital Francés, y los pesados de Independiente y Estudiantes de La Plata, mezclados respectivamente con los camioneros y los grandotes de la Uocra de La Plata, ocuparon el centro de la escena en San Vicente. Las inminentes imágenes de Di Zeo, triunfante, entrando en El Cilindro, iban a desatar otra tormenta en la opinión pública. Y eso desató la reacción en La Plata y en la Casa Rosada.

Compartir: 

Twitter
 

Rafael Di Zeo y otros integrantes de la barra de Boca. Por ellos se suspende Racing-Boca.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.