ECONOMíA › ENERGIA TRATO DE LLEVAR TRANQUILIDAD A LA INDUSTRIA

Sin cortes aunque prendan todo

 Por David Cufré
Desde Córdoba

“Durante el verano no habrá cortes de energía, aunque todos los ciudadanos usen sus aparatos eléctricos, en eso quédense tranquilos”, garantizó ayer el subsecretario de Combustibles, Cristian Folgar, al exponer en la conferencia de la Unión Industrial Argentina. El funcionario fue igual de categórico para descartar aumentos de tarifas o un agravamiento de los castigos a los usuarios que no ahorren electricidad, tal como había sugerido la central fabril. Otra de sus definiciones, en la amplia y compleja agenda energética, fue que no hay faltantes de gasoil, sino, a lo sumo, problemas de logística y distribución no muy difíciles de resolver. De todos modos, confirmó que seguirán los controles para evitar maniobras especulativas con el combustible.

En el cierre del seminario de la UIA, el panel energético era el que despertaba mayor interés. Sin Julio De Vido, quien declinó la invitación por cuestiones de agenda, el Ministerio de Planificación estuvo representado por Folgar y por el subsecretario de Coordinación, Roberto Baratta. Ambos funcionarios prepararon un detallado informe con las acciones encaradas por el Gobierno desde 2003 a la fecha para responder al “enorme desafío de proveer energía a una economía que crece como casi ninguna otra en el mundo”.

Los industriales se mostraron alineados con esa base argumental. El presidente de la UIA, Héctor Méndez, había descartado que exista una crisis, y los dos especialistas de la entidad que expusieron ayer, Marcelo Martínez Mosquera y Oscar Vignart, plantearon que el cuadro de abastecimiento energético es complicado en todo el mundo. “Habría que subsidiar a los usuarios para que instalen en sus casas artefactos más eficientes, que consuman menos electricidad”, leyó Vignart. “Saben dónde se publicó esto la semana pasada. No fue en ningún diario argentino. Fue en el Wall Street Journal”, señaló, a modo de ejemplo de las dificultades que también existen en Estados Unidos.

“Nosotros no tenemos ni la mitad de los problemas que se vieron en California o Nueva York. No tuvimos ni vamos a tener apagones como los de Europa”, se plegó Folgar. Dentro del cuadro de medidas que tomó el Gobierno para atender el incremento de la demanda, el funcionario incluyó la creación de los Fideicomisos Financieros para obras de infraestructura. “La Comisión Nacional de Valores (CNV) se encuentra en el tramo final de aprobación de estos instrumentos”, comentó, y destacó que la futura emisión de esos bonos ya fue bendecida con una calificación de A +, lo que habilita a las AFJP a invertir en ellos. El subsecretario pronosticó importantes desembolsos de las administradoras en esos títulos.

Aunque los industriales no interpelaron a los representantes del Gobierno, tanto Folgar como Baratta se mostraron a la defensiva: explicaron con lujo de detalles las obras encaradas, las leyes referidas a cuestiones energéticas que el Ejecutivo envió al Congreso (seis en total) y los proyectos puestos en marcha de 2003 en adelante. Todo para demostrar que el Gobierno era consciente de la necesidad de trabajar para cubrir una demanda creciente. “Cuando presentamos el gasoducto del Noreste y el gasoducto desde Venezuela nos dijeron que eran obras faraónicas y ahora se demuestra que son necesarias”, aseguró Folgar.

“El Gobierno no sólo tiene un plan energético, sino que lo está implementando en tiempo y forma”, sostuvo Baratta, en respuesta a las críticas de la oposición sobre la tardanza en implementar los proyectos anunciados. También tuvo tono de respuesta la explicación de Folgar sobre las obras de tendido eléctrico hacia Santa Cruz. “Por qué vamos a Río Gallegos con las líneas de transmisión eléctrica, ¿porque es la provincia del Presidente?”, indicó. “No, vamos porque allí están las nuevas fuentes de generación”, completó.

En cuanto al plan de ahorro energético, que Méndez cuestionó porque los castigos a los usuarios son demasiado blandos, el funcionario confirmó que seguirá tal como está. “El último invierno los usuarios residenciales bajaron su consumo de gas en 3 millones de metros cúbicos por día”, valoró. Tampoco habrá cambios en las tarifas ni se analizan proyectos como el de corrimiento de la hora. Nada de eso hace falta, sostuvo, y los usuarios deben quedarse tranquilos porque “no habrá cortes”.

“Cuando muchos hablan de crisis para nosotros es un mérito, porque significa que tenemos más industria y más trabajo”, insistió Folgar. Por último, se refirió al acuerdo con Bolivia para importar gas. Señaló que Enarsa podría invertir fuertes sumas en aquel país para explorar y explotar yacimientos, con financiamiento internacional. “Es una posibilidad”, admitió, aunque aclaró que es un tema para definir más adelante. También recordó que, si hiciera falta, Enarsa podría abrir su capital a la Bolsa.

Después de su discurso, Folgar respondió preguntas de la prensa. Allí dijo que “hay gasoil suficiente para abastecer toda la demanda” y que los problemas que surgen son por trabas en la distribución. Igualmente, confirmó que inspectores de la Secretaría de Energía continuarán yendo a verificar que no se produzcan maniobras especulativas. Finalmente, reveló que Shell todavía no presentó documentación para conseguir la aprobación de venta de su nuevo gasoil.

Compartir: 

Twitter
 

Scioli y Héctor Méndez, en el cierre de la Conferencia Industrial.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.