ECONOMIA › PLAN DE INCENTIVOS PARA ALENTAR LA INVERSION EN PETROLEO Y REFINERIAS

Un plus para no caer en el pozo

Como un eslabón más de la política defensiva a la que obliga la crisis internacional, el gobierno nacional puso en marcha dos programas de incentivos a la inversión en exploración y explotación hidrocarburífera, uno, y en plantas de refinación, el segundo. Los programas Petróleo Plus y Refinación Plus buscan rescatar y mantener en pie planes de inversión en dichos sectores por 8570 millones de dólares, mediante el otorgamiento de certificados de crédito fiscal (documentos de pago de impuestos), devolución de las retenciones por producción adicional e incorporación de reservas y otros beneficios impositivos (devolución anticipada del IVA y amortización acelerada de Ganancias).

“Este plan es de carácter estratégico y estructural, no sólo porque se refiere a un sector importante como el energético, sino por su modalidad”, destacó la presidenta Cristina Fernández, que encabezó el acto de presentación. “Antes los incentivos fiscales eran para transferir ingresos, sin verificar resultados en la práctica, hoy los incentivos serán contra resultados concretos”, remarcó.

Los principales núcleos de la inversión prevista se concentra en los siguientes puntos:

- En desarrollo de yacimientos marginales, por 3850 millones de dólares, cuyo objetivo es incrementar la producción de crudo.

- En exploraciones off shore (plataformas marinas ubicadas costa afuera en el mar Argentino), se prevé lograr 2500 millones de dólares en inversiones. Su consecuencia sería un posible incremento de reservas y de producción.

- En materia de refinación, las obras de ampliación de capacidad de coquización para conversión de crudos pesados, con una inversión de 950 millones de dólares, generaría mayor producción de gasoil y naftas.

- La incorporación de dos nuevos reformadores catalíticos continuos, con un costo de 650 millones, también tendría como resultado la elaboración de más naftas.

- El resto, 300 millones en producción de crudo y 500 millones en refinación, se dividen en distintos proyectos de infraestructura de asbsorción de crudos pesados, remodelación de plantas y nuevas instalaciones en las existentes.

Además de los resultados en materia de producción, se espera lograr un impacto en la actividad de prospección sísmica y perforación, mayor exploración en tierra y costa afuera e incremento de actividades de desarrollo (perforación, utilización de equipos, construcción y montaje de plantas, tendido de oleoductos, e incremento de la capacidad de generación eléctrica y de bombeo). En el “downstream” (procesamiento), se obtendría una nueva refinería y un aumento de la actividad de ingeniería y construcción en las existentes (nuevas unidades de proceso, capacidad de almacenamiento y ampliación de poliductos).

El ministro de Planificación, Julio De Vido, estimó que como resultado de estos programas, la producción de crudos aumentará 13 por ciento en cinco años y se generarán dos mil nuevos empleos. Durante la presentación que tuvo lugar en la Quinta de Olivos, De Vido definió a la Argentina como “un país productor de petróleo y de gas, y circunstancialmente exportador de los mismos”.

En los últimos años, la producción de crudo y de gas natural se redujeron, mientras la demanda final de combustibles y derivados crecía. La exportación decayó hasta quedar limitada a los meses en los que se reduce la demanda interna, y en los meses de mayor demanda el país requiere importar gas y combustibles líquidos para abastecerse. La suba de precios internacionales no logró alentar la producción, pero en cambio provocó un desfasaje entre los precios internos y el del abastecimiento externo, que obligó a subsidiar a este último.

Compartir: 

Twitter
 

“Este plan es de carácter estratégico”, destacó la Presidenta.
Imagen: DyN
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared