ECONOMíA › OPINIóN

Las pymes defienden el empleo

 Por Horacio G. Roura *

La Fundación Observatorio PyME, que cuenta entre sus socios con la Universidad de Bologna y con la Unión Industrial Argentina, difundió recientemente un conjunto de datos sobre las pequeñas y medianas empresas (pymes) que presentan una versión engañosamente negativa de la evolución del empleo en ese tipo de empresas, y de las expectativas de sus dueños. La fuente son las encuestas realizadas por dicha fundación, origen que sesga y desacredita los datos publicitados. En efecto, un análisis pormenorizado de los aspectos metodológicos del mencionado estudio, según la ficha técnica del mismo, permite suponer –por omisión– las verdaderas intenciones de sus autores, ya que las fallas técnicas que surgen son relevantes:

En primer lugar, el reducido tamaño de la muestra, pues con 430 casos se quiere hacer representativa de 50.000 pymes industriales de todo el país (generalización ambiciosa si la hay). Luego, la antigüedad de la base de datos de empresas sobre la que se define esa muestra. En la ficha técnica del estudio mencionado se dice que se basa sobre el Directorio de Unidades Económicas (Dinue), producido por el Indec, del año 2000 corregido con los datos del Censo Nacional Económico 1994. Más allá del hecho insólito de corregir un dato del año 2000 con otro de 1994, incluyendo que uno tiene como unidad estadística de referencia la empresa (Dinue) y el otro al establecimiento (Censo Nacional Económico), si consideramos que en los últimos años se han abierto más de 50.000 empresas anuales, sólo un milagro puede hacer que una muestra tomada de esta población tan antigua refleje con veracidad los hechos económicos y expectativas empresariales que se describen con gran soltura.

Otro detalle criticable de la metodología utilizada para la elaboración del estudio que tanto se difundió muestra que la captura de la información no es realizada como se hace habitualmente: en lugar de realizar entrevistas personales a los empresarios se solicita a los mismos que luego de completar un cuestionario lo remitan por fax a las oficinas del Observatorio PyME, lo cual da amplio margen de error de interpretación en las preguntas, con los errores que esto puede ocasionar. Finalmente, no se menciona si los datos corresponden a fines de 2008 o al corriente año, no se especifica cuándo se realizó la encuesta, ni se menciona las localidades encuestadas.

Con esa débil base estadística se obtienen resultados que, aparte de objetables, son presentados de manera tendenciosa, para mostrar un panorama infundadamente pesimista. No podemos compartir ese pesimismo cuando contamos con datos técnicamente mejores y más recientes. A partir de la última encuesta (marzo de 2009) del programa Mapa PyME, del Ministerio de la Producción, que releva más de 2000 empresas de todos los sectores, elegidas de una base actualizada al 2004, mediante encuestadores presenciales, se observa la realidad, que se muestra muy distinta y alentadora.

El mantenimiento del nivel de empleo en las pymes durante 2008 resulta un dato especialmente alentador si se compara con el contexto internacional, donde sólo en los Estados Unidos se pierden 650.000 puestos de trabajo por mes, casi un 1 por ciento de la fuerza laboral por bimestre. Que Brasil ha perdido más de 650.000 empleos; que España llegó a los 4.000.000 de “parados” y que la perspectiva para 2010 para los siete países más ricos del planeta es que dupliquen sus desempleados de 18 a 36 millones, según la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico.

De la encuesta Mapa Pyme surge que casi la totalidad de las pymes mantiene a sus trabajadores, echando por tierra las visiones catastróficas como las del Observatorio. La realidad medida con el rigor estadístico necesario muestra que el 98 por ciento de las pymes de todo el país conservó puestos de trabajo durante el primer bimestre de este año. Más aún, el 90 por ciento de las pymes piensa en mantener su plantel en el segundo semestre del año, y un 7 por ciento estima que tendrá que aumentar su nómina de empleados.

Esto es claramente una señal de que la solidez del modelo productivo iniciado en el 2003 es captada por quienes son uno de sus principales beneficiarios: las pymes, tanto industriales, como comerciales y de servicios. Que la combinación de un dólar competitivo, solvencia fiscal y la defensa de la producción nacional, que permitió al país crecer a tasas inéditas durante más de cinco años, ha generado anticuerpos suficientes para sobrellevar la profunda crisis mundial de mejor manera que muchos países de mayor peso económico.

Lo cual no significa negar que la economía se haya ralentizado, ni que ciertos sectores, asociados a la demanda externa, enfrenten algunas dificultades. Pero así como no hemos de negar ciertos efectos desfavorables de la crisis de la que no somos responsables, también debemos mostrar –y no escamotear y tendenciosamente desdibujar– los datos positivos. Los empresarios pyme, conscientes de las políticas activas orientadas a ellos desde el Ministerio de Producción, de la Anses, del BNA, y de otros organismos del gobierno nacional, lo saben. Prueba de ello es que el 15 por ciento declara haber invertido en el primer bimestre de 2009, y que casi el 20 por ciento tiene expectativas de hacerlo durante el segundo semestre.

Todo esto nos lleva a pensar que la citada Encuesta es sólo una excusa para hacer público lo que ciertos grupos de interés quieren hacer creer a la sociedad, disfrazando las opiniones tendenciosas como si fueran datos “serios”. Los datos serios muestran otra realidad: los empresarios pyme, en medio de una crisis internacional inédita, apoyan el modelo productivo que comenzó en 2003 preservando el empleo porque toman decisiones en base al futuro promisorio que esta política económica les asegura.

* Subsecretario de la Pequeña y Mediana Empresa y Desarrollo Regional.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.