SOCIEDAD › PODRíAN PROHIBIR EN FRANCIA LA IGLESIA QUE HIZO FAMOSA TOM CRUISE

La cienciología, a juicio

El movimiento cienciológico llega a una Corte parisina imputado de “fraude”: se lo acusa de ser, más que una religión, una organización que sólo busca captar el dinero de los adeptos que va ganando y establecer sobre ellos un control psicológico.

 Por John Lichfield *

Desde París

El movimiento cienciológico fue a juicio ayer en París por “fraude organizado” en un caso que podría llevar a que los organizadores del culto fueran proscriptos en Francia. El servicio de la fiscalía estatal de Francia no apoyó el juicio, pero niega que su decisión haya estado influenciada por el lobby de políticos franceses, incluido Nicolas Sarkozy antes de ser presidente, y de prominentes cienciólogos, como el actor Tom Cruise. Después de una investigación de 11 años, a raíz de quejas de cuatro ex cienciólogos franceses, un magistrado independiente e investigador decidió que el juicio debía seguir.

Dos mujeres demandantes sostienen que, entre 1997 y 1999, el movimiento francés las persuadió de pagar el equivalente a 20.000 euros cada una en drogas, vitaminas, consejos, saunas y equipo para mejorar su salud mental y física. Esto incluía una “electrómetro” para medir el estado de su “condición espiritual”. El movimiento es acusado de “identificar y resolver supuestas dificultades psicológicas” y promocionar el “florecimiento personal” de sus adeptos con el “único objetivo de capturar sus recursos” y “establecer un control psicológico sobre ellos”.

Aunque algunos cienciologistas, entre ellos el fundador del culto, L. Ron Hubbard, ya fueron condenados previamente en forma individual en Francia, ésta es la primera vez que el movimiento mismo es acusado en una corte francesa de cometer sistemáticas actividades delictivas. Siete miembros líderes del movimiento en Francia también están enjuiciados.

La cienciología, oficialmente aceptada como una religión en Estados Unidos, fue llevada a juicio en Francia por escroquerie en bande organisé, es decir, un fraude financiero organizado. También está acusada de dar drogas ilegalmente a sus miembros. Dos de los demandantes originales han retirado sus cargos.

Las principales organizaciones francesas del movimiento puede verse obligadas a cerrar si son condenadas después de un juicio de dos a tres semanas.

La vocera francesa del culto, Daniele Gounord, protestó ayer con el argumento de que la cienciología era víctima de un “juicio por herejía” y “falsas acusaciones”. Olivier Morice, abogado de los dos restantes demandantes, dijo que la Corte tendría la oportunidad “de una vez y para siempre” de examinar la evidencia de que los líderes de la Iglesia de la Cienciología están movidos por ganancias económicas.

Esta fue la conclusión a la que llegó el informe entregado por el magistrado investigador, Jean-Christophe Hullin, hace tres años. Dijo que la cienciología era “antes que nada una organización comercial” motivada por “una absoluta obsesión con las ganancias”. La fiscalía del Estado francés rechazó las conclusiones del juez Hullin y decidió en 2006 que la cienciología no debía ser procesada. Fuera lo que fuera que pensaban los de afuera, la fiscalía decidió que la cienciología estaba motivada por “convicción religiosa” y no por “ganancias personales”.

El actor y cienciólogo Tom Cruise había liderado una campaña para bloquear la acción legal, que es la última de cinco contra el movimiento en Francia desde la década de 1970. En un punto, buscó y obtuvo una reunión con Sarkozy antes de que fuera presidente. La fiscalía niega cualquier conexión entre este lobby político y su decisión de recomendar una absolución.

El juez Hullin decidió enviar el caso a juicio a pesar de la decisión de la fiscalía. Bajo la ley francesa, el magistrado investigador puede invalidar a la fiscalía, pero las chances de una fiscalía exitosa están inevitablemente atenuadas. Los demandados, incluida la Iglesia de Cienciología misma, están acusados formalmente de engañar a los demandados “usando sistemáticamente pruebas de personalidad sin valor científico, con el único objetivo de vender servicios y productos”.

La cienciología fue fundada en 1952 por un ex escritor de ciencia ficción L. Ron Hubbard. Aunque las enseñanzas completas de la cienciología están disponibles sólo para los más altos adeptos, el centro de sus creencias es que todos los humanos son seres inmortales que se han alejado de su verdadera naturaleza. Las almas humanas o “thetans” pueden ser reencarnadas. Muchos han vivido ya en otros planetas en el universo.

El movimiento “audita” las almas de los miembros y posibles miembros y –a cambio por honorarios o donaciones– receta cursos de “purificación”, incluyendo vitaminas, drogas y largos saunas. La cienciología afirma que es una religión, como cualquier otra religión con creencias que pueden ser inverosímiles para los de afuera. Su enfoque, sostiene el culto, podría llevar a un mundo sin crímenes ni guerras.

* De The Independent de Gran Bretaña, especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère

Compartir: 

Twitter
 

Eric Roux, uno de los portavoces de la iglesia de la Cienciología, al llegar a los tribunales.
Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.