ECONOMíA › KIRCHNER CONTRA TECHINT, ESTA VEZ POR EL REPARTO DE GANANCIAS

La crisis mal distribuida

El ex presidente denunció que mientras Siderar adeuda 27 millones de pesos a sus trabajadores, Techint reparte beneficios y asigna un premio de 6 millones de dólares a un director. Un comunicado de la firma que intentó desviar la atención.

La esgrima verbal y política entre la sociedad política de Néstor y Cristina Kirchner (ex y actual presidentes) y el grupo transnacional Techint recogió ayer un nuevo y revelador capítulo. El ex presidente lanzó sus dardos desde el microestadio de Racing, en Avellaneda, cuando en un acto de la UOM de esa localidad denunció que un directivo del grupo se había apropiado de honorarios y asignaciones, producto de las ganancias por producción de las firmas del holding, por 6 millones de dólares. Pero, al mismo tiempo, eludía el pago de una deuda por 27 millones de pesos con los trabajadores de la planta de San Nicolás de Siderar (ex Somisa), excusándose en la crisis. El grupo, a través de un comunicado de Siderar, informó que por el último ejercicio no había distribuido dividendos. Un intento de desviar la atención, ya que los dichos de Néstor Kirchner aludían, claramente, al reparto de 354 millones de dólares en dividendos de Tenaris, la empresa tenedora de la mayoría del paquete accionario de las firmas productoras de tubos del grupo, de los cuales 6 millones fueron asignados a un solo director.

“Dada la difícil situación del mercado argentino –con una caída de más del 50 por ciento– y las significativas pérdidas de 388 millones de pesos en el último trimestre de 2008, la asamblea ordinaria de accionistas del 15 de abril de 2009 decidió NO distribuir dividendos”, explica el comunicado que ayer por la tarde distribuyó Siderar, firma del grupo que explota la planta de San Nicolás. Así, con el NO destacado en mayúsculas. La pretensión, después de los dichos de Kirchner al mediodía en Avellaneda, era evidentemente descalificarlo al dar la sensación de que el ex presidente había atacado con un dato erróneo. Horas más tarde se conocería la cara oculta de la noticia.

“Hay crisis para pagarle lo que les deben a los trabajadores de Siderar, y no hay crisis para retirar, dentro de ese mismo grupo económico, seis millones de dólares por asignación de honorarios a un director en función de la rentabilidad de la empresa”, había dicho, textualmente, Néstor Kirchner en el acto en Avellaneda. Fue en el marco de un discurso en el que reclamó mayor responsabilidad social a los empresarios frente a la difícil situación económica. “Si las empresas tienen que ganar un pesito menos, que lo hagan, pero que no se pierda un solo empleo”, suplicó. Y reiteró que “no puede ocurrir que una empresa cobre millones de dólares por ganancias de la producción y no quiera pagarles a los trabajadores de San Nicolás lo que les corresponde”. La deuda a la que se refirió el ex presidente es por los premios que cobran como bonus anual los trabajadores de Siderar, que ascenderían a un monto global de 27 millones de pesos, y que este año no fueron abonados bajo la justificación de la crisis imperante.

Sin embargo, los números que ayer difundió el grupo Techint, a través de Siderar –empresa cotizante en Bolsa– están referidas exclusivamente a los libros de esa unidad de negocios. No expresan la realidad consolidada del holding. De hecho, buena parte de las operaciones de compraventa de sus productos se realizan intrafirma, es decir entre empresas vinculadas que pertenecen al mismo grupo (Techint). En esos casos, suele ser complicado conocer si los precios de transferencia responden a los valores de mercado o si existen transferencias de ganancias entre empresas asociadas. De hecho, fue éste uno de los conflictos que tuvo el grupo en Venezuela y derivó en la decisión soberana del gobierno de Hugo Chávez de disponer la nacionalización de Sidor: la planta siderúrgica le reclamaba al mercado interno un precio muy elevado por sus productos, pero exportaba a sus filiales en México a un precio muy inferior, privilegiando así este destino y promoviendo la competencia de los productos elaborados en México, en sus filiales, en el propio mercado venezolano, en contra de la producción en este último país.

En el caso de Siderar y su controlante ocurre que, mientras Siderar denuncia pérdidas y caída del mercado local, Tenaris distribuye utilidades en el mismo ejercicio por 354 millones de dólares. De dicha suma, 153 millones ya se habían anticipado como pagos de dividendos por el ejercicio 2008 en noviembre de ese año, según referencias del ámbito empresario comentadas ayer. El resto, los 200 millones adicionales, se resolvió distribuirlos en la última semana, a razón de 0,43 dólares por acción. Dentro de ese total, están contemplados los seis millones de dólares que fueran asignados como “premio”, en forma de honorarios, a un solo director.

Tenaris pasó a ser la cabeza internacional del grupo Techint en el mercado de tubos, cuando el grupo de los Rocca extendió su campo de acción a territorios venezolano y mexicano. No existe físicamente como empresa industrial, pero sí como “persona legal” propietaria de las participaciones mayoritarias del grupo en México, Argentina y hasta hace pocas semanas en Venezuela. No hace el trabajo, pero recoge las ganancias de sus controladas. Y las reparte, a veces generosamente entre sus directores, que en el caso de los más apreciados son, a la vez, directores de filiales como Siderar.

A éstos se refería ayer Kirchner. Techint hizo como que no entendió.

Compartir: 

Twitter
 

Paolo Rocca, el heredero del holding. Generoso con los directores, avaro con los empleados.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.