ECONOMíA › EL GOBIERNO ANUNCIO EL PAGO ANTICIPADO DE INTERESES DEL BODEN 2012. LOS QUE SE PRESENTEN DEBERAN ASUMIR UNA QUITA

El que tenga dudas, puede pasar por caja

Frente a las especulaciones de que el Estado no tiene vocación o capacidad para afrontar los pagos de deuda, el Gobierno resolvió cubrir dos meses antes de lo pautado el compromiso más grande del año. Son 2251 millones de dólares. Habría quitas del 3 al 5 por ciento.

El Gobierno concretó una jugada con la que pretende clausurar las especulaciones sobre su vocación de pago de la deuda. El jefe de Gabinete, Sergio Massa, anunció anoche que el Tesoro está dispuesto a afrontar con dos meses de anticipación el vencimiento más pesado del año, por 2251 millones de dólares, correspondiente a un cupón de intereses del Boden 2012. La fecha prevista para ese pago es el 3 de agosto, pero frente al momento político especial previo a los comicios y a las operaciones de la city sobre un supuesto riesgo de default, el Ejecutivo decidió mostrar su voluntad y capacidad de asumir el compromiso antes de esa fecha. La semana que viene abrirá una licitación a la que podrán presentarse de manera voluntaria los tenedores del bono que prefieran asegurarse el dinero de inmediato. Claro que no será gratis. Deberán asumir un descuento que será, de piso, equivalente al del valor presente del cupón, y seguramente algo más. La expectativa es que la quita sea del 3 al 5 por ciento.

“Sabemos que hay elecciones y que muchos especulan con que hay riesgo de que no paguemos. El que tenga esa duda puede venir y cobrar ahora, pero que pague el precio de su duda”, desafió Massa. El funcionario se presentó en conferencia de prensa junto al ministro de Economía, Carlos Fernández, y el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, luego de definir los últimos detalles del pago anticipado con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. La resolución que convoca la licitación aparece publicada hoy en el Boletín Oficial, según anticiparon. El mercado descontaba la operación, que el Gobierno había dejado trascender hace varias semanas, y eso apuntaló una suba acelerada del precio de los títulos públicos.

El coro de operadores financieros que viene apostando desde 2003 que la economía argentina está por caer intensificó a fines del año pasado su prédica sobre el supuesto riesgo de default. La predicción se fue corriendo en el tiempo a medida que el Tesoro cubrió puntualmente cada vencimiento. La última versión que empezó a instalarse es que el deterioro de las cuentas públicas, ahora tapado, se haría visible después de las elecciones. Y que una eventual derrota del oficialismo complicaría todavía más la gobernabilidad. Frente a ese escenario, el Gobierno resolvió “dar una señal contundente al mercado de la voluntad y capacidad de pago de la deuda”, según dijo Massa cinco veces durante la conferencia de prensa.

En Economía admitieron que algunas voces de la city dirán ahora que las dificultades para pagar la deuda serán pronosticadas para 2010. Ayer los funcionarios se esmeraron en demostrar que el programa financiero de este año está cerrado y que trabajan con margen para el año siguiente. “La intención del pago anticipado es dar confianza, mostrar la fortaleza fiscal y externa. Algunos tienen dudas de que tengamos los dólares. Bueno, les queremos mostrar que los dólares están y que los vamos a usar”, explicó Massa. La disponibilidad de divisas, indicó, es producto de un superávit comercial que sigue siendo alto pese a la crisis. “Esto busca mostrar la capacidad de pago del país y si alguno tiene dudas sobre lo que puede pasar después de las elecciones, entonces que pague por esa duda y entregue sus cupones a un menor valor”, insistió Massa.

El funcionario dijo que el resultado de la operación en cualquier caso será beneficioso para el Estado: “Si se presentan pocos bonistas querrá decir que hoy confianza en la Argentina, porque los acreedores preferirán esperar al 3 de agosto en lugar que sufrir un descuento por cobrar antes. Y si vienen muchos, entonces será que no hay tanta confianza, pero el Estado tendrá un ahorro porque pagará menos por el vencimiento”, razonó. En rigor, la jugada del Gobierno apunta a que haya una escasa participación y así mostrar que existe confianza.

La licitación estará abierta el jueves y viernes de la próxima semana, según anticipó Lorenzino. Se hará a través del Mercado Abierto Electrónico (MAE), sin intervención de bancos ni pago de comisiones. Los inversores minoristas, que tienen menos del 10 por ciento del total de los Boden 2012, podrán participar, aunque en este caso a través de una institución financiera. Sin embargo, Lorenzino puso énfasis para recomendar a ese segmento que no se sume a la operación porque sufrirá una quita innecesaria. Massa también sostuvo que la Anses, que tiene alrededor del 25 por ciento de los bonos, tampoco se presentará. No tendría sentido, porque sería una demostración de desconfianza del organismo público en el propio Estado.

Cerca del 70 por ciento de los Boden 2012 están en poder de inversores del exterior. Massa afirmó que la licitación se lanza en este momento porque el precio del título “tocó techo”. A la vez, dijo que no se trabaja en una opción de canje del bono porque el Estado tiene recursos como para afrontar los vencimientos. Respecto del pago al Club de París y el lanzamiento de una oferta a los holdouts, que Cristina anunció el año pasado antes del estallido de la crisis internacional, Massa dijo que se “sigue trabajando” en ambos temas. “Lo analizamos en el marco de la situación internacional y siempre pensando en la conveniencia de nuestro país”, señaló, esquivando más precisiones.

Compartir: 

Twitter
 

“Algunos tienen dudas de que tengamos los dólares. Les queremos mostrar que los dólares están y que los vamos a usar”, desafió Massa.
Imagen: Martín Acosta
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.