ECONOMIA › LA PRODUCCION MANUFACTURERA DE JUNIO RETROCEDIO 0,6 POR CIENTO RESPECTO DEL MES ANTERIOR

Pasan los meses y la industria no levanta

La caída intermensual contrastó, en cambio, con una leve suba de 1 por ciento respecto del mismo período del año anterior. Esa recuperación estuvo apuntalada por el rubro alimentos. En el sector automotor el retroceso se desacelera.

La producción manufacturera de junio no muestra signos contundentes de recuperación: cayó 0,6 por ciento frente a mayo. Aunque en términos interanuales se revirtió la tendencia bajista de todo el año y el crecimiento contra junio de 2008 fue de 1 por ciento. Los datos son anticipos del Estimador Mensual Industrial (EMI) que confecciona el Indec. Del informe se destaca el crecimiento interanual del sector alimentario y las fuertes bajas del textil e industrias básicas, aunque este último creció en el último mes. Acompañó a esta suba el sector automotor. Si bien el dato de junio de la UIA todavía no está confeccionado, las bajas en el año que la entidad publicó superan ampliamente a las oficiales y son el sustento para sus reclamos sectoriales.

En las últimas semanas algunos informes privados difundieron datos positivos, como el incremento en la producción siderúrgica y automotriz. También la balanza comercial presentó en junio caídas interanuales en las exportaciones e importaciones menores que en los meses previos. Sin embargo, esto no se ve reflejado en el EMI, que mostró un retroceso mensual de la industria. Incluso el dato positivo de crecimiento interanual tiene representatividad relativa, ya que junio de 2008 fue un mes particularmente magro por el conflicto con las cámaras agropecuarias y por el paro de los empresarios del transporte de cargas.

El primer semestre para la industria fue negativo (-1,4) contra el mismo período del año pasado, aunque el segundo trimestre de este año marca cierta estabilización de la producción en un nivel superior a la debacle de principios de este año y finales del año pasado, cuando estalló la crisis internacional, pero inferior a los estándares del año pasado.

En el análisis sectorial, las fuertes subas en la industria alimentaria ilustran la profundidad del lockout agrario. Los crecimientos interanuales más importantes fueron: carnes rojas (38,6), carnes blancas (16,9), molienda de cereales y oleaginosas (43,9). El bloque alimentario creció 21,5 por ciento. En cambio, la caída mensual del rubro fue de 8,1. La industria textil, de fuerte impacto en el empleo por ser intensiva en mano de obra cayó frente a junio de 2008 un 13 por ciento y mensualmente un 3,5. La caída textil del semestre contra igual período del año pasado es 13,2. La refinación de petróleo viene cayendo desde 2008 y todavía no presenta signos de recuperación. Acumula 13 meses consecutivos de caída y en junio de 2009 se ubica en similar nivel al promedio del año 2006. En junio, la caída interanual fue del 1,2 y mensualmente bajó 4 puntos.

La industria automotriz, otro sector de importancia por sus encadenamientos y por el impacto en el empleo y el comercio exterior cayó 12,1 contra junio del año pasado pero aumentó contra mayo 1,6 por ciento. El dato positivo se agrega al crecimiento mensual de las industrias metálicas básicas (cuyas ventas se nutren fuertemente del sector de la construcción), que si bien produjeron mucho menos que el año pasado (-31,1 por ciento en el semestre), en junio crecieron 8,9 contra mayo.

El comportamiento positivo de la actividad automotriz y alimentaria constituyen para la ministra de Producción Débora Giorgi claves a tener en cuenta para evaluar el quiebre en la caída. La funcionaria estimó en una reunión con empresarios pyme esta semana que el último trimestre del año se cerrará con crecimiento.

Todavía sin la estimación de junio, los números que viene publicando la Unión Industrial Argentina (UIA) sobre la actividad industrial difieren significativamente de los oficiales. En mayo la entidad patronal estimó una caída interanual de 10,9 por ciento, frente al negativo 1,7 del Indec. En abril para la UIA la caída fue del 9,6 y los números públicos reflejaron una baja de 1,2. En marzo, el índice industrial cayó 6,6 y el oficial 0,9. La escasa credibilidad del Indec no aporta claridad a la cuestión, pero en el marco de la presión que la patronal ejerce para imponer su agenda en materia cambiaria, salarial y de controles de mercado, no parece errado considerar una sobreestimación de las bajas en la actividad por parte de los informes que publica la entidad industrial.

Compartir: 

Twitter
 

La industria automotriz cayó 12,1 contra junio del año pasado, pero aumentó 1,6 por ciento contra mayo.
Imagen: EFE
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.