ECONOMIA › QUEJA FORMAL A BRASIL POR EL CIERRE DE ADUANAS “SIN PREVIO AVISO”

“Es inaceptable que impidan el paso”

La Cancillería consideró que la detención de camiones argentinos en la frontera con Brasil, con mercadería perecedera, es inaceptable. En el país vecino culpan al gobierno argentino por no atender un reclamo que ya tiene más de tres meses.

El gobierno nacional le comunicó ayer a su par brasileño su enérgica protesta por la prohibición de ingreso al país vecino de mercaderías argentinas perecederas, que permanecen detenidas en la frontera. “Es inaceptable”, señaló Alfredo Chiaradía, secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, en referencia a la incorporación de productos argentinos al régimen de licencias no automáticas (requieren permiso de importación) “sin previo aviso”.

En cambio, el ministro de Economía minimizó el conflicto, afirmando que sólo afecta al seis por ciento de los productos exportables a Brasil.

La restricción aplicada en la frontera con Brasil tomó por sorpresa a las autoridades argentinas. No tanto por el conflicto en sí, del que se tenía conocimiento desde hace al menos tres meses, sino por la forma en que se aplicó, sin ser anticipada, afectando a los fletes que ya estaban en tránsito.

La inquietud brasileña ya había sido planteada en Asunción, Paraguay, por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva a su par argentina durante el mes de julio, en un aparte de la Cumbre del Mercosur. Al gobierno de Brasil le preocupaban las restricciones no arancelarias que venía aplicando Argentina a productos brasileños, como calzados y textiles. La mandataria argentina prometió que buscaría una solución y encomendó a la ministra de la Producción, Débora Giorgi, trabajar sobre el tema. Giorgi mantuvo varios contactos con el titular de Industria de Brasil, Miguel Jorge. El último, la semana pasada. En ningún momento el funcionario brasileño anticipó la intención de aplicar represalias ante la falta de respuesta argentina.

Los habituales negociadores por la parte argentina estiman que la presión de la línea menos dialoguista de los empresarios paulistas –los “halcones”– habría pesado para el súbito endurecimiento de posiciones. Otros analistas, en cambio, estiman que no puede descartarse que el detonante haya sido la protección a la industria fueguina de electrónicos, que impactaría particularmente sobre las exportaciones brasileñas de productos armados en Manaos, zona franca del norte del país vecino.

El diario O Estado de Sao Paulo reflejó, ciertamente, el punto que inquieta al empresariado brasileño. El matutino señaló que “Brasil perdió ante China el liderazgo histórico en el mercado argentino de calzados y textiles, y está a punto de perder el de electrodomésticos”.

Chiaradía le transmitió ayer al embajador de Brasil en Buenos Aires, Mauro Vieira, el reclamo formal para que se libere el paso de los camiones con mercadería argentina que permanecen bloqueados en la frontera. “Es inaceptable que detengan camiones en la frontera, con mercadería perecedera y sin aviso previo”, expresó la Cancillería en un comunicado.

Ambos países disponen, recíprocamente, de listados de productos con “licencia no automática”, que requiere un mecanismo previo de autorización para ingresarlas al país de destino. Pero en el caso de las que aplica Argentina, entre el momento de la decisión y el de su aplicación en Aduana no pasan menos de 60 días. En el caso de las restricciones brasileñas, en cambio, los transportistas se enteraron de la inclusión de determinados rubros en el listado al llegar a la frontera.

El tono de Boudou se diferenció del utilizado por la Cancillería. Paradójicamente, el del ministro de Economía fue más diplomático. El titular del Palacio de Hacienda explicó que “en sólo 6 por ciento de los productos existen problemas comerciales con Brasil”, país que según recordó “sigue siendo nuestro principal socio comercial”. “Brasil es el socio comercial más importante de Argentina y por eso siempre hay temas que acomodar. Este año la relación ha sido fuente de sostenimiento para ambos países y así va a seguir siendo”, enfatizó el ministro.

Fuentes del gobierno argentino indicaron que se encuentran varados en la frontera camiones con cargamento de harina, peras, manzanas, otras frutas y ajo. Desde la Federación Argentina de la Industria Molinera se apuntó que hay unas veinte mil toneladas de harina de trigo varadas en puertos y en la frontera. También hubo manifestaciones de preocupación de parte de la Corporación Vitivinícola de Argentina por las medidas adoptadas por Brasil, cuarto destino de las exportaciones de vinos argentinos.

Compartir: 

Twitter
 

Alfredo Chiaradía, del área económica de Cancillería, le transmitió la protesta al embajador brasileño.
Imagen: Roberto Daniel Garagiola
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.