ECONOMíA › LA REAPERTURA DEL CANJE DE DEUDA FUE PRESENTADA ANTE LAS AUTORIDADES DE ITALIA

La oferta a los holdouts va tomando forma

El Ministerio de Economía dio otro paso para lanzar la propuesta a los acreedores. Tanto a los inversores minoristas como a los institucionales se les reconocerán los intereses caídos desde 2005 y se les dará un cupón atado al PIB de aquí en más.

 Por Cristian Carrillo

El Ministerio de Economía sigue avanzando para lanzar el canje de deuda en dos semanas. Ayer presentó la operación ante las autoridades regulatorias de Italia, uno de los mercados con mayor presencia de inversores minoristas. La oferta consta de dos paquetes de títulos bien diferenciados, según se trate de inversores institucionales o bonistas particulares. Los primeros recibirán bonos Descuento, mientras que a los minoristas se les entregará emisiones del Par. Ambos recibirán Globales, pero con distintos vencimientos –menor para el caso de los minoristas– por los intereses no pagados desde 2005 a la fecha y cupones de PIB de aquí en más. Así lo confirmaron ayer a Página/12 altas fuentes del equipo económico. Con esta propuesta, los funcionarios esperan lograr un piso de adhesión del 60 por ciento, aunque la expectativa es conseguir un nivel en torno del 75 por ciento.

Luego de la aprobación del prospecto general que envió la Securities and Exchange Commission (comisión de valores estadounidense), Economía comenzó a remitir la información de la oferta al resto de los organismos reguladores. Ayer lo envió al Consob, de Italia. De inmediato, los medios locales difundieron algunos de los aspectos generales de la propuesta. Se trata de un destino difícil, ya que los bonistas italianos acaparan buena parte de la deuda en default. Queda aún Luxemburgo y Japón. Una vez recibida la aprobación de todas, “se lanzará la oferta dirigida a los tenedores de bonos por unos 20 mil millones de dólares”, explicó Hernán Lorenzino.

El secretario de Finanzas estimó que “en un par de semanas” se estará en condiciones de dar a conocer los “detalles de la oferta”. La operación se desdoblará entre inversores institucionales y minoristas. Tal como anticipó Página/12, las condiciones serán más ventajosas para los bonistas individuales: vencimientos más cortos, menor quita y además no deberán suscribir el bono adicional mediante el cual el Estado se hará de mil millones de dólares. Ese monto fue una condición que presentó el grupo de bancos –Citi, Deutsche y Barclays– para seducir al Gobierno a reabrir el canje.

A los bancos, los cuales suman 10.000 millones de dólares de tenencia de deuda argentina, se les ofrecerá bonos Descuento (con vencimiento en 2033) por sus títulos en default y Global 2017 por los intereses impagos del 2005 a la fecha. El paquete se completa con cupones atados a la marcha de la economía de aquí en adelante. En este caso, los institucionales deberán además suscribir un bono por los mil millones de dólares que comprometió el grupo de bancos.

El menú para los minoristas se compone de títulos Par (vencimiento 2038) y por los intereses, Global 2013 (vencen en tres años en vez de los siete para los grandes inversores). También recibirán cupones del PIB y no deben suscribir el bono adicional. Los plazos de suscripción también serán diferenciados: de quince días en el caso de los institucionales y de hasta un mes para los bonistas minoristas.

Lorenzino se mostró confiado en obtener un alto grado de adhesión. “El canje de 2005 fue bueno y si ahora se alcanza una aceptación de 60 por ciento, estaremos en un nivel que se podrá considerar adecuado y, con ello, el problema de la deuda solucionado”, señaló. Sin embargo, en Economía apuntan a un nivel de participación que ronde el 75 por ciento, que permitirá “aislar” a los fondos buitre. “En ninguna reestructuración de deuda en el mundo, pública o privada, se alcanza el ciento por ciento de adhesión”, señaló el funcionario.

“Probablemente haya ahorristas que no van a entrar”, indicó. Se trata de los fondos que elegirán continuar litigando contra el Estado para cobrar la totalidad de los bonos que fueron adquiridos a precio de “remate”. En este caso, el titular de la cartera de Finanzas aseguró que para ingresar al canje deberán resignar cualquier medida judicial interpuesta y que los que queden afuera en esta oportunidad no tendrán poder de lobby para seguir solicitando embargo. “Se soluciona todo con un canje exitoso”, insistió.

Compartir: 

Twitter
 

La oferta a los acreedores se conocerá en dos semanas. El mercado sigue el proceso con expectativas.
Imagen: Arnaldo Pampillon
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.