ECONOMíA › SE APROBARON 71 PLANES DE INVERSIóN POR 2070 MILLONES DE PESOS DE LA LíNEA DEL BICENTENARIO

Con créditos blandos aparecen proyectos

Los préstamos que impulsa el Estado son a tasa fija del 9,9 por ciento a cinco años. Alimentos y bebidas, autopartes, avícola, textil y gráficos son los sectores que más recurrieron al programa desde su lanzamiento, a mediados de 2010.

 Por Tomás Lukin

El programa de Financiamiento Productivo del Bicentenario alcanzó los 2070 millones de pesos en proyectos aprobados. Se trata de 71 iniciativas que abarcan desde la ampliación de una fábrica de dulces en Jujuy por 800 mil pesos hasta el fondeo para la producción de un nuevo modelo de autos de Fiat en Córdoba por 500 millones de pesos. La línea de crédito que impulsa el Estado ofrece financiamiento con un costo financiero total del 9,9 por ciento anual por un plazo máximo de hasta cinco años. Las propuestas de las empresas deben garantizar la creación de puestos de trabajo, sustitución de importaciones, incremento en las ventas externas, mejora en la capacidad productiva y motorizar la economía regional para recibir los recursos que solicitan. Alimentos y bebidas, autopartes, avícola, textil, gráfico, metalmecánica y biocombustibles son algunos de los sectores que más recurrieron al programa desde su lanzamiento, a mediados de 2010.

El nivel de crédito en Argentina no supera el 11 por ciento del PIB y la mayor parte del negocio está concentrada en préstamos al consumo. El objetivo del Banco Central durante 2011 es mejorar esa relación e impulsar la participación del financiamiento destinado a la producción de largo plazo. Mercedes Marcó del Pont afirmó en el reportaje publicado anteayer en Página/12 que para lograr que el crédito pase de 11 a 12 por ciento del PIB, es necesario que los préstamos crezcan entre 30 y 35 por ciento. Si bien en la autoridad monetaria entienden que los problemas de crédito no están circunscriptos a la oferta de recursos sino que también provienen del lado de la demanda, consideran que la línea del Bicentenario es una herramienta fundamental para comenzar a revertir el panorama vigente en la actualidad.

El Programa de Financiamiento Productivo del Bicentenario cuenta con un cupo de 8000 millones de pesos para fondear inversiones. Los proyectos son analizados por una Unidad de Evaluación compuesta por los ministerios de Industria, Agricultura y Economía, donde se define su elegibilidad. En diciembre pasado, las distintas unidades de análisis recibieron un aluvión de propuestas ya que muchos empresarios creían que la vigencia de línea terminaba a fin de año. Cuando la iniciativa es habilitada luego de atravesar distintos análisis para definir su sustentabilidad, los bancos evalúan el riesgo del proyecto, acceden al financiamiento del Banco Central y finalmente monetizan las iniciativas. Los préstamos donde la transferencia de los fondos ya se efectivizó y aquellos que todavía aguardan están ubicados en quince provincias.

Los certificados de elegibilidad otorgados alcanzan los 2070 millones de pesos, correspondientes a pymes y grandes empresas, y existen proyectos en estudio por 3500 millones de pesos adicionales. Sin embargo, el monto efectivamente financiado por los bancos no supera los 1000 millones de pesos. La actitud pasiva de los bancos, fundamentalmente las entidades privadas, no es casual. El programa no ofrece un jugoso negocio, los bancos acceden a los fondos a un costo del 9 por ciento anual y deben prestar los recursos a una tasa fija del 9,9 por ciento. En el sistema bancario las tasas para ese tipo de proyectos son variables, se ubican alrededor del 14 por ciento y los plazos difícilmente llegan a 5 años. A su vez, para acceder a los adelantos que brinda el Banco Central las entidades deben poner como garantía sus títulos públicos. Finalmente, también figuran los aspectos burocráticos y las evaluaciones de riesgo, existentes en cualquier línea de crédito, que limitan un avance mayor para el financiamiento.

Durante las tres subastas realizadas por el Banco Central hasta el momento, se adjudicaron 1025 millones de pesos. La mayor parte de esos recursos, 650 millones de pesos, fueron solicitados por el Banco Nación. El Banco Credicoop, que ocupa el segundo lugar, pidió fondos por 140 millones de pesos. Los participación de los bancos privados, como Santander, HSBC y Galicia, no alcanza en ningún caso los 80 millones de pesos. Entre los últimos certificados otorgados por la Unidad de Análisis se destacan proyectos como el de una empresa productora de cerdos por 19 millones de pesos para adquirir bienes de capital y construir un nuevo criadero que permitirá sustituir importaciones y ampliar la cantidad de trabajadores en la planta.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

La industria avícola es una de las más activas en solicitar créditos de la línea del Bicentenario.
Imagen: Diego Giudice
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.