ECONOMíA › VIAJA A ESTADOS UNIDOS A LA REUNION DEL FMI

Lavagna se pone el casco

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, viajará este miércoles a los Estados Unidos para participar en Washington de la reunión conjunta de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial que se inicia el viernes. El encuentro estará rodeado por un fuerte dispositivo de seguridad debido a las protestas antiglobalización azuzadas, en esta oportunidad, por el clima antibélico. Para los representantes de los países centrales, el temor a la profundización de la recesión mundial será el tema central.
Aunque en un segundo plano, el caso argentino también estará entre los temas en discusión. El Fondo decidió suspender la segunda revisión del acuerdo vigente, que debía realizarse durante el mes de abril, para evitar permanecer en el país durante el último tramo de la campaña electoral. Por ello se espera que durante su estadía Lavagna, quien estará acompañado por el secretario de Finanzas Guillermo Nielsen y por una comitiva de al menos una decena de técnicos del ministerio, brinde a los funcionarios del Fondo detalles de los números fiscales del período enero-marzo. El tema ineludible de estos encuentros será también la renegociación de la deuda en default con acreedores privados. Precisamente una de las urgencias de los organismos multilaterales. El FMI se quejó en varias oportunidades por la lentitud del Gobierno y le reclamó que acelerara el proceso. Para complacer esta urgencia, Nielsen viajará, luego de las reuniones en Washington, a Boston y Nueva York e intentará avanzar en la reestructuración de la deuda. Sin embargo, Lavagna ya advirtió que recién en noviembre o diciembre de este año el país estará en condiciones de formular su propuesta.
Como en años anteriores, la “Asamblea de Primavera” (boreal) del FMI y el BM se desarrollará bajo estrictas medidas de seguridad. Se espera que a las manifestaciones en repudio al accionar de los organismos multilaterales se sumen también grupos de militantes pacifistas que representan el clima antibélico existente en una porción de la sociedad estadounidense. El encuentro contará también con los ministros de Finanzas y presidentes de los bancos centrales del Grupo de los 7 (Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y Estados Unidos).
“En caso de una guerra larga no podemos excluir una recesión mundial”, afirmó en marzo el director gerente del FMI, Horst Köhler, quien pronosticó un crecimiento económico de 3 por ciento para este año.
Por su parte, el economista Stephen Roach, de Morgan Stanley, aseguró que “el mundo industrializado se ha desacelerado hasta paralizarse en los últimos meses de 2002, mucho antes de que surgiera el nerviosismo de la guerra”. Según Roach, quien definió una recesión mundial en términos de crecimiento menor a 2,5 por ciento y pronosticó un crecimiento global de 2,4 por ciento para 2003, nuevas situaciones “podrían empujar un mundo detenido a una recesión absoluta”.
Por esto, banqueros y grandes inversionistas, representados por el Instituto de Finanzas Internacionales, presionaron al G7, al FMI y al BM para que actuaran juntos.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.