EL PAíS › RADIO PASILLO

Misceláneas

Barrionuevo vs. Yoma. Palito empalideció. Carrió va primera. Forros y López Murphy. Los abogados de De la Rúa. La contadora del club de Macri. El decreto de Manusovich. Kirchneristas y menemistas en River.

 Por Diego Schurman

De morosos y
desagradecidos
Poco y nada le importa a Luis Barrionuevo el rechazo público que genera su figura. Al menos eso demostró en Golfer`s, un exclusivo country de Pilar, donde el sábado se entretuvo jugando al golf en la vigilia del partido que el club de sus amores, Chacarita, jugó con Independiente. Seguramente entro los más rabiosos con el sindicalista podrá anotarse su vecino de banca, y también de country, Jorge Yoma. El senador riojano fue uno de los que evitó la expulsión de “Luisito” del Congreso y, sin embargo, hasta ahora no recibió ni siquiera un gesto de agradecimiento. Peor aún: el líder gastronómico, ahora alineado con el menemismo, era uno de los que el fin de semana expuso entre los suyos la publicación interna de Golfer`s en la que figura una deuda de 1268 pesos que Yoma, hoy enfrentado a Carlos Menem, mantiene por el retraso de dos meses en el pago de expensas.

---

Enojo a distancia
Decidió mudarse a las cálidas playas de Miami. Pero no por eso desatiende todos y cada uno de los entuertos que le aparecen por estos pagos. Uno reciente: la publicación de una nota que habla de una supuesta “hija oculta”. Por eso, a pesar de la distancia, Ramón “Palito” Ortega hizo llegar rápidamente a los medios una copia de los estudios de ADN de octubre del 2001 –realizados en la Facultad de Farmacia y Bioquímica y en la Fundación Favaloro– donde se demuestra que los padres de María Rosa Ortega, de ella se trata, son Filomena Bottone y Juan Nicolás Ortega. Pero como si fuera poco, Palito ordenó a los letrados Mirta Rosenfeld y Martín Irurzun que iniciaran las acciones civiles y penales correspondientes contra todos los responsables de difundir dicha versión. El muchacho, como en su hit, se tiene fe.

---

Publicista, se busca
Elisa Carrió está primera. Y esto es reconocido por los tres candidatos peronistas y en especial por el Gobierno. Claro, no se trata de la competencia por la “intención de voto” sino de la grilla para aparecer en los espacios televisivos gratuitos que por ley asigna el Estado. EL ARI, por sorteo, quedó al tope de la lista. Y por eso la titular del ARI, tras festejar la noticia, le encargó a Rafael “Balito” Romá que consiguiera algún publicista, o entendido en la materia, que voluntariamente se preste a filmar un spot de campaña. En eso la mujer es inflexible: no piensa gastar un peso para tal menester y confía en su poder de persuasión para romper las leyes del mercado.

---

Campaña de forros
A Ernesto Savaglio le fue bien haciendo campaña de forros. Ganó numerosos premios por aquella publicidad “Mandamientos”, de los preservativos “A”. Entre ellos el Martín Fierro y el Lápiz de Platino, un premio de Editorial Dossier donde votan publicitarios y marketineros. Nadie sabe, sin embargo, si esa fue la razón decisiva por la que Ricardo “El Perro” López Murphy contrató la agencia Savaglio TBWA. Pero lo que sí está claro es que, después del acuerdo, el candidato de Recrear se dice una persona más “flexible”, además de mostrarse “seguro” y sin miedo a “contagiarse” de sus competidores. Guau, guau.

---

Cuatro son multitud
Luego de tanta resistencia, Fernando de la Rúa se presentó el 20 de marzo a declarar ante Mariano Bergés. Pero lo que nadie dijo de aquel jueves, días antes de que se conociera el procesamiento del ex presidente en la causa que investiga la concesión de la autopista Illia, fue una pequeña discusión entre el magistrado y los defensores. De la Rúa llegó con cuatro abogados y Bergés debió recordarles que, por código, solo se permite la presencia de dos. Hubo una indisimulada competencia de egos. Nadie quería irse. Más de uno hubiese preferido dirimir el conflicto con “piedra, papelo tijera” o una partida de truco. Pero Bergés fue más ejecutivo y rápidamente ordenó que se retiraran los dos últimos letrados en llegar a su despacho. Zenón Ceballos fue uno de los que debió emprender la partida. Pero al poco tiempo lo siguió el propio De la Rúa, ya que se negó a declarar. Entonces, ahí más que nunca, nadie entendió para qué tantos abogados.

---

Palos y a la bolsa
El Club Buenos Aires Golf es conocido por ser propiedad de la familia Macri. Y también porque uno de sus socios más conocidos es el ex presidente Carlos Menem. Sin embargo, en las instalaciones del lugar se esmeran en dejar correr un rumor. Por ejemplo, que la contadora del club es la hermana del candidato a intendente de San Miguel y que en la interna partidaria abierta y simultánea del 30 de marzo indujo, por decirlo de algún modo, a caddies y empleados a que fueran a votar a su familiar.

---

Soñar no cuesta nada
Ya está decidido. El decreto de necesidad de urgencia se conocerá el 25 de mayo. Y establecerá un salario mínimo, vital y móvil de 800 pesos; una jubilación mínima de 500 pesos; rebajas del 50 por ciento en las tarifas de luz, gas y agua; servicios gratuitos para pobres e indigentes; rebajas del 50 por ciento en la canasta básica alimentaria y del 50 por ciento en el combustible, entre tantas otras medidas. Ah, una aclaración: no será el decreto con el que Eduardo Duhalde se despedirá del Gobierno sino el que promete firmar Rubén Manusovich, de Unión Popular, en caso de llegar a la Casa Rosada. Lástima que los encuestadores no lo incluyan en los sondeos de intención de voto de la gente. ¿O será la gente la que no tiene la intención de votarlo?

---

El que come y no convida
El calor de la gente le distrajo el estómago. Pero el hambre que no sentía Elisa Carrió se hacía carne en uno de los periodistas que cubría su gira por Misiones. “¿Hay algo para comer?”, finalmente se animó. Atenta, la candidata del ARI recordó haber visto un pan en el baúl del auto y lo ofreció gentilmente. Segundos después, el enviado de Página/12, La Nación, el diputado Carlos Esperanza, el chofer y la custodia comenzaron a disfrutar de ese manjar que ni la propia Carrió pudo resistir. Nada extraño si no fuera porque, poco tiempo después, desde otro de los autos que seguía la gira electoral apareció una tercer periodista, de la agencia Télam, preguntando por el exquisito pan que había comprado y dejado en el baúl del coche de Carrió. Glup.

---

Dios los cría
La casualidad los unió en plena cancha de River. Ese martes a la noche los laderos de Néstor Kirchner fueron a hacer un “reconocimiento del estadio”, ya que al día siguiente su jefe hablaría allí ante una multitud. Pero el destino, o alguna mano traviesa, hizo que en ese momento también desembarcara allí la troupe menemista, con el mismo objetivo, pero para el acto que recién harán el 24 de abril, como cierre de campaña. Pepe Scioli, hermano del candidato a vice Daniel Scioli, y Antonio Riccilo, por la huestes de Carlos Menem, fueron los encargados de romper el hielo. Hubo demasiadas chanzas y otras que no sonaron como tal, como cuando un allegado del hiperduhaldista intendente de Lanús, Manuel Quindimil, blandió: “Muchachos, quédense tranquilos que el 24 nos jugamos por Menem”. Un médico por allí.

* Colaboró Felipe Yapur y Nigol.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.