ECONOMíA › EL GOBIERNO DENUNCIO QUE LES NEGARON EL ACCESO A UNA REUNION DE DIRECTORIO AL REPRESENTANTE ESTATAL Y OTROS FUNCIONARIOS

En YPF aplicaron el derecho de admisión

El director estatal, Roberto Baratta, se presentó junto al viceministro de Economía y el secretario de Energía y no pudieron pasar. YPF dice que sólo autorizó a Baratta. El funcionario contó a Página/12 detalles del conflicto.

 Por Fernando Krakowiak

El director estatal de YPF, Roberto Baratta, se presentó ayer a las once de la mañana en la sede central que la petrolera tiene en Puerto Madero para participar de la reunión de directorio. Fue en compañía del viceministro de Economía, Axel Kicillof, y del secretario de Energía, Daniel Cameron. Cerca del mediodía, los tres funcionarios convocaron a una conferencia de prensa en la puerta de la empresa para denunciar que no los dejaron ingresar. “No sabemos a qué responde esta negativa absurda. Una escribana del Gobierno labró un acta y nos reservamos las acciones legales a tomar”, afirmó Baratta, quien también se desempeña como subsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación y es uno de los hombres de confianza del ministro Julio De Vido. Por la tarde, YPF emitió un comunicado donde aseguró que autorizó el ingreso del director estatal, pero no del resto de la delegación (ver aparte). El incidente ocurre en medio de una fuerte disputa entre el Gobierno y la petrolera que pareciera no tener techo. Página/12 conversó ayer con Baratta sobre la estrategia que están desplegando frente a la multinacional para tratar de que invierta más.

La pelea comenzó el 16 de enero, cuando el Gobierno denunció a cinco petroleras por cobrar sobreprecios en la venta de gasoil a granel y le pidió a YPF que incremente su producción. El 25 de enero, Cristina Fernández de Kirchner se puso al frente del reclamo y les recordó a las empresas que “son apenas concesionarias”. Luego de aquel discurso, el titular de Repsol, Antonio Brufau, viajó al país para intentar recomponer la relación, pero no tuvo éxito. El propio De Vido afirmó el jueves 9 de febrero en una reunión con los gobernadores de las provincias petroleras que el catalán no prometió nada concreto. Ese día, los gobernadores acordaron fijarles mayores metas de producción a las empresas, bajo amenaza de quita de las concesiones, e identificaron a YPF como la principal responsable de la crisis del sector.

La semana pasada la disputa sumó un nuevo capítulo, cuando la firma le envió una carta al secretario de Energía comunicándole que, debido a las trabas que está teniendo para comprar divisas, el abastecimiento de su porción de mercado (cerca del 60 por ciento) estaba en riesgo. El Gobierno respondió que si detecta faltantes aplicará sanciones y avanzó con un plan para que la estatal Enarsa le provea gasoil importado a las estaciones de servicio que tienen contrato con YPF.

–¿Qué pasa si YPF amenaza con quitarles la marca a las estaciones que reciban gasoil de Enarsa por violar el contrato de exclusividad? –le preguntó este diario a Baratta.

–Los estacioneros plantearon ayer (por el miércoles) que, cuando llega la época de renegociar los contratos, YPF los coerciona para que paguen un canon adicional y, si no lo hacen, los amenaza con no renovarles o fijarles un cupo menor de combustible. Si ahora la empresa les llega a decir que les va a quitar la marca, sería una nueva coerción, pero lo que no entiende YPF es que el estacionero necesita vender para vivir y, si no les proveen el combustible acordado, son ellos los que están incumpliendo el contrato. Por eso el Estado va a proveer el combustible, se va a encargar de que la petrolera respete los contratos y va a proteger a las estaciones de servicio cuando se sienten a renegociarlo.

–La empresa dice que no puede importar porque el Estado le está poniendo trabas para comprar divisas y no le aprueba solicitudes de importación.

–Lo hablé con Axel (Kicillof) y no hay ninguna traba de la Secretaría de Comercio Interior para importar. Además, Repsol es una compañía multinacional y podría traer el combustible de cualquier lugar donde tiene sociedades. Lo que dicen no tiene lógica. Es absurdo. Incluso el secretario de Energía está chequeando día a día el nivel de procesamiento de las refinerías y detectó que está bajando la producción. Se quejan de que no pueden importar, pero ni siquiera tienen las refinerías trabajando al ciento por ciento.

“El factor de utilización en refinerías por parte de YPF, que en 2011 fue de 89 por ciento, disminuyó en enero y estamos viendo que en febrero está en 73/74 por ciento”, precisó ayer Cameron. Fuentes de YPF reconocieron a Página/12 que en las últimas semanas refinaron menos combustible, pero sostienen que fue porque dos de sus plantas tuvieron paradas programadas para concretar tareas de mantenimiento y, según remarcaron, Cameron estaba al tanto de la situación. “Habíamos programado importar más combustible por eso, pero no lo estamos pudiendo hacer por las trabas oficiales”, respondieron. En el Gobierno insisten con que son excusas. “La Secretaría de Energía está evaluando aplicarle a YPF sanciones pecuniarias por no tener sus refinerías trabajando al máximo y por no cumplir con los contratos con las estaciones de servicio. Además, la Secretaría de Comercio Interior podría fijarle sanciones por desabastecer el mercado”, aseguró Baratta.

Mientras la disputa continúa, el Gobierno comenzará a importar gasoil. “A la red de logística que tiene Enarsa, le vamos a sumar los camiones que aporten las propias estaciones de servicio. No vamos a tener problemas, incluso en algunas zonas ya empezamos a distribuir el combustible la semana pasada”, agregó Baratta.

–¿El Estado va a perder plata al importar combustible? –lo consultó Página/12.

–No.

–¿YPF dice que pierde plata con algunas importaciones?

–El balance no muestra eso. No tengo los datos oficiales de todo 2011, pero hasta septiembre obtuvieron una utilidad operativa de 6200 millones de pesos y el 80 por ciento provino de la refinación y las estaciones de servicio.

–¿Entonces el Estado va a ganar plata?

–Si el resultado es neutro, va a estar bien, porque el objetivo nuestro es que la actividad económica tenga el combustible necesario para seguir creciendo.

–¿La calidad del gasoil va a ser la misma?

–Incluso mejor porque el gasoil que importamos es el que usamos para quemar en las centrales térmicas y por una cuestión ambiental es técnicamente superior. Los dos son gasoil grado II, pero es más puro el que entregamos nosotros.

–¿También van a traer gasoil premium (grado III)?

–Lo estamos evaluando y, si hace falta, lo vamos a traer.

–¿La pelea con YPF va a terminar con la estatización de la empresa?

–Yo no estoy hablando de estatizar o no estatizar. La empresa tiene que cumplir con lo que la ley marca. La máxima producción en cada uno de los yacimientos.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Baratta habla por celular en la puerta de la sede central de YPF. A su lado, Kicillof y Cameron.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.