ECONOMíA › INDUSTRIALES DE DISTINTOS RUBROS ANTICIPARON UNA MEJORA DE LA ACTIVIDAD

El tiempo de la recuperación

Los empresarios que asistieron a Tecnópolis coincidieron en que el segundo semestre registrará más producción que la primera mitad del año. Para todo 2012 estiman una expansión del sector fabril de entre 2,5 y 3 por ciento.

 Por Cristian Carrillo y Javier Lewkowicz

Representantes de distintos rubros y segmentos productivos coincidieron ayer en que la actividad económica está mostrando signos de recuperación en el inicio del segundo semestre. La estimación que entregaron los industriales es que el sector fabril cerrará el año con un crecimiento de entre 2,5 y 3 por ciento. El aumento en la demanda brasileña, el precio record para la soja –principal commodity generador de divisas– y la mejora en la demanda doméstica son los hechos que les dan esperanzas a los empresarios de pasar el vendaval internacional sin demasiados sobresaltos internos. No obstante, el cepo cambiario, la inflación y las trabas burocráticas para la importación de algunos insumos son las principales quejas de los directivos industriales que se dieron cita en el predio de Tecnópolis. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner recogió algunas de esas críticas en su discurso. “El tipo de cambio no está retrasado, pero, con una matriz productiva tan dependiente de las importaciones –como la actual–, una suba del tipo de cambio traerá problemas con importaciones hasta que se sustituyan”, devolvió la mandataria en su discurso (ver aparte).

Esta vez los agasajados fueron los empresarios y quien organizó los festejos, el gobierno nacional, a diferencia de celebraciones previas, donde las distintas cámaras organizaban sus respectivos actos por el Día de la Industria e invitaban a funcionarios. La organización estuvo a cargo del Gobierno, más específicamente recayó en el Ministerio de Industria. Los colaboradores de la ministra Débora Giorgi fueron los encargados de contactar a las cámaras y empresas para que hagan su aporte, ya sea comprando un cupo de entradas –el cubierto costó mil pesos– o con la instalación de un stand en la muestra. La convocatoria fue atendida de acuerdo con las expectativas oficiales. Participaron más de mil empresarios de la Unión Industrial (UIA), la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la Confederación General Empresaria (Cgera), la Confederación General Económica (CGE) y la Cámara Argentina de la Construcción (CAC). También asistieron dirigentes del complejo ferial La Salada, funcionarios nacionales y representantes gremiales.

Los primeros empresarios llegaron a las 18.30, muchos con el objetivo de estar presentes en sus stands, cruzando la calle principal del predio (la calle 2) caminando, en combi o en pintorescos carritos de golf hasta el bungalow donde se llevó a cabo la cena que encabezó la Presidenta. “Este año vamos a crecer y vamos a entrar al 2013 con mucha mayor fortaleza”, dijo CFK ante el millar de industriales dispuestos en mesas de a doce. En ese punto los empresarios coincidieron con CFK. El presidente de la UIA, José de Mendiguren, sostuvo que el 2012 finalizará con un crecimiento fabril de entre el 2 y 2,5 por ciento. Mendiguren, cuya entidad cumple 125 años, alertó sobre la competencia externa: “El mundo va a competir o por bajos salarios o por valor agregado”. Luego dijo que el país es “fuertemente dependiente de la importación de insumos y que por cada punto que sube el producto bruto industrial suben tres puntos y medio las importaciones”.

En el diagnóstico se sumó también el dirigente metalúrgico Antonio Caló. “Según nuestro centro de estudios económicos, el crecimiento para este año rondará entre el 2 y 3 por ciento. Igual, como laburantes, lo que te puedo decir es que estamos trabajando entre ocho y nueve horas diarias sin problemas”, dijo a este diario el gremialista que le pelea a Hugo Moyano la conducción de la CGT, quien no asistió al encuentro. Consultado por la iniciativa oficial de abrir la convocatoria a otras cámaras, Caló dijo: “Es que la Argentina está cambiando”.

La mejora en las perspectivas empresarias sobre los índices de crecimiento se basan, entre otras cosas, en la recuperación que muestra el sector automotor, a partir de una importante reactivación de la demanda brasileña. El vicepresidente primero de la UIA, Juan Carlos Sacco, pronosticó que el segundo semestre será “muy bueno para el sector fabril, en especial por la mejora de la industria automotriz”. El titular de FIAT Auto, Cristiano Rattazzi, afirmó que “hoy el sector opera sin problemas”, y que se van terminando los inconvenientes en los controles a las importaciones de insumos. No obstante, alertó sobre los riesgos de un “desdoblamiento cambiario” producto de los mayores controles a la compra de moneda extranjera y de una “inflación creciente”. También apuntó los cañones sobre las medidas proteccionistas brasileñas: “Su economía todavía es cerrada, por eso hoy es el quinto mayor país del mundo”. Respecto del tema del comercio externo, el titular de ProTejer, Pedro Bergaglio, aseguró a este diario que, producto de constantes reuniones con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y Exterior, Beatriz Paglieri, “no está habiendo problemas para importar bienes de capital, aunque sí, y está bien que así sea, con los productos terminados”. El titular de la Cgera, Marcelo Fernández, defendió las políticas de control cambiarias. “No se tomaron medidas en contra de nadie. Fueron para conservar el nivel de producción y reservas”, afirmó

Con el objetivo de avanzar en la sustitución de importaciones, las cámaras de industrias autopartistas de Argentina y Brasil acordaron ayer comenzar a relevar los niveles de integración de componentes de los vehículos producidos en el Mercosur. “Hay terminales que están trabajando con autopartistas en sintonía con el llamado del Gobierno, pero hay otras que se hacen las tontas”, aseguró un directivo de la Asociación de Fábricas de Autocomponentes (AFAC). Según expresó el directivo, “se avanzó mucho en la integración de partes, pero todavía es mucho también el trabajo que queda por hacer”. Las principales piezas que se comenzarían a hacer en el país son airbag, cinturones de seguridad, frenos y componentes electrónicos.

La presencia de directivos de La Salada en el encuentro fue merecedora de distintas consideraciones por parte de los empresarios. “Para algunos fue como una tocada de traste”, criticó un industrial del sector metalúrgico. Otros se mostraron mejores anfitriones, pero siempre marcando las diferencias del caso. “Juntos sí, amontonados no”, dijo a este diario Bergaglio. Los empresarios reconocen que los emprendedores que trabajan en esta feria producen actualmente el 30 por ciento de las confecciones textiles, pero dejaron en claro su firme posición contra las prácticas ilegales, como el uso de marcas sin autorización.

Compartir: 

Twitter
 

En la mesa principal estaban los presidentes de la UIA y CAME, otros empresarios y ministros.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.