EL MUNDO › A ALGUNOS DEMóCRATAS LES CUESTA RESPONDER SOBRE ECONOMíA

Diviértanse y pregunten menos

La convención demócrata comenzará con Michelle Obama, para reforzar la significativa ventaja que el partido tiene entre las mujeres. Una tarea similar dirigida a los hispanos estará a cargo del alcalde de San Antono, Julian Castro.

 Por David Usborne *

Desde Charlotte, Carolina del Norte

En la víspera de su convención en Charlotte, Carolina del Norte, que se presenta como una réplica a la extravagancia republicana de la semana pasada en Tampa, los demócratas luchaban ayer por evitar las arenas movedizas y contestar la acusación de que el estadounidense medio está peor económicamente hoy que hace cuatro años. La normalmente disciplinada maquinaria demócrata buscaba controlar los daños después de que tres de sus más importantes representantes parecieron trastrabillar durante el fin de semana cuando fueron desafiados en entrevistas televisivas a contestar la pregunta que está en el centro de esta elección: ¿la vida mejoró en estos cuatro años desde que el presidente Barack Obama fue electo?

“No”, fue la respuesta inicial del gobernador de Maryland, Martin O’Malley, cuando un entrevistador le hizo la pregunta el domingo. Los otros importantes asesores de Obama, David Plouffe y David Axelrod, también parecieron evadir el asunto. “El estadounidense promedio reconoce que llevó años crear la crisis que estalló en 2008 y llegó a su pico en enero de 2009”, dijo Axilrod. “Va a tomar algún tiempo trabajar en ello.”

Los demócratas están dispuestos a comenzar esta noche con Michelle Obama en el podio para reforzar la ya significativa ventaja que el partido tiene entre las mujeres. Una tarea similar para tratar con los votantes hispanos estará a cargo de Julian Castro, el alcalde de San Antonio, Texas. Como estrella que crece rápidamente en el partido, llenará el espacio clave esta noche, el mismo que tuvo Obama en la convención demócrata de 2008 cuando se convirtió instantáneamente en una figura nacional.

Si los republicanos están desilusionados por lo que parece haber sido el único rebote modesto en las encuestas para Mitt Romney y su compañero de fórmula Paul Ryan después de su convención la semana pasada, saltaron de alegría ayer por los trapiés de los señores Plouffe, Axelrod y O’Malley. Lo mejor de todo, les permitió volver a enfocar su atención en la economía y afirmar que Obama fracasó en su intento de salir del bache económico. Entre los primeros en abalanzarse estuvo Romney, quien emitió una declaración por el feriado del Día del Trabajo con una referencia clara al tema. El feriado, dijo, es “una oportunidad para celebrar la fuerte ética de trabajo estadounidense”, añadiendo: “Para demasiados estadounidenses, hoy es otro día para preocuparse por saber cuándo llegará su paga”.

Mientras se espera que Romney mismo mantenga un bajo perfil durante la campaña de los demócratas esta semana, su equipo de campaña hará todo lo que pueda para interferir insistiendo en la pregunta “¿están mejor económicamente ahora?”. Eso comenzó ayer mientras Ryan se internaba en Carolina del Norte con un evento de campaña en Greenville. Los asistentes demócratas fueron enviados nuevamente a los estudios de televisión ayer para corregir los errores cometidos 24 horas antes. “¿Estamos mejor económicamente hoy de lo que estábamos hace cuatro años cuando fue electo el presidente Obama?”, preguntó Stephanie Cutter, una vocera. “Absolutamente. Permítame contarle cómo era la vida hace cuatro años.”

Señaló el rescate a la industria automotriz y comparó los 3,5 millones de empleos perdidos en los seis meses antes que Obama fuera reelecto con los 4,5 millones de empleos que ha creado desde que tomó posesión de su cargo. “Estamos claramente mejor como país porque ahora estamos creando nuevos empleos en lugar de perderlos”, dijo O’Malley ayer en la CNN.

La cortesía había decididamente abandonado la campaña republicana. Determinados a aplastar al partido opositor, estaban ocupados estableciéndose ayer en el Hall de la Fama de Nascar cerca de donde tenía lugar la convención demócrata, el Timer Warner Arena, con la esperanza de atraer a periodistas con ofrecimientos de respuestas agresivas. “Vamos a estar listos para contestar a todo lo que digan los demócratas y creo que el tema real esta semana, y lo que ustedes han estado viendo que sucedió en los talk shows del domingo a la mañana. “¿Están mejor económicamente hoy de lo que estaban hace tres o cuatro años atrás?”, dijo el presidente del Partido Republicano, Reince Priebus. “Los temas van y vienen y lo seguirán haciendo, pero al final del día esto será sobre los hechos.”

John Burton comparó a los republicanos y a su supuesta tendencia a decir mentiras con Joseph Goebbels y la propaganda nazi. “Mienten y no les importa si la gente cree que miente. Joseph Goebbels es la gran mentira y la siguen diciendo”, dijo durante un desayuno para los delegados de California a la convención.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambehére.

Compartir: 

Twitter
 

Durante la convención del Partido Demócrata se oficializará la fórmula Obama-Biden.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.