ECONOMíA

Los acreedores enfundan el cañón por tres meses

La Argentina logró en Europa un armisticio hasta que en septiembre lleve a la asamblea del Fondo su propuesta para salir del default. Además de pagar, también querrá crecer.

 Por Eduardo Febbro

Página /12, en Francia
Por Eduardo Febbro, Desde París

Guillermo Nielsen, secretario argentino de Finanzas, concluyó ayer una extensa gira por varios países europeos: Gran Bretaña, Alemania, Francia, Bélgica y Suiza. En París, los sectores económicos señalaron que Nielsen se fue de Europa con la certeza de que los acreedores privados europeos agrupados en la ABRA (Argentine Bond Restructuring Agency) han puesto en un compás de espera las posibles querellas que contemplaban presentar contra el Estado nacional. La ABRA, el Club de París y otros interlocutores con los que se entrevistó Nielsen parecen dispuestos a esperar hasta conocer el contenido de la propuesta que la Argentina hará en la próxima Asamblea Anual del FMI y el Banco Mundial que se celebrará en septiembre en los Emiratos Arabes Unidos.
–Los analistas económicos europeos señalan que su gira se cierra con éxito por haber impedido que los acreedores privados europeos le entablen juicio al Estado argentino al menos hasta ese mes –le señaló Página/12 a Nielsen.
–Bueno, es lógico. Todo el mundo busca la solución de todo esto. Si no hay una respuesta, la lógica es que se recurra a los tribunales. Las negociaciones con el FMI nos llevaron muchísimo tiempo y energías. Estuvimos con eso hasta enero y después empezamos a trabajar este tema de la deuda, sobre todo en Japón, adonde hacía mucho tiempo que no iba nadie, y en los Estados Unidos con los grandes inversores institucionales. Luego ya estábamos muy cerca de las elecciones y el problema estaba en que no podíamos hacer la gira porque los tenedores de bonos nos hubiesen dicho “esto es muy lindo pero ustedes ya se van, ¿qué va a hacer el gobierno entrante?”. Hubo como un momento de vacío que ya pasó y ahora estamos trabajando. Con Francia estamos dialogando con el director del Tesoro y presidente del Club de París en temas que competen tanto a la deuda con éste como en los campos donde Francia tiene un papel preponderante. En este momento Francia tiene a su cargo la coordinación del G7 y es un interlocutor importante. Indudablemente hoy contamos con una experiencia para mostrar. Hemos estabilizado la crisis argentina. Tenemos un año de gestión y se trata de un año muy positivo. Por lo tanto, la disposición a escuchar nuestras ideas y propuestas es sin dudas mucho mayor que antes. La llegada de un nuevo gobierno facilitó las negociaciones. Aquí se combinan dos cosas bastante únicas: por un lado, está el gobierno del doctor Kirchner, que tiene un horizonte temporal de cuatro años. Por el otro, el equipo económico, que ya tiene una experiencia con resultados concretos. Esto es percibido como una oportunidad de acelerar la gestión económica en el país para que las cosas vayan mucho mejor.
–Todo indica que el compás de espera contemplado por los tenedores de bonos argentinos está ligado a la propuesta que usted presentará en la reunión del FMI que se celebrará en Dubai.
–Efectivamente. Se trata de la propuesta de canje en la que estamos trabajando. No puedo dar demasiadas precisiones pero le puedo adelantar que lo que vayamos a proponer allí será el resultado del consenso entre Argentina, algunos acreedores representativos del mercado y el FMI respecto de cuáles son las posibilidades reales de pagar la deuda. Claramente, la deuda que la Argentina contrajo a lo largo de la década del ‘90 y que nos llevó a esta verdadera explosión que se produjo a finales del 2001 es absolutamente insostenible.
–¿Ese consenso contiene muchos sacrificios?
–Sacrificios siempre hay. No hay nada en este mundo que no se logre con algún sacrificio. El problema es más bien el equilibrio en los sacrificios. La Argentina ha sufrido muchísimo debido a la crisis y es prioritario cuidar los equilibrios. La Argentina va a pagar, pero también tendrá que contar con recursos para crecer adecuadamente. Cuanto máscrezca la economía argentina, mayores serán las posibilidades de pagar. En este sentido, la propuesta que se hará en septiembre ante el FMI reflejará esta idea.
–¿Las acciones que emprendió el Gobierno contra la corrupción le parecen suficientes como para cambiar la percepción sospechosa de Washington y algunos países europeos?
–Aquí se ven con mucha expectativa las acciones a tomar, en particular con la renovación de la Corte Suprema. Se entiende perfectamente que es un elemento clave en el equilibrio institucional de la Argentina tener una Corte en la cual los argentinos podamos confiar.

Compartir: 

Twitter
 

Guillermo Nielsen, secretario de Finanzas y negociador de la deuda externa.
 
ECONOMíA
 indice
  • LA AFIP SE LANZA SIN PARACAIDAS SOBRE LA ECONOMIA SUMERGIDA
    El trabajo más negro de Impositiva
    Por Julio Nudler
  • Los acreedores enfundan el cañón por tres meses
    Por Eduardo Febbro

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.