ECONOMíA › LOS BONOS EN DOLARES COMPITEN CON LAS CUEVAS

Flota, pero no se infla

 Por Raúl Dellatorre

Un leve avance de medio centavo en el valor oficial del dólar (a 5,285 pesos para la venta) y una cotización en el mercado irregular un centavo inferior a la de la jornada anterior (8,88 pesos) dio la sensación ayer de “tregua” a la disputa entre la autoridad monetaria y la especulación que busca desestabilizar la plaza cambiaria. Los “devaluacionistas”, como los calificó el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, están viendo limitadas sus posibilidades de mantener el “valor cueva” del dólar cercano a los 10 pesos, porque las operaciones en el mercado de bonos dolarizados están haciendo más atractiva la especulación con títulos legales para quienes apuestan a un dólar alto. Las transferencias no declaradas de capitales al exterior, a través de títulos y acciones, están consiguiendo a la vez mejor precio en ese mercado de títulos que a través del “dólar cueva”, con un diferencial sin antecedentes. El denominado “dólar fuga” se estimaba ayer en 8,32 pesos al cierre, después de haber cotizado en la jornada en torno de los 8,25, es decir 63 centavos por debajo del dólar marginal, cuando la relación entre ambos suele ser menor, pero además con sentido inverso (el marginal por encima del “fuga”).

Nadie puede asegurar si el Gobierno está operando a través de la Anses en el mercado de bonos, ofreciendo títulos dolarizados para bajar su paridad y hacerlos más atractivos. En realidad, la especulación tiene su origen en que el organismo previsional es el mayor tenedor de estos títulos, particularmente el Bonar 2017. Pero también podría ocurrir que otros grandes poseedores, como bancos y fondos de inversión, estén nutriendo el mercado de títulos para buscar así darle alguna estabilidad a un mercado exageradamente alterado. En una economía donde los capitales ganan plata, el impacto de una megadevaluación puede resultar ampliamente rentable para algunos sectores rentistas, pero no para todos. Los que ganan con un mayor consumo interno, por ejemplo, no están tan tranquilos con la alternativa devaluacionista.

Lo cierto es que los precios de los títulos dolarizados con vencimiento en 2013, 2015 y 2017 vienen en baja desde hace una semana, y hoy comprar dólares a futuro mediante estos instrumentos equivale a pagar poco más de 8,50 para entrega en septiembre, menos de 7 para entrega en dos años y apenas por encima del valor oficial para recibirlos en 4 años. Para quienes pretenden fugar divisas comprando los bonos en pesos para venderlos en dólares en el exterior, la operación equivale a pagar un dólar a 8,30. Estos resortes son los que están dejando sin aliento al dólar cueva, que pese a ello todavía resiste.

Pero no todo es calma para las autoridades monetarias. Ayer volvieron a caer las reservas, 152 millones de dólares, acumulando una baja de 250 millones en dos días. Con 38.557 millones de stock, en el Banco Central esperan que la entrada de divisas de la cosecha y los resultados del blanqueo a partir de junio traigan algo de oxígeno a esta salida no calculada hace apenas unas semanas.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.