ECONOMíA › LUEGO DE LA PRESIóN DEL GOBIERNO, LOS EMPRESARIOS AFIRMARON QUE EL ABASTECIMIENTO ESTá GARANTIZADO

Y de pronto, el trigo comenzó a aparecer

También aseguraron que la baja en el precio se va a trasladar a los subproductos, entre ellos el pan.

 Por Javier Lewkowicz

Representantes de la producción de trigo, la molinería, exportadores y panaderos destacaron ayer que hay una mejora en la dinámica del mercado triguero que motivó una caída en el precio del cereal y la harina del 20 por ciento en los últimos días. También aseguraron que la baja en el precio se va a trasladar a los subproductos, entre los cuales está el pan, y que el abastecimiento de trigo al mercado interno está garantizado para lo que resta del año. Los exportadores dijeron que mañana tendrán lista la información solicitada por la Secretaría de Comercio Interior sobre el remanente de trigo que tienen stockeado.

En una movida atípica, en la sede porteña de la Bolsa de Cereales ofrecieron en forma conjunta una conferencia de prensa Diego Cifarelli, de la Federación Argentina de la Industria Molinera (Faim); Alberto Rodríguez, del Centro de Exportadores de Cereales (CEC); José Alvarez, del Centro de Industriales Panaderos de Buenos Aires, e Ider Peretti, presidente de la Confederación General Económica (CGE).

La convocatoria fue motivada por la nueva situación en el mercado del trigo, donde rige la Ley de Abastecimiento dictada por el Gobierno. “El aprovisionamiento de trigo fue prácticamente normal hasta junio, cuando el precio interno superó al precio internacional e incidió para que se redujeran nuestros stocks”, explicó Cifarelli, por parte de los molinos, la problemática en el mercado que derivó en la intervención del Gobierno.

El precio del trigo en el mercado interno llegó a los 500 dólares la tonelada en la última semana de junio. El 2 de julio se produjo el último pico, de 485 dólares la tonelada. El viernes, después de que se publicara en el Boletín Oficial la aplicación de la Ley de Abastecimiento, el precio bajó hasta los 385 dólares y ayer cerró en 398 dólares. Es una baja del 18 por ciento frente a los precios máximos registrados. La brecha, de todas maneras, es enorme frente a los 250 dólares que cotiza la tonelada en la Bolsa de Chicago, que define el precio internacional. Por su parte, la harina bajó de 250 pesos sin impuestos a un rango de entre 190 a 210 pesos. El 80 por ciento del costo de la harina es el trigo.

Ider Peretti, dirigente empresario cercano al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, vinculó los problemas al hecho de haber tenido una menor siembra el año pasado a raíz de “zonas con intensas sequías y otras inundadas” sumado a una “campaña política para que no se siembre trigo y se reemplace por cebada y garbanzo”. Para Peretti, al momento de la liquidación de la cosecha “siempre aparecen algunos pícaros entre productores, acopiadores y exportadores, que hicieron que subiera el precio”. Cifarelli descartó que problemas de calidad del trigo a raíz de un hongo llamado Fusarium pudiera causar inconvenientes en la molinería.

Otras explicaciones hacen hincapié en una supuesta incertidumbre en productores, que los hace retener el trigo como activo o las dificultades logísticas de exportadores para volcar al mercado interno el cereal que compraron con la idea de vender al exterior. Ese cambio de planes de las multinacionales exportadoras tuvo lugar a partir de la reducción del cupo exportable de 5 a 3 millones de toneladas este año, a partir de la floja cosecha de trigo. Las empresas adquirieron hasta enero 4.464.849 toneladas de trigo, pero sólo exportaron hasta julio 1.349.625 toneladas, según datos de la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (Ucesci), publicados por este diario el sábado.

La diferencia entre lo comprado a los productores y lo exportado asciende a unas tres millones de toneladas, de los cuales una parte fue vendida a la molinería para abastecer el consumo interno. Esa información fue solicitada por Moreno el viernes, con la idea de conocer el stock que tienen las exportadoras y poder eventualmente decomisarlo a precio internacional. Ayer Rodríguez, de la CEC, indicó a este diario que las empresas están recolectando las facturas de venta a los molinos y se la presentarán antes del miércoles al funcionario. No dijo cuál es el remanente que tienen de trigo, pero la semana pasada hablaban de sólo 100 mil toneladas. De todas maneras, el titular de la CEC dijo que el stock que les queda lo seguirán colocando al mercado interno.

En el Gobierno estiman que para agosto, septiembre, octubre y noviembre hay 2,8 millones de toneladas de trigo retenido entre productores y exportadores. Teniendo en cuenta que la molinería consume unas 500 mil toneladas mensuales, son dos millones que necesita el consumo interno. En base a esos datos, desde el sector buscan reafirmar la idea de que “el trigo está” y que no será necesario abrir la importación. En diciembre ya debería comenzar a entrar la campaña 2013/14.

Compartir: 

Twitter
 

Alvarez, Rodríguez, Cifarelli y Peretti durante la conferencia de prensa en la Bolsa de Cereales.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.