ECONOMíA › LA PRESIDENTA ANUNCIó UN AUMENTO DE HABERES PREVISIONALES DEL 14,4 POR CIENTO DESDE SEPTIEMBRE

Otro año con jubilaciones yendo por ascensor

El segundo incremento del año por la Ley de Movilidad Previsional se suma al 15,18 por ciento de suba de marzo, con lo cual el 2013 termina con un ajuste del 31,78 por ciento. La jubilación mínima pasa de 2165 a 2477 pesos.

 Por David Cufré

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció ayer un aumento de jubilaciones y pensiones del 14,41 por ciento a partir del 1º de septiembre. El haber mínimo pasará de 2165 a 2477 pesos, a los que se agregan unos 150 pesos para más de 500 mil beneficiarios que cobran subsidios del PAMI. El nuevo incremento se suma al 15,18 por ciento que habían subido los haberes previsionales en marzo pasado, con lo cual el alza anual resulta del 31,78 por ciento. Ese nivel es el segundo más alto para el año desde que se implementó la Ley de Movilidad Previsional en marzo de 2009. Solo quedó por debajo del 37,06 por ciento de 2011. Como ocurrió de manera invariable desde la aplicación de esa norma, el incremento jubilatorio vuelve a superar cualquier medición de la inflación, privada o de las provincias, y acumula en cinco años un alza del 259 por ciento para todos los haberes previsionales.

La Presidenta volvió a elegir el recinto de la Bolsa de Comercio para anunciar el aumento a jubilados, pensionados, pensiones no contributivas y veteranos de Malvinas. En total, 7.313.638 beneficiarios. Lo mismo había hecho el 2 de agosto del año pasado, también en ocasión del festejo del aniversario de esa institución. Esta vez la noticia llegó después de casi una hora de discurso, con un repaso detallado de la política económica y sus resultados en una década de gestión. “La Argentina nunca había logrado crecer de manera ininterrumpida diez años seguidos”, comparó, e hizo foco en que esa evolución se consiguió yendo a contramano de las recomendaciones del establishment de economistas y el FMI. “Rechazamos el ajuste y las medidas ortodoxas”, remarcó.

La explicación de la estrategia de crecimiento incluyó una defensa de los subsidios al transporte y demás servicios públicos domiciliarios, que significan salario indirecto para los trabajadores y mejoran la competitividad de las empresas, la apuesta al empleo y al consumo interno. “Me pregunto quiénes son los que llenan los shoppings, los que viajan casi colgados del ala de los aviones a Miami y Nueva York, los que coparon los centros turísticos este invierno”, interpeló a los hombres de finanzas e industriales –entre ellos José de Mendiguren, de la UIA, hoy candidato por el massismo– que la escuchaban en un recinto colmado. “Se puede estar de acuerdo o no con un gobierno, pero no se puede negar la realidad”, reclamó.

Llegado a ese punto, presentó el aumento para el sector previsional, que se inscribe en la misma línea de fortalecer la capacidad de consumo de millones de personas. Como se indicó al comienzo, el haber mínimo crece desde septiembre de 2165 a 2476,98 pesos, un ajuste del 14,41 por ciento. El haber medio de jubilados y pensionados pasa de 3498 a 4002 pesos, y el haber máximo avanza de 15.861,24 a 18.146,84 pesos. A su vez, el tope de aportes que los trabajadores hacen al sistema previsional se mueve de 24.473,92 a 28.000,65 pesos. Por arriba de ese nivel salarial el trabajador no aporta.

Cristina Kirchner le facturó a la oposición no haber acompañado al oficialismo cuando se aprobó la ley de movilidad previsional. “Nos decían que la fórmula para determinar los aumentos era tramposa y que les íbamos a pagar poco a los jubilados”, increpó. Lo mismo ocurrió, dijo, con otras leyes claves en materia económica, como la que permite cancelar deuda con las reservas del Banco Central y la reforma a la carta orgánica de la autoridad monetaria. En cuanto a las jubilaciones, la ley dio lugar a aumentos del 19,89 por ciento en 2009, 26,5 en 2010, 37,06 en 2011 y 31,05 en 2012. En 2013 la cifra quedó en 31,78 por ciento.

Antes de 2009, el gobierno de Néstor Kirchner privilegió dar mayores aumentos a las jubilaciones mínimas, a fin de recuperar el poder de compra de quienes habían quedado en peor situación después de doce años de haberes congelados en 150 pesos. Eso tuvo un importante efecto redistributivo, aunque al mismo tiempo acható la pirámide de ingresos entre los jubilados. En razón de ello, hoy casi siete de cada diez jubilados perciben el haber mínimo. Sin embargo, a diferencia de aquellos años, cuando la cobertura previsional era del 66,1 por ciento en 2003, ahora alcanza al 94,6 por ciento, gracias a la incorporación de más de 2,7 millones de jubilados y más de 1,1 millones de pensiones no contributivas. En consecuencia, en el 60,5 por ciento de los hogares de jubilados hoy se perciben dos haberes mínimos. Donde antes había un jubilado con 150 pesos para un hogar, ahora hay dos beneficios de 2477 pesos. El haber mínimo, en tanto, subió 1551 por ciento desde febrero de 2003 a septiembre de 2013.

La suba de jubilaciones y pensiones significa una transferencia del Estado a los beneficiarios de 36.824 millones de pesos en un año. Son unos 3000 millones de pesos por mes que se volcarán esencialmente al consumo interno y ayudarán a dinamizar la economía. Los jubilados, además, tienen disponibilidad de crédito a tasas accesibles a través de la tarjeta Argenta, cuyo uso desde hace más de un año también significó un envión para el consumo del sector previsional.

Después de enumerar las medidas y describir la transformación profunda del sistema jubilatorio, la Presidenta defendió al director de la Anses, Diego Bossio, frente a la denuncia de Elisa Carrió y María Fernanda Reyes por supuesto desvío de fondos previsionales (ver recuadro aparte). “La inversión previsional hoy supera el equivalente al 8 por ciento del PBI”, dijo CFK, contra menos del 6 por ciento de los años ’90. Si a eso se le suman los aportes para la Asignación Universal por Hijo, la inversión de la seguridad social implica 12 puntos del PBI. “Preparate, Bossio, porque parece que cuando mejor hacemos las cosas, más castigos tenemos que soportar”, lo amparó. “Cuando estaban las AFJP y había comisiones altísimas nunca vi que denunciaran a nadie”, insistió. El último anuncio que hizo CFK para mostrar la buena gestión del Estado fue que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) que maneja la Anses llegó a 282.137 millones de pesos, contra apenas 80.209 millones que habían juntado las AFJP en 14 años de funcionamiento.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Fernández de Kirchner volvió a elegir el recinto de la Bolsa de Comercio para anunciar el aumento de jubilaciones.
Imagen: Sandra Cartasso
SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.