ECONOMíA › ARGENTINA Y BRASIL CONTRA LOS MALOS AUGURIOS EN LA REUNION DEL FMI

“Hay un exceso de pesimismo”

El ministro de Economía Hernán Lorenzino y el titular del Banco Central de Brasil, Alexandre Tombini, rechazaron en Washington las prevenciones del organismo financiero internacional sobre el futuro de las economías emergentes.

El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, rechazó las perspectivas pesimistas de los organismos internacionales respecto de las economías emergentes y aseguró que “seguirán como grupo creciendo a una velocidad constante, sostenida y fuerte para seguir siendo la fuerza motora de la economía global”. Fue al intervenir en la reunión conjunta del Comité Monetario y Financiero del FMI y el Comité de Desarrollo del Banco Mundial, en la última jornada de deliberaciones que tiene lugar en Washington. El presidente del Banco Central de Brasil, Alexandre Tombini, se expresó en similar sentido, al señalar que “se ha pasado del exceso de euforia de hace un tiempo, al actual exceso de pesimismo”.

En su último informe de Perspectivas de la Economía Mundial, conocido la semana pasada, el FMI volvió a señalar una baja en las proyecciones de crecimiento para este año y el próximo en las economías emergentes. El pronóstico que se hacía en abril pasado era que dichas economías crecerían en conjunto el 5,3 por ciento en 2013 y 5,7 por ciento en 2014. Tres meses después, en julio, dichos pronósticos fueron corregidos a 5,0 y 5,4 por ciento, respectivamente. La semana pasada, el FMI planteó nuevas proyecciones para los emergentes, con un crecimiento de apenas 4,5 por ciento este año y 5,1 por ciento el próximo.

Lorenzino fue el primero en rechazar este enfoque, llamando la atención durante la reunión conjunta de los comités Monetario y de Desarrollo, respecto de los cambios y fortalecimientos de los mecanismos de gestión en los países en desarrollo. Admitiendo la existencia de desafíos, dijo, “creemos que la mayoría de los países emergentes está mejor preparada que en el pasado, gracias a medidas que se han tomado, el estado de las finanzas públicas, la administración y flexibilidad de los sistemas de tipo de cambio, a más y mejor situados amortiguadores y al nivel de reservas internacionales” que solidificaron sus defensas, detalló el ministro, que intervino en representación de Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay.

En similar sentido, el titular de la autoridad monetaria de Brasil, Alexandre Tombini, señaló que “hace un tiempo había un exceso de euforia, y ahora quizás haya un exceso de pesimismo” respecto de las economías emergentes. “Este nuevo pesimismo no tiene en cuenta nuestra preparación, nuestra larga experiencia ante paralizaciones repentinas”, alertó. Aunque reconoció que los países subdesarrollados deberán afrontar “situaciones de inestabilidad financiera, desequilibrios externos y vientos de cola menos fuerte”, Tombini advirtió que “estos desafíos no son razón suficiente para lanzar una visión pesimista generalizada sobre todos los emergentes”, señaló.

Al margen de la reunión del comité, y en un aparte con la prensa, Lorenzino se refirió a los créditos recién aprobados por el Banco Mundial por 3000 millones de dólares para los próximos tres años. Destacó que, a diferencia de lo que ocurría en la década del ’90, estos fondos permitirán financiar el desarrollo de programas de inclusión y empleo, y no se destinarán a “financiar gastos corrientes o puestos al servicio de intereses del mercado”. “Hay un nuevo escenario de oportunidades para financiar el desarrollo y no la especulación financiera o para blindar a los bancos”, dijo el ministro a la agencia nacional Télam durante una pausa de las deliberaciones.

El titular del Palacio de Hacienda se mostró complacido por el respaldo obtenido para los planes de desarrollo presentados al Banco Mundial. “La estrategia va a ser tratada por el directorio (del BM) en diciembre, y estamos muy satisfechos porque tenemos muy buenos programas para incorporar que se enfocan en el mejoramiento de la educación rural, la inclusión laboral de jóvenes, el abastecimiento energético del sector rural y la prevención y control de enfermedades”. Agregó que se trata de una “agenda concreta que los gobernadores conocen muy bien porque son programas que se ejecutan con las provincias. Como las (de reparación histórica) del Norte Grande, que tienen un programa exclusivo para solucionar los déficit de infraestructura”.

Con respecto a los temas abordados durante la asamblea que se desarrolla en Washington, Lorenzino ponderó el documento del Comité del FMI que puso al tema de la crisis de “deudas soberanas como un tema central” de discusión, en línea con lo que viene sosteniendo la Argentina en los foros internacionales en los que participa.

Compartir: 

Twitter
 

Lorenzino. “la fuerza motora”.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.