ECONOMíA › MODERADO AUMENTO DE LA CARNE POR EL ALZA EN LINIERS

Suba pero no estampida

 Por Raúl Dellatorre

Los precios de la hacienda en el mercado de Liniers registraron subas del 18 al 19 por ciento entre el inicio de la semana anterior y las cotizaciones de lunes y martes de la presente. Pero ese corrimiento en los valores no llegó a reflejarse plenamente en los precios de la carne en mostrador. Sin embargo, desde algunos sectores formadores de opinión se lanzó la idea de una estampida, un aumento “imparable” de precios. Lo verificable es que varios elementos confluyeron para que el valor de la hacienda reacomodara sus precios en pesos, luego de más de un año de permanecer prácticamente congelados a nivel del público. La previsión para las próximas semanas es que podría observarse un incremento en los precios en mostrador, pero en un margen no demasiado amplio, ya que el consumo no lo convalidaría ni los comerciantes están dispuestos a perder volumen de venta.

Entre los empresarios del sector hubo apreciaciones disímiles, pero en ningún caso se señaló la sensación de estampida. “Hubo aumentos en Liniers, pero las carnicerías todavía están recibiendo el producto con los precios de la semana pasada”, afirmó Alberto Williams, vicetitular de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal. “La suba de estos días la vamos a recibir con la carne que recibamos entre mañana (por hoy) y el viernes, y habrá que ver qué hace el carnicero, porque si tiene stock y la suba es poca, por ahí promedian y la absorben”, sugirió Williams.

Desde el sector frigorífico, Daniel Otero, de Cabaña Las Azaleas, aseguró que la mercadería que su firma distribuye (principalmente en el Gran Buenos Aires) entre carnicerías sólo fue aumentada en unos pocos cortes, enfatizando que se trata de correcciones estacionales y no el inicio de una secuencia de aumentos.

Otra referencia fue ofrecida por el titular de una importante carnicería de Rosario. “Desde enero de este año hasta mayo recibimos la carne de novillito, en media res de 75 a 85 kilogramos, a 23,70 pesos por kilo; el 22 de mayo bajó a 23,40 pesos, y ayer (el lunes) subió a 24,50”, indicó el empresario. Con una baja en el medio que se extendió por más de cinco meses, el nuevo valor mayorista de la carne refleja un aumento inferior al 4 por ciento respecto de los precios de enero.

El antecedente inmediato anterior, la evolución de precios en el año 2012, también muestra una notable estabilidad. Según indicadores del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna, organismo integrado por representantes oficiales y de las entidades rurales privadas, el aumento del precio final de los principales cortes durante todo el año apenas promedió entre cinco y seis por ciento.

El aumento de estos días en el precio del mercado de referencia, Liniers (que comercializa apenas el 15 por ciento de la hacienda que va al consumo en el país), estaría impulsado principalmente por la perspectiva de una mejora en los niveles de exportaciones, alentada además por la baja de diez puntos (del 15 al 5 por ciento) en las retenciones que le anticipó el Gobierno a los dirigentes del sector. Este cambio de situación, sumado al retraso de los valores de la carne respecto de la evolución de precios de otros alimentos y de la firmeza del consumo interno (este año se ubicaría en un nivel per cápita entre seis y ocho por ciento superior al del año pasado), más una corrección cambiaria desde principios de año (más del 20 por ciento) que no fue acompañada por los precios internos, trazó el panorama en el que los comercializadores de hacienda vieron la ocasión de un reacomodamiento de precios en su favor. El precio del kilo vivo del novillo cotizó ayer en Liniers a 11,87 pesos, contra 10,07 del martes anterior (suba del 18 por ciento).

Sin embargo, distribuidores mayoristas y propietarios de carnicerías no están muy convencidos de que el consumo convalide ese aumento, ni quieren arriesgar los buenos niveles de venta actuales. De todos modos, habrá alguna puja en las próximas semanas para acomodar los precios en mostrador algún escalón más arriba del actual. El pronóstico más plausible es el de una suba moderada, que quizá sea el fin de un prolongado congelamiento, pero que quedaría lejos del escenario de estampida de precios que algunos pintan.

Compartir: 

Twitter
 

Carniceros y mayoristas descreen de una secuencia de subas.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.