ECONOMIA › EXIGEN REDUCIR IMPORTACIONES AUTOMOTRICES Y ELECTRONICAS EN UN 20 POR CIENTO EL PROXIMO TRIMESTRE

Selección y control en el uso de divisas

El Ministerio de Industria sumó a sectores clave de la industria manufacturera al cumplimiento de pautas en el destino de las divisas desde el arranque de 2014. Automotrices y electrónicas, bajo estricto control.

 Por Javier Lewkowicz

El Gobierno exigió a las terminales automotrices e importadores de autos, fabricantes de equipos de oficina y empresas de Tierra del Fuego, que en el primer trimestre de 2014 reduzcan en alrededor de un 20 por ciento las importaciones frente al mismo período de este año. En el caso del sector automotor, la medida sólo afecta a los autos terminados, mientras que en la electrónica, principalmente a insumos. La intención del Gobierno es que la escasa liquidación de divisas por exportaciones del agro que se suele registrar en los primeros meses del año no redunde en una fuerte pérdida de reservas internacionales. Por la inmediatez de la medida, que complica la sustitución por producción local, es esperable que algunas empresas reduzcan ventas y nivel de producción. El Gobierno les pidió igualmente profundizar la sustitución de importaciones. El pedido para bajar importaciones podría extenderse al segundo trimestre de 2014.

Ayer, la ministra de Industria, Débora Giorgi, y el secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, recibieron a cuatro cámaras empresarias que tienen en común una fuerte actividad importadora. Autos y electrónica, cabe resaltar, hasta ahora no habían sido afectados por la política de administración comercial. Salvo problemas puntuales en su momento con las Licencias No Automáticas (LNA) de importación y luego cuando apenas comenzaba a implementarse el actual sistema de Declaraciones Juradas de Importación (DJAI), el flujo de las importaciones tanto de las terminales automotrices como de las electrónicas no mostró este año inconvenientes. En cambio, a algunos importadores de autos sin fábrica en el país, sí se les complicó la operatoria comercial en los últimos tiempos por medidas administrativas oficiales.

Por el lado automotor, asistieron al encuentro el presidente de Ford, Enrique Alemañy; de Fiat, Cristiano Rattazzi; de Peugeot-Citröen, Luis Ureta Sáenz Peña; de Toyota, Daniel Herrero; de Renault, Thierry Koskas, y de General Motors, Isela Costantini, entre otros. El Gobierno les informó que su intención es que durante el primer trimestre de 2014 las fábricas importen autos terminados por un monto que en promedio sea hasta el 80 por ciento del registrado este año en ese período. Es decir, que las importaciones de vehículos caigan un 20 por ciento.

Según el Indec, en el primer trimestre de este año las importaciones de autos acumularon 1321 millones de dólares, un 4 por ciento menos que en 2012. El 20 por ciento de ese valor, que sería el “ahorro” de dólares si el crecimiento de la producción fuera igual a cero, equivale a 264,2 millones de dólares. La exigencia para reducir importaciones se adecuará, en cada caso, al déficit comercial de las empresas. Toyota, por ejemplo, que tiene un resultado de divisas equilibrado, no tiene que reducir sus compras al exterior. La firma, en cambio, se ve perjudicada por el impuesto a los autos de alta gama, porque afecta a la SW4, que fabrica en el país. Las que más aportan al déficit sectorial deberán efectuar una baja de 27,5 por ciento. La medida del Gobierno va a afectar en primer lugar a Brasil, desde donde proviene la mayor parte de los autos importados. En lo que va del año, las importaciones de autos desde Brasil registran una suba del 48 por ciento.

Los funcionarios también recibieron a los importadores de autos nucleados en Cidoa. La situación para ellos es mucho más compleja, no tanto por la exigencia de reducir 27,5 por ciento sus importaciones, sino por el impuesto a los autos de alta gama. De hecho, esa reducción exigida no sería un problema para empresas como BMW, Hyundai y Kia, cuyas ventas este año se incrementaron mucho. También estuvieron representadas Mitsubishi, Chrysler, Jaguar, Land Rover, Subaru, Volvo, Nissan y Chery. Los camiones de más de 5 mil toneladas no ingresan en la exigencia.

El otro grupo de empresas que visitó ayer a Giorgi y a Costa fue el electrónico. Las empresas de Tierra del Fuego también deberían bajar sus importaciones. Sin embargo, contraofertaron no reducir sus compras, pero sí la utilización de divisas, a partir de algún tipo de facilidad financiera por parte de sus proveedores. El Gobierno quedó en estudiar esa posibilidad. La caída de importaciones para el primer trimestre de 2014, calculan en el equipo económico, sería de 190 millones por parte de esas firmas. Si finalmente deben bajar sus compras, el efecto se podría sentir sobre la producción de electrónicos, porque son piezas que a corto plazo no tienen sustitución local. De todas maneras, el Gobierno ayer insistió en que la medida forma parte de la política de integración de la industria nacional en el sector fueguino. Ponen el ejemplo de aires acondicionados y equipos de audio, donde recientemente se actualizó una mayor exigencia oficial en el proceso productivo.

La exigencia para bajar importaciones también fue escuchada ayer por las empresas que producen equipamiento de oficina nucleadas en Camoca. El Gobierno pidió que reduzcan sus compras un 20 por ciento. Esas firmas ensamblan computadoras e importan, por ejemplo, equipos de producción láser.

Compartir: 

Twitter
 

Giorgi y Costa, con empresarios. Les informaron sobre las nuevas condiciones para importar.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared