ECONOMíA › DESDE EL LUNES, LAS TRABAJADORAS DOMESTICAS DEBERAN ESTAR CUBIERTAS POR UNA ART

Un seguro para ampliar los derechos

Los empleadores que todavía no hayan contratado una ART tienen que elegir una de las 22 empresas existentes y abonar a la AFIP la cuota junto con los aportes y contribuciones. La cuota de la ART oscilará entre 130 y 230 pesos mensuales.

A partir del lunes, todas las trabajadoras de casas particulares deberán estar cubiertas en forma obligatoria por un seguro de riesgos del trabajo. Los empleadores que todavía no hayan contratado una ART tienen que elegir una de las 22 empresas existentes y abonar a la AFIP la cuota junto con los aportes y contribuciones. Si un hogar abona la tarifa correspondiente pero no contrata una aseguradora, la Superintendencia de Riesgos del Trabajo le asignará una por sorteo. En ese caso, la cobertura comenzará a correr un día después de que se le comunique a la ART que fue designada para ese caso. La aseguradora será la encargada de informarle al empleador dentro de las 24 horas siguientes el inicio del servicio. La cuota que cobrarán las empresas oscilará entre 130 y 230 pesos mensuales de acuerdo con la extensión de la jornada laboral. La decisión, que había sido anticipada dos semanas atrás, fue oficializada por la AFIP a través de una resolución publicada ayer en el Boletín Oficial.

El trabajo en casas particulares constituye uno de los bolsones más arraigados de empleo no registrado del país. A la falta de aportes y contribuciones a la seguridad social se suma un amplio conjunto de irregularidades que caracterizan la extendida precariedad laboral impuesta por los empleadores. La obligación de contratar a una ART forma parte de los derechos y obligaciones incorporados en el nuevo marco regulatorio aprobado a comienzos de año. De acuerdo con investigaciones realizadas por la Organización Internacional del Trabajo, los niveles de informalidad entre las trabajadoras de casas particulares superan el 80 por ciento mientras que el promedio de la economía alcanza al 33 por ciento de los asalariados. El trabajo doméstico explica 2,2 de cada 10 puestos de trabajo no registrado, el rubro individual más relevante en la estructura de la informalidad argentina.

“No sólo beneficia al trabajador, sino también al empleador. El monto del seguro de riesgos del trabajo no es significativo. Con el equivalente al gasto en una cena se garantiza la cobertura. Si el empleador no tiene seguro y sucede un accidente, igual es responsable, sólo que deberá responder en la Justicia”, indicaron fuentes de la AFIP. Por su parte, la Superintendencia de Riesgos de Trabajo advirtió a los empleadores que incumplan la obligación de afiliarse a una ART que “ante la eventualidad de que los trabajadores que realicen tareas en sus casas sufran un accidente de trabajo o enfermedad profesional, el empleador deberá brindarles todas las prestaciones que prevé el sistema de riesgos del trabajo, respondiendo con su patrimonio personal”.

Quienes contrataron una ART ya están cubiertos y tienen hasta el 10 de noviembre para cancelar sus obligaciones. Aquellos empleadores que todavía no eligieron una de las 22 compañías disponibles todavía pueden hacerlo. Otra posibilidad es pagar la cuota monto correspondiente al seguro junto con las obligaciones de la seguridad social y esperar hasta que la Superintendencia de Riesgos del Trabajo le asigne alguna de las ART existentes.

El pago de aportes y contribuciones seguirá siendo a mes vencido, en tanto que el pago del componente de la ART se efectuará mediante el mismo formulario cancelando el mes por iniciarse de modo anticipado. En el caso de las trabajadoras que se desempeñan menos de 12 horas semanales, las obligaciones de los hogares ascienden a 161 pesos por mes. El empleador debe pagar 31 pesos por aportes y contribuciones, y 130 pesos corresponden al seguro de riesgos del trabajo. Cuando la jornada sea de 12 a 16 horas por semana, el monto a ingresar será de 224 pesos: 59 pesos de impuestos y 165 pesos por la ART. Si los horarios de las trabajadoras exceden las 16 horas, la cifra llegará a 498 pesos por mes con un seguro por 230 pesos mensuales. En todos los casos, los aportes y contribuciones son deducibles del Impuesto a las Ganancias, aunque ese beneficio no se extiende al seguro.

Las ART no pueden rechazar la solicitud de afiliación de ningún empleador incluido en su ámbito de actuación. La firma seleccionada por el empleador requerirá para formalizar el contrato de afiliación, el DNI y el comprobante que demuestre la registración como empleadores de trabajadores de casas particulares en el Registro creado por la AFIP. En caso de no haberse registrado aún, pueden empadronarse en www.afip.gob.ar o a través del servicio de Home Banking, en la opción Servicios AFIP, sin necesidad de contar con una clave fiscal.

Compartir: 

Twitter
 

Quienes ya contrataron una ART tienen hasta el 10 de noviembre para cancelar sus obligaciones.
Imagen: Carolina Camps
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.