ECONOMíA › SITUACION ECONOMICA DE AEROLINEAS ARGENTINAS

Se viene la suba de tarifas

 Por Cledis Candelaresi

“Tal vez sea porque muchos argentinos fueron a ver el estado de su cuenta corriente a Miami”, ironizó el presidente de Aerolíneas Argentinas, Antonio Mata, en alusión al buen nivel de ocupación que alcanzaron los vuelos a ese destino. Según el ejecutivo, se estaría acotando sus voluminosas pérdidas con un drástico recorte de gastos equivalente a 500 millones de dólares durante este ejercicio. Aún así, a la nueva administración le sobran motivos de desvelo: se consideran víctimas de las petroleras, que, a decir del presidente de la compañía le habrían ajustado el combustible siguiendo el dólar libre.
Un informe atribuido a la sindicatura de la quiebra –grupo comandado por Aníbal Amigo– y difundido por Internet detalla el catastrófico estado de Aerolíneas, según el balance al 31 de diciembre del 2001. De acuerdo a ese detalle, la compañía tiene un patrimonio neto negativo de 171 millones de dólares y, por esta razón, estaría próxima a su “disolución”.
Mata no niega la pésima performance del balance. Pero advierte que el resultado sería menos dramático de lo que sostiene ese informe, gracias a que los socios (básicamente, Marsans, el accionista privado) capitalizarían parte del quebranto que la compañía registra mensualmente con un aporte de capital que aún no se hizo efectivo. “Obedece a intereses de terceros”, acusa el directivo de AA en alusión un presunto acuerdo entre la sindicatura de la quiebra e Iberia, que señaló sin nombrar.
Desde que Aerolíneas intentó recuperar mercado bajo la gestión de Marsans, Iberia (otrora accionista de la compañía) disminuyó las frecuencias de sus vuelos Madrid-Buenos Aires y la otra empresa peninsular, Spain Air, directamente abandonó la ruta, permitiendo que la privatizada aumentara notablemente la cantidad de pasajeros desde y hacia la capital española.
La devaluación resultó menos dañina para Aerolíneas de lo que el propio Mata advertía en diciembre, ya que la demanda de pasajes no cayó tanto como él temía. Amén del hecho de que Aerolíneas tiene gran parte de sus ingresos en dólares y, por lo tanto, la depreciación del peso fortalece sus ingresos. La contracara son sus costos en dólares, como el leasing, los repuestos y el combustible, por cuyo costo tiene una polémica abierta con las petroleras.
Mata se quejó ayer de tener afrontar en el combustible un doble aumento: uno por ajuste del tipo de cambio y otro por el incremento que el crudo tuvo en el mercado mundial, con el agravante de que el carburante se paga en efectivo.
Frente a este panorama de ajustes, Mata admite que no podrá honrar el compromiso asumido frente a Eduardo Duhalde de mantener las tarifas, cuya recomposición es inevitable, no sólo por el ajuste de la nafta sino por los otros costos dolarizados que se dispararon.
En esta pelea con el mercado Aerolíneas no tiene demasiadas ventajas, salvo las derivadas del concurso de acreedores, que le permite postergar un tiempo más la cancelación de su pasivo multimillonario, el grueso en dólares. La pesificación de deudas, que benefició a muchos grupos locales, no alcanzó a una compañía que desde el concurso paga al contado.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.