ECONOMíA › PESE AL FALLO EN CONTRA, LA ARGENTINA MANTENDRá LA PROTECCIóN A LA INDUSTRIA

El Gobierno resiste frente a la OMC

La resolución de la Organización Mundial de Comercio en contra del país por las declaraciones juradas de importación no tendrá efecto concreto este año. El Ministerio de Economía estudia cambios de forma al sistema que resguarda a la producción local.

 Por Javier Lewkowicz

“Vamos a acatar el fallo de la OMC, pero eso no implica el desmantelamiento del esquema de DJAI. Si hay cuestiones puntuales de implementación, no tenemos problema en discutirlas”, señaló ayer el secretario de Comercio, Augusto Costa. Los funcionarios argentinos en la sede de Ginebra de la Organización Mundial del Comercio (OMC) ya mantuvieron encuentros con sus pares de Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, los países que promueven una demanda conjunta contra la política comercial argentina, para definir los tiempos y las formas de la negociación.

El Gobierno confía en que, entre los (largos) tiempos burocráticos de la OMC y las posibles propuestas de ajustes menores en el sistema de Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI), este año no habrá cambios de fondo. Pero además, en Economía advierten que el fallo en contra de la OMC es lo suficientemente general para que con modificaciones de forma la Argentina pueda armar una propuesta de adecuación. Por ejemplo, se trata de definir tiempos de aprobación, explicitar las causas de la denegación y aclarar la vía de contacto entre los empresarios y la Secretaría de Comercio.

Las DJAI son el principal instrumento de administración del comercio. Para los importadores son mala palabra, pero para miles de pymes, una sigla que equivale a supervivencia. A pesar de que la herramienta es la misma, su aplicación desde los tiempos de Guillermo Moreno cambió bastante. Costa organizó el sistema a través de una serie de pasos que, si son superados, aseguran la previsibilidad que quieren los empresarios. Eso sí, hay exigencias en términos de precios, empleo, exportaciones y sustitución de importaciones, según el caso.

El recorrido de las DJAI empieza incluso antes de que se presente: funcionarios de la Secretaría de Comercio se reúnen con la empresa y “consensúan” un plan anual de importación. Con esa lógica, durante 2014 fueron citadas 633 grandes empresas que importaron 52.500 millones de dólares en ese período, casi el 90 por ciento de las importaciones totales dejando a un lado las adquisiciones de energía, trenes y aviones. También hubo 3086 acuerdos con pymes que implicaron compras por 4677 millones de dólares. En el primer trimestre de 2015 ya se cerraron tres mil acuerdos.

Uno de los criterios de negociación de Comercio es la sustitución de importaciones. De ese modo, empresas como Walmart, McDonnal’s, John Deere, Syngenta, Agrofina, Whirlpool, Grimoldi, Zara, Carrefour, Coto y Falabella accedieron a aumentar las compras a la industria local. Una vez que la pauta de importación queda definida, la presentación paulatina de DJAI es aprobada a las 48 horas, aseguran en Comercio. Distinto es el caso si la empresa pretende importar todo de un tirón, algo que no permite el Gobierno. Si las DJAI presentadas superan el cupo acordado, son “observadas”, que en los hechos implica que el importador no puede completar la operación. Con esta lógica de funcionamiento, se presentan entre 7 y 8 mil DJAI por día, que analizan más de 40 técnicos.

De todos modos, en el equipo económico plantean que en términos agregados el factor determinante del flujo de importaciones no es el ritmo de aprobación de DJAI, sino la actividad económica, que impulsa las compras externas cuando está en alza y viceversa. En ese sentido, perciben como un dato positivo el hecho de que en el primer bimestre hayan repuntado las importaciones. El costado negativo es el balance de divisas generadas en el intercambio comercial. Si la economía doméstica mejora un poco, las importaciones pueden repuntar, pero las perspectivas de las exportaciones no son buenas. En primer lugar, los principales socios comerciales registran problemas, en especial Brasil. En Economía observan con preocupación la devaluación del real, que ya acumula una desvalorización similar a la del peso un año atrás. Pero además, es probable que los problemas políticos tengan impacto negativo sobre la economía. “Lo más importante es qué pasa con el nivel de actividad en Brasil”, plantean.

Compartir: 

Twitter
 

Estados Unidos, Europa y Japón lograron el respaldo de la OMC en sus quejas contra Argentina.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.