EL MUNDO › DESFILAN COMO JUVENTUDES MILITARIZADAS Y SON PARTE DE UN NEGOCIO MULTIMILLONARIO DE BRASIL

La marcha de los gladiadores evangélicos

Son cerca de cuatro mil jóvenes liderados por Edir Macedo, de la Iglesia Universal del Reino de Dios. Transformados en fuerza política, ya generaron un debate en los medios brasileños.

 Por Gustavo Veiga

Los gladiadores del altar marchan a paso marcial. Se entrenan en los parques de Porto Alegre y desfilan como juventudes militarizadas en Goias o Fortaleza. Varios videos difundidos este mes los muestran de uniforme: con remera verde musgo y pantalones oscuros y una inscripción en el pecho que dice: “Yo positivo”. Llevan un gran escudo en la espalda donde se destaca una espada y las iniciales G y A. Ingresan a los templos de la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD) entre aplausos de los fieles y a los gritos le responden al pastor que están dispuestos a servir al señor. Son cerca de 4 mil jóvenes liderados por Edir Macedo, fundador de la agrupación evangélica. Parecen jóvenes de origen humilde, pero marchan como abstraídos del entorno que los rodea y enfrascados en su ritual.

Un testigo del entrenamiento de los gladiadores en el Parque de la Redención de Porto Alegre, Arthur Bloise, los describió en el diario Zero Hora: “Primero llegué a pensar que era un pelotón del Colegio Militar. Cuando me aproximé vi que decían palabras muy semejantes a las utilizadas en un video de la Iglesia Universal de Ceará”. También les sacó varias fotos que documentan la nota “Blanco de polémica, ejército de Iglesia Universal actúa en Porto Alegre”.

Fundada en 1977 por Macedo y su cuñado Romildo Ribeiro Soares, la IURD tiene hoy 6 mil templos en todo Brasil y unos 25 mil pastores que difunden su teatral doctrina de la fe. Es una maquinaria poderosísima de recaudar dinero que hasta controla la segunda cadena de televisión del país, Record. Sus fieles le donan hasta el 10 por ciento de sus ingresos. Y si bien es la más grande e influyente de todas, tiene bastante competencia para captar feligreses. El propio Ribeiro Soares se separó de ella y en 1980 fundó la Iglesia Internacional de la Gracia de Dios.

La IURD hace años se transformó en una fuerza política, hoy aliada con el PT en el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff. La Iglesia tiene un ministro en el gabinete, George Hilton, con nulos conocimientos para la cartera en que fue nombrado: Deporte. Al punto de que la ONG Atletas por Brasil, que integran los futbolistas Kaká y Dani Alves, cuestionó públicamente su designación. Además cuenta con ocho diputados en el Congreso.

Un diputado por Río de Janeiro del partido de izquierda PSOL, Jean Wyllys, le pidió al Ministerio Público Federal que investigue el tema de los gladiadores. “Estas cosas no son tomadas en serio y siempre cerramos los ojos al fundamentalismo religioso”, dijo Wyllys, el séptimo diputado más votado en las elecciones brasileñas del año pasado.

La iglesia respondió con un comunicado en el que censura al diputado de izquierda Wyllys: “Buscar una motivación violenta en estos jóvenes uniformados es tan absurdo como querer ver una orientación fascista en organizaciones como el Ejército de Salvación o los Scouts, ambas organizaciones mundiales con base cristiana que igual que nosotros utilizan la analogía militar de forma positiva y pacífica”.

Los gladiadores desfilan hasta cuadrarse ante su pastor, que les grita “¿Qué quieren?”, a lo que responden también a los gritos: “El altar, el altar, el altar”. Su ritual ya cruzó las fronteras de Brasil: pueden saludar al estilo hitlerista en una ceremonia en Barranquilla, Colombia, o hacerle la venia en Buenos Aires a su guía espiritual. Sus arengas anticipan el propósito que los mueve: “Formaremos una nueva generación de pastores guerreros”. Todas estas escenas generaron comentarios muy críticos hacia la IURD. Las redes sociales hirvieron con las imputaciones de “nazis”, “fascistas” y hasta se los comparó con el fundamentalismo islámico, como hizo el diputado Wyllys.

Citado por la BBC en Brasil, Marcelo, un gladiador que sólo se dio a conocer por su nombre de pila, dijo: “Nuestro trabajo en la iglesia es ayudar a los que más lo necesitan; o sea, aquellas personas que están sufriendo como un día yo sufrí y la Iglesia Universal me ayudó a mí”.

La organización de Macedo bloqueó los videos de estos jóvenes templarios en Internet, invocando derechos de copyright. Otros fueron suprimidos de YouTube después de las repercusiones del caso. El que mostraba a los gladiadores en Fortaleza, estado de Ceará, había sido visto por 1,4 millón de internautas hasta el 15 de febrero.

La IURD, cuyo slogan es Pare de sufrir, está presente en casi 200 países. Es tanta la riqueza de su fundador, Macedo, y de un grupo selecto de pastores protestantes que la revista Forbes publicó en el 2013 el ranking de millonarios que manejan las iglesias evangélicas brasileñas. Macedo lidera la lista, con una fortuna estimada en 950 millones de dólares.

Sus seguidores ya tienen un imponente centro de peregrinación en San Pablo. Macedo construyó una gigantesca réplica del templo de Salomón, capaz de albergar a 10 mil fieles. En Brasil se estima que la obra costó 680 millones de reales, unos 210 millones de dólares al cambio actual.

Compartir: 

Twitter
 

Gladiadores de la Iglesia Universal del Reino de Dios en formación marcial.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.